Potsdam segunda parte

Molino histórico de viento en el parque de Sanssouci, Potsdam (Berlín)

Molino de viento en el parque de Sanssouci
Fotos propias, se pueden ver más grandes

Había iniciado la visita a Potsdam en este enlace : “Potsdam primera parte (Berlín)” y ahora sigo pero haciendo un paréntesis en la visita, ya que para ver determinados palacios, entre ellos el Palacio de Sanssouci, te daban hora y no había manera de adelantarla, así que como encima del recinto donde nos dieron hora, había un fabuloso molino de viento y estaba en funcionamiento ya que el viento que soplaba pese a no ser excesivamente fuerte, era capaz de mover las aspas, entramos con el pase de museos y empecé a hacer fotografías.

Yo me pregunté ¿será este uno de los molinos que un tal Don Quijote, se encontró y trató de pelear contra ellos? Claro que aunque mis conocimientos son escasos este molino lo vi excesivamente grande y por ello empecé a buscar información sobre el.

Lo primero que me encuentro es algo así : Lugar de molino desde 1738, molino de viento holandés de 1787-91, destruido en 1945, reconstruido de 1983-93, manufactura de cereales según la técnica tradicional, funcionamiento por viento, exposición sobre la historia del molino, vistas desde la galería, tienda del molino…

Molino de viento en el parque de Sanssouci

Pero esto no terminaba de satisfacer mi curiosidad, así que seguí indagando y en el portal de Museos de Berlín encuentro esta otra historia :

Molino histórico en el parque de Sanssouci
Ya en 1738 había un molino al lado del Palacio Sanssouci. Federico Guillermo II sustituyó el antiguo molino de viento por la construcción de un molino más grande con una base de piedra y la galería rotatoria según modelo holandés. En la segunda mitad del S. XIX, el molino de cereales de Sanssouci comenzó a funcionar.

Durante la II Guerra Mundial, el edificio ardió hasta el zócalo de piedra. A finales del S. XX se comenzó a restaurar el molino y a convertirlo en un museo. Desde primavera del 2003 se podían elaborar diferentes productos de cereales al igual que antes, en el museo, siempre y cuando el viento sople con fuerza suficiente. (Este era el caso y vimos a un operario que estaba moliendo sacos de cereales, pero como el idioma alemán que yo conozco, es distinto al de ellos no pude comunicarme con el, por cierto ya logré intuir que a Sancho Panza, no lo vería. ¿De donde habré sacado yo este nombre?)

Molino de viento en el parque de Sanssouci
Escaleras de subida a lo alto del molino

Una curiosidad : Cuenta la historia que al rey le molestaba mucho el ruido que el molino hacía, y decide comprárselo al molinero. Éste no acepta ninguna de las ofertas, y ante esa situación, el rey le recuerda que si quisiese, podría arrebatarle el molino sin ningún tipo de indemnización. El molinero le contesta que eso no puede pasar mientras exista la justicia en Berlín. Esa respuesta le sentó bien al rey, y desde entonces se convirtió en su protegido.

Veamos unas fotos que pude hacer, alguna de ella subiendo cinco plantas por dentro del molino estando este en funcionamiento y por una escalera de caracol que a la bajada daba vértigo. De hecho había personas que bajaban los escalones de espaldas.

Avance y retroceso manual.

Continuaré más adelante con la tercera parte de la visita a Potsdam.

Esta entrada ha sido publicada en Berlín y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Potsdam segunda parte

  1. Ligia dijo:

    Buena respuesta la del molinero, y muy interesante el molino de viento. La maquinaria interior se me parece con el “molino de gofio” que tenemos en La Laguna, ja, ja. Abrazos

  2. Jesus dijo:

    Me recuerda a los molinos holandeses. Es muy curioso el funcionamiento de poleas, por lo que veo pqrecido al molino del arroz en Valencia, totalmente construiodo y en funcionamiento para los turistas. Tomo nota del pueblo, que como dices es parada obligada. El transporte es metro o tren.

    • unjubilado dijo:

      Jesus En Broto tengo de vecino de parcela a un holandés, pero no tiene molino y como yo de momento no he estado nunca en Holanda, no se como serán, aunque me imagino que muy parecidos ya que este modelo es holandés.
      El transporte es en metro o tren, pero si eres una persona muy pudiente, se puede hacer en taxi o en limusina, escoge.

  3. Genín dijo:

    Para mi que este seria demasiado grande y sólido para Dn. Quijote… 🙂
    Salud

    • unjubilado dijo:

      Genín Si Don Quijote se hubiera peleado con este molino, nos hubiéramos quedado sin una de las más prestigiosas obras de la literatura española.
      Saludos

  4. trimbolera dijo:

    Pues es impresionante. Muy bonito.

  5. Calandra dijo:

    Muy interesante la historia, mira cuanto se puede contar sobre un molino.

    • unjubilado dijo:

      Calandra Buscando, se consiguen muchas cosas y si te despistas y cuentas algo parecido a esto, tienes historia para rato : En esto, descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo, y así como don Quijote los vio, dijo a su escudero: —La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta o pocos más desaforados gigantes…

  6. Laura. M dijo:

    Buena historia tiene el molino, con interés real y todo 😉
    Un beso.

  7. Tawaki dijo:

    Recuerdo el molino, pero nosotros no entramos. Ya veo que tenía que haberlo hecho.

    • unjubilado dijo:

      Tawaki Pues ya sabes a la próxima va la vencida y que sea un día con algo de aire, ni poco, que no sería capaz de moverlo, ni mucho que entonces lo paran por ser peligroso para los engranajes.

  8. Una historia muy interesante… Y esas escaleras…
    Por cierto, ¿preguntaste qué hacían con el cereal que molía el operario?

    • unjubilado dijo:

      Una mirada… ¡Que preguntas me haces! Yo hablando relativamente bien en cristiano… digo español y el contestándome en correcto alemán, ni por señas nos hubiéramos entendido con el que estaba moliendo ese grano.

Los comentarios están cerrados.