De paseo por Potsdam (Berlín)

Yo a las cabañas bajé, yo a los palacios subí, yo los claustros escalé y en todas partes dejé, preciosas fotos de allí. (¿Donde habré leído yo algo parecido a esto?)

Pero para llegar a esos sitios, no se puede ir en coche, se debe de ir andando y por eso antes y después de todos los museos y palacios visitados, se hacen bonitas fotos que se quedan en el tintero, así como monumentos aislados que también merecen la pena ser vistos, aunque solamente sea desde fuera y enterarse de sus pormenores y características, es por ello que suelo dedicar alguna entrada a los paseos que hacemos andando, aunque no lleguemos a visitar nada y es que en “el coche de San Fernando” también se aprenden muchas cosas y es bueno para hacer ejercicio.

Dragon House
Dragon House. Fotos propias se pueden ver más grandes.

Dragon House (alemán Drachenhaus) es un edificio histórico en Potsdam, Alemania, construido por el rey Federico el Grande de Prusia en la ladera sur del Klausberg, que limita con el extremo norte del parque de Sanssouci. Fue construido entre 1770 y 1772 en el Chinoiserie sabor predominante de la época, diseñado para imitar una pagoda china. Carl von Gontard fue el encargado de construirlo.

La Casa del Dragón es el nombre que recibe por los dieciséis dragones que se encuentran en las esquinas de sus techos cóncavos. La Casa del Dragón en Sanssouci fue construida sobre una planta octogonal, con cuatro pisos, no sólo para ser decorativa, sino también como vivienda para los viticultores que trabajaron en el vecino Weinberg. En la actualidad es una cafetería restaurante.

Texto
Edificio Belvedere.

Federico el Grande tuvo después de la finalización del nuevo palacio en 1769 como parte de un plan de embellecimiento para el Parque Sanssouci construir el Belvedere en el Klausberg.

Había dos pisos, provisto de dos glorietas y coronado por una cúpula de la rotonda por la voluntad de Federico el Grande a ser modelada en un intento de reconstrucción del palacio imperial del emperador Nerón en Roma.

Texto
Puerta de Brandeburgo de Potsdam.

La Puerta de Brandeburgo de Potsdam, fue construida en 1770/71 por Carl von Gontard y Georg Christian Unger por orden de Federico II de Prusia.

Hacia el final de la Guerra de los Siete Años, la antigua puerta se había demolido y Federico el Grande construyó en su lugar una nueva Puerta de Brandeburgo como símbolo de su victoria. Por esta razón la puerta parece un arco de triunfo romano. Su prototipo fue el Arco de Constantino en Roma. La influencia romana se puede ver, por ejemplo, en las columnas dobles de orden corintio y en el diseño del ático.

Una característica de la Puerta de Brandeburgo es que tiene dos lados totalmente diferentes, diseñados por dos arquitectos diferentes. Carl von Gontard diseñó el lado de la ciudad, y su pupilo, Georg Christian Unger, el lado del campo. Gontard hizo el lado de la ciudad una fachada con lesenas y trofeos de estilo corintio. Unger diseñó el lado del campo en el estilo del Arco de Constantino con columnas dobles corintias y ornamentación, como trompetas de oro. Las dos entradas laterales para peatones no se añadieron hasta 1843, durante el reinado de Federico Guillermo IV, para hacer frente al aumento del tráfico peatonal.

Ahora veamos otra serie de fotos que hice desde el coche de San Fernando. Avance y retroceso manual, a pantalla completa se pueden apreciar mejor los detalles.

Esta entrada fue publicada en Anotaciones. Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a De paseo por Potsdam (Berlín)

  1. trimbolera dijo:

    No me canso de andar, subir y bajar … se me hace corto con tus explicaciones. Gracias.

  2. Jesus dijo:

    Y yo que había leído que los aliados habían dejado Berlin en escombros; pues afortunadamente erraron un montón. Lo vuestro no fue un paseo, fue una maratón en seis días. Me lo he pensado mejor, no voy a ir con tu agencia de viajes, me agoto solo de verlo. Mi esposa diría, si no hay playa para que ir.

    • unjubilado dijo:

      Jesus Yo contaba contigo para que hicieras de tesorero, ya que a mi no me dejan, dicen nunca me cuadran las cuentas unas veces me falta dinero y las otras también y no comprenden que hay paraísos fiscales para ir aprovechando todo lo que sobra y no cabe en los bolsillos.

  3. Ester dijo:

    Mejor contado imposible y es que andando todo se ve mejor. He vuelto a escuchar la habanera. Un abrazo

    • unjubilado dijo:

      Ester Voy a tener que dedicarme a cuenta cuentos, que aunque no paguen mucho por lo menos me lo pasaré bien con todos los niños… y mayores pendientes de mis improvisaciones.
      Un abrazo.
      P.D. Habrá un día
      en que todos
      al levantar la vista,
      veremos una tierra
      que ponga libertad.
      Fragmento de “Canto a la libertad” de José Antonio Labordeta

  4. Estos paseos a pie me recuerdan cuando los turistas me preguntan por algo que está en el otro extremo de la ciudad y me veo negra para explicarles el camino, así que por lo general les indico un sitio céntrico y visible les digo que ahí vuelvan a preguntar.

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen Es muy loable por tu parte dar indicaciones para que no se pierdan en el camino ¿Y si te lo hubieran preguntado en alemán?
      Piensa lo mismo pero al revés, al menos en nuestro caso, así que o vas con el mapa, y el itinerario previsto o terminas preguntando a los esquimales donde se encuentra la Puerta de Brandeburgo y te señalan con el dedo hacia abajo.

      • Hay veces que llevan plano y he tenido que darle la vuelta porque lo estaban mirando al revés.

        • unjubilado dijo:

          Senior citizen Los planos, al igual que muchas cosas en la vida hay que saber utilizarlos y también por supuesto saber interpretarlos y tener un buen sentido de la orientación, ya que en caso contrario si desde Granada buscan el mar y lo ponen al revés, igual terminan en el Cantábrico.

  5. Calandra dijo:

    Como yo madrugo tanto, este paseo matutino por Postdam fue muy agradable y nada cansado.

    • unjubilado dijo:

      Calandra Pero a la hora que tu te levantas, no hay nada abierto, hay que esperar un poco más para conseguir pasear por los jardines, ya que a tu hora, todavía no los han puesto.

  6. Tawaki dijo:

    Cada vez que veo tus fotos de esta visita me acuerdo de cómo nos llovía a nosotros…

  7. El coche de San Fernando es lento; a veces, cansado, pero siempre un extraordinario “vehículo” capaz de atravesar casi todas las barreras y recorrer tanto las callejuelas más estrechas como las avenidas amplísimas. Y es en él dónde más disfrutan los sentidos.

    • unjubilado dijo:

      Una mirada… Así es. En metro no ves nada, en autobús y tranvía, ves demasiadas cosas pero sin verlas en realidad y en coche particular en demasiadas ocasiones no puedes ir por donde querrías y en otras no se puede aparcar, así que para empezar a conocer una ciudad hay que hacerlo andando.

Los comentarios están cerrados.