En todos los sitios cuecen habas

Lo que en algunos países del mundo puede parecer menor, el último escándalo en Finlandia ha desatado un descalabro político. Según la investigación de un diario finlandés, la familia de la primera ministra, Sanna Marin, utiliza fondos públicos para el pago de sus desayunos. Según estimaciones, estos desayunos cuestan unos mil dólares al mes, algo más de 30 dólares diarios.

«En las redes sociales ha habido gente que ha pedido su dimisión, pero la primera ministra dice que solo quiere seguir con su trabajo y centrarse en las próximas elecciones locales, que se celebran el próximo domingo. Algunos dicen que su imagen y la de los socialdemócratas podrían verse afectada, pero debo citar a un periodista local que dijo que esto demuestra que Finlandia ha sido muy transparente, y que los periodistas pueden cuestionar a las autoridades e investigar este tipo de asuntos», señala Bergfors Nyberg, corresponsal de Euronews.

La primera ministra Sanna Marin ya ha anunciado que a partir de ahora pagará todas sus comidas, pero eso no impide que se inicie una investigación judicial. Los finlandeses se han labrado la fama de ser poco tolerantes con los escándalos.

Fuente : euronews

Esta entrada ha sido publicada en Desclasificados y etiquetada como , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a En todos los sitios cuecen habas

  1. Magda dijo:

    Me encantan las pastas nórdicas aunque lleven, o tal vez por eso, un montón de mantequilla.

    Y lo del escándalo, no ya por los desayunos pero si alguien se toma esa libertad con los fondos públicos de manera habitual tal vez lo haga con más cosas, que es lo que pensará más de uno.

    Feliz domingo.

    • unjubilado dijo:

      -Magda- Al principio se empieza por poco, aunque los desayunos no es poco, es el mínimo sueldo mensual de una persona, y luego se van agrandando las malversaciones de esa persona.
      Saludos

  2. ¿Pero que desayuna esta señora para que cueste 30 euros?

  3. Sara O. Durán dijo:

    Que no le pasen el delito menor, para que no sea después delito mayor. Que de poco en poco, se van haciendo raterazos como los hemos tenido por acá. Yyyy… Sin importar el monto, es delito también. Además, si se lo perdoban a ella, fomentan que otros lo hagan.
    Un abrazo.

  4. Que se gaste cinco euros o treinta es accesorio. Se trata de la actitud, ya sea en Finlandia o en cualquier otro país.
    Se ve que los golfantes y golfantas hispanos se aplican aquello de: «Ya que metemos la mano en la caja, hagámoslo a lo grande«, pero cuando quien está al servicio de la ciudadanía utiliza su cargo para sus prebendas lo inmediato sería que se le inhabilitara para cualquier cargo público.

    • unjubilado dijo:

      -Una mirada…- Estoy de acuerdo contigo. Cuando trabajaba teníamos que reportar todo en un modelo que se llamaba C51, y adjuntar la nota, ni siquiera nos pedía telefónica factura y con eso nos devolvían lo pagado por nosotros, sin embargo pequeñas reparaciones que pedíamos en los pueblos en las cercanías de las estaciones, eran muy reacios a darnos ni siquiera una nota del gasto o de la reparación.
      Seguro que más de una docena de veces, he pagado de mi bolsillo una simple reparación de un grupo electrógeno, o de una cerradura que no éramos capaces de abrir, y no he sabido o no he querido compensarlo de alguna otra manera.

  5. Susana dijo:

    La diferencia es que allí han reaccionado. Un beso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *