Hundimiento del Wilhelm Gustloff

El hundimiento del Trans-atlántico Wllhelm Gustloff

Todos conocemos la historia del Titanic, sabemos que como consecuencia de la colisión contra un iceberg , el buque se hundió, causando la muerte de 1.514 personas de las 2223 que iban a bordo, lo que lo convierte en uno de los mayores naufragios de la historia, el mayor en tiempo de paz.

El transatlántico alemán Wilhelm Gustloff fue hundido por un submarino soviético durante la Segunda Guerra Mundial. A pesar de haber sido un barco de recreo, en aquel momento prestaba un servicio militar y estaba evacuando a 1.656 militares y casi 9.000 civiles cuando fue atacado.

En el marco de la Operación Aníbal ocurrió el hundimiento del Wilhelm Gustloff, producto del ataque del submarino soviético S-13, y que causó la muerte de unas 9.343 personas, la gran mayoría civiles, en lo que a día de hoy es la tragedia marítima con mayor número de víctimas mortales.

Nos hundíamos. A través de los gruesos vidrios de las escotillas llegué a escuchar los gritos de los pasajeros y tomé conciencia del drama que se estaba desarrollando bajo la cubierta en la que me encontraba. La gente estaba hacinada y el puente inferior ya estaba medio sumergido. Entonces vi los fogonazos. Eran disparos. Los oficiales estaban matando a sus propias familias”, relató Johann Smrczek, ingeniero jefe del transatlántico Wilhelm Gustloff, el buque que padeció la mayor catástrofe naval de la historia, ocurrida el 30 de enero de 1945 en aguas del Báltico. Smrczek sobrevivió en una balsa y recordó después que la mayoría de las personas que caían al agua morían casi de inmediato, heladas, rígidas. “Tras hundirse, no había movimiento en el mar. No se oía nada”. Sólo imperaba el silencio de gran tragedia. La del Wilhelm Gustloff.

Heinz Schön, sobrecargo del barco y principal estudioso del suceso, calcula que a bordo iban 173 tripulantes, 918 oficiales, suboficiales y marinos de una división de guerra antisubmarina, 373 mujeres del Cuerpo Femenino Auxiliar dela Kriegsmarine, 162 soldados heridos, 8.956 civiles, de los que se estiman que 4.000 eran niños. En total, 10.582 personas a bordo, de las que fallecerían 9.343, cifra que deja unos 1.200 supervivientes. Pero la verdad, nadie pudo contar con rigor a todos los que embarcaron.

Aguas profundas y luces de posición apagadas en busca de la protección de otro convoy armado que suponían navegaba más al norte rumbo a Kiel. Creyeron encontrarlo y encendieron las luces de navegación para evitar un abordaje ante la nula visibilidad. Con esa acción y para su desgracia se pusieron a la vista de periscopio del capitán Alexánder Marinesko, al mando del submarino soviético S-13. Fue la perdición del Gustloff.

El S-13 armó cuatro torpedos, cada uno con su lema escrito sobre el casco: “por la madre patria”, “por Stalin”, “por el pueblo soviético” y “por Leningrado”. Disparó tres que hicieron blanco. El transporte acusó los impactos y escoró rápidamente a estribor recuperando la verticalidad, pero poco después, volvió a escorar hacia babor.

El nazismo agonizante no quiso desmoralizar aún más al atormentado pueblo alemán divulgando la escabechina que estaba sufriendo en el Báltico. Y a los aliados no les apeteció explicar al mundo libre que andaban hundiendo barcos civiles repletos de refugiados y prisioneros. Por eso, un silencio cómplice envolvió en la niebla de la historia lo sucedido durante la operación Aníbal.

Fuentes consultadas :
Günther Príen con muchas fotos.
Wikipepia.
La vanguardia.
Exordio.
Curhisroria.

Esta entrada fue publicada en Anotaciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

23 respuestas a Hundimiento del Wilhelm Gustloff

  1. jesús dijo:

    El desespero de los viajeros en esos momentos pienso debió ser horrible Estar plenamente consciente y pensar que tus posibilidades de sobrevivir son escasas, y asi durante quizá media hora, es un tormento chino.

