Pelar la pava

Pelar la pava

Valeriano Domínguez Bécquer, Pelando la pava. 1863 Óleo sobre tabla (19 x 24,5 cm)
Museo Carmen Thyssen Málaga

Según el diccionario de la Real Academia Española, «pelar la pava» quiere decir tener amorosas pláticas los mozos con las mozas; ellos desde la calle y ellas asomadas a rejas y balcones; aunque la expresión tiene orígenes diversos, siempre conserva el sentido de coloquio galante, aunque rústico.

Esta es una de esas expresiones que la mayoría de lingüistas e historiadores coinciden mayoritariamente en el porqué y origen del modismo, aunque no exista una referencia exacta del año, lugar o protagonistas, aunque se supone que muy probablemente fuese en Andalucía hacia finales del siglo XIX o principios del XX.

La mayoría de fuentes coinciden en indicar que la expresión se originó cuando en cierta ocasión la señora de la casa ordenó a su criada que tenía a su servicio que fuese a desplumar una pava que debía ser cocinada.

La muchacha se sentó junto a la ventana enrejada y allí se puso a desplumar al ave; cuando apareció por allí el joven que la pretendía y ambos comenzaron a hablar.

Ante la tardanza de la chica, la señora dio un grito preguntándole que qué hacía que tardaba tanto, a lo que la muchacha contestó: “Ya voy, señora, que estoy pelando la pava”.

La presencia de acompañantes junto al que «pela la pava» no es extraña. Costumbres antiguas –la mujer en casa guardando su honor y el de su familia, como en el teatro de Calderón de la Barca-

En el cuadro y en la lejanía se distingue el perfil desvaído de un casco urbano, lo que sitúa esta escena en los arrabales de la población. Los muros encalados de la casa, los tiestos rotos y las flores que necesitan pocos cuidados –claveles, malvarrosas y una parra– dan a la escena un aire tradicional y rural, con la carga conservadora de serenidad y de mundo inmutable opuesta por completo al urbano, más vasto y peligroso, especialmente para las jóvenes.

El cuadro de Valeriano Bécquer responde a lo que los clientes extranjeros buscaban en Sevilla entre los años treinta y sesenta del siglo XIX. Por el tema, el formato y los colores alegres y brillantes, era la pintura ideal para llevarse como recuerdo de una estancia agradable en la ciudad del Guadalquivir.

Fuentes : Museo Carmen Thyssen Málaga y 20 minutos.

Esta entrada ha sido publicada en Dichos, expresiones, refranes y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Pelar la pava

  1. ester dijo:

    Se el significado de «pelar la pava» algo que ya está en desuso, pero me ha encantado todo lo que nos has contado, es una bonita historia y te agradezco que la hayas compartido. Un abrazo

  2. Pues no tenía ni idea de ese origen tan literal de la expresión. Hoy en día sería impensable estar de ligoteo mientras se despluma un ave.

  3. Susana dijo:

    Bonito cuadro y explicación. Un beso

  4. Magda dijo:

    Me ha encantado la historia y también el cuadro que no conocía y lo que comentas de la contraposición del mundo rural y de fondo la ciudad y sus peligros.

    Y voy a ser mal pensada y voy a atribuir un significado añadido al cuadro, al palo de la guitarra que está tieso y apunta hacia arriba. Si el pintor quería mostrar un instrumento musical, por qué no mostrarlo todo? Será que el mozo está contento de ver a la muchacha?

    Ahí lo dejo que hoy es Domingo.

    • unjubilado dijo:

      -Magda- Con respecto al instrumento musical, hay que pensar que el pintor colocó al que lo lleva casi de espaldas, dando preferencia a la imagen de la dama, así que es muy posible que no tuviera ninguna intención añadida al dibujar al guitarrista.
      Saludos

  5. Si la mayoría de los historiadores y lingüistas coinciden en algo es que deben de haber usado la misma fuente para sus investigaciones.

    Saludos,
    J.

  6. Me da a mí que la de la ventana no está muy entusiasmada con su pretendiente…

  7. Sara O. Durán dijo:

    Es muy cómico el origen de la expresión y gran rapidez mental de la moza al responderle a la ama.
    Abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *