Un paseo por Broto

Todas las fotos son propias, se pueden ver más grandes pulsando en ellas.

Un paseo por Broto
Vista de Broto desde la carretera a Oto.

Un paseo por Broto
A la derecha, iglesia de San Pedro Apóstol con el pico Mondarruego al fondo.

Un paseo por Broto
Virgen del Camino en la carretera de Oto.


Un paseo por Broto
Virgen del Camino, desde más cerca

Un paseo por Broto
Antