Un día en el pueblo más frío de la Tierra

Película documental sobre la vida en Yakutia, aquí, la vida diaria es una lucha constante contra las gélidas temperaturas que pueden caer en picado a unos sorprendentes 71 grados centígrados bajo cero. Sin vestirse adecuadamente, el frío penetrará hasta lo más profundo de sus huesos amenazando su vida. ¿Cómo vive la gente en este entorno hostil? Déjame mostrarte un día en la vida de una resistente familia local en el remoto y helado pueblo Yakut.

La duración del vídeo es de 17 minutos y medio, pero merece la pena verlo.

Pero si os parece demasiado largo, hay otro más corto dedicado a las mujeres. ¿Qué nos ponemos en Yakutia a -71°C?

Esta entrada ha sido publicada en Desclasificados y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Un día en el pueblo más frío de la Tierra

  1. Muy interesante, pero mejor me quedo en mi casa (por ahora).
    La habilidad del hombre para imponerse en los climas más extremos sigue siendo sorprendente. Casi tanto como si habilidad para destruirlos.

    Saludos,
    J.

  2. Dejarse la puerta abierta de la casa por olvido sería cabrear a los que están dentro, ná, como castigo lo traemos a Sevilla en agosto ¡¡Se iba a enterar ese!!
    Ni por 7 cortijos voy a Yukutia, (el nombrecito es toda una penitencia), ¡Ofú!
    Un abrazo.

    Ojalá te de tiempo a leer mi comentario.

  3. Frajayo dijo:

    Vaya rasca. Hay una cosa que me extraña, bueno o dos. Cómo se puede tener un cutis tan fino y unas caras tan guapas las mujeres, con semejantes temperaturas y por qué no les lloran los ojos, pese a lo bien pertrechados de ropa con la que se defienden, a ese montón de grados bajo cero en el que transcurren sus vidas. Nosotros, o yo al menos,
    con temperaturas frescas, ya estoy lagrimeando.

    • unjubilado dijo:

      -Frajayo- Lo del cutis fino, me imagino que será a base de ponerse cremas, que además de protegerlas del frío, les rejuvenecerá la piel.
      Lo del lagrimeo no lo se, a mi con mucho frío me gotean las narices, y según acabo de leer, «Es normal. Se trata de una respuesta «inteligente» del organismo para adaptarse al frío y los cambios bruscos de temperatura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.