  2. ajovin dijo:

    Emocionante historia real. Gracias

    • unjubilado dijo:

      ajovin Son historias que creo que deben ser recordadas, por ello cuando me entero de alguna, trato de seguirle la pista, para aprender en mi caso y poder compartirla.

  3. Ligia dijo:

    ¡Qué triste la pérdida de tanta gente! Gracias por aportarnos estos datos, nuevos para mí. Abrazos

  4. pumukis dijo:

    que pasada… ni me lo imagino.. debio de ser horrible! y matar a tu familia?? eso ya ni puedo imaginarlo minimamente…

    • unjubilado dijo:

      pumukis Se han dado varios casos documentados que una persona mata a su familia para evitar un mal mayor o tratar de evitar una tortura por parte de otros individuos.

  5. Ester dijo:

    Que historia más escalofriante, pero hay que saberlo todo, lo bueno y lo malo. Hace poco (7-05) nos contabas el hundimiento de otro barco, pero aun siendo una catástrofe, esta de hoy es mucho peor. Un abrazo

    • unjubilado dijo:

      Ester En ocasiones es bueno recordar ciertos acontecimientos que permanecen en la oscuridad. Efectivamente el día (7-05) recordaba el hundimiento del vapor Príncipe de Asturias, donde murieron más 450 personas.
      Un abrazo.

  6. Ester dijo:

    Espero que haber dado ayer la solución no entorpeciera nada, yo leí que esperabas a que alguien la diera y como la conocía la puse. otro abrazo

    • unjubilado dijo:

      Ester Hiciste muy bien, incluso me han dicho que te diera un premio, pero de momento no se me ocurre nada, ya que el Príncipe de Asturias a la Adivinación todavía no lo han creado.
      Un abrazo

  7. Lo que espanta es la crueldad del que ordenó lanzar los torpedos contra un barco que probablemente sabría que llevaba personas no militares.

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen El capitán del submarino S-13 Alexánder Marinesko, tuvo un incidente grave a fines de 1944, mas precisamente en la noche de año nuevo de 1945. La URSS habia prohibido, para evitar el espionaje, confraternizar con los finlandeses, anteriores aliados de Hitler, Marinenko, un marino de exito con las feminas, terminó su noche sin regresar al barco, compartiendo los festejos con la dueña finlandesa de la taberna en que estaban, eso le valió una severisima reprimenda que marco su carrera, por ello se sumió en el alcohol siendo motivo para ser expulsado del partido comunista. Por esta y otras causas trató de redimirse hundiendo la mayor cantidad de barcos del tipo que fueran.
      Desacreditado, Marinesko fue destinado a trabajos secundarios en la Armada Soviética y además fue acusado de dilapidación de bienes, por lo que tuvo que presentar su renuncia y pasar prisionero en el campo de concentración de Kolyma por dos años. Al finalizar Marinesko era un hombre absolutamente arruinado e indigente y falleció de úlcera en Leningrado.
      En 1990, fue reivindicado como Héroe de la Unión Soviética cuando se cumplió el 50ª aniversario de la Gran Guerra Patria.

  8. Genín dijo:

    Cuanto mas grandes las naves, mas grandes las tragedias…
    Salud

  9. Otra de las tragedias consecuencia de la depredación humana. Y pensar que la mayoría de esas personas huían del horror…

  10. Leodegundia dijo:

    Nada más empezar a leer me acordé que yo ya escribí sobre este tema hace tiempo en este artículo: http://leodegundia.blogspot.com.es/2007/02/huida-hacia-la-muerte.html. Y recuerdo que me impresionó mucho entonces.

    • unjubilado dijo:

      Leodegundia Es cierto, no recordaba tu entrada y eso que la había leído, ello quiere decir que mi memoria es equivalente a la de los primeros ordenadores, que con una docena de cartas, tenías que borrarlas para dejar espacio a otras nuevas.

Los comentarios están cerrados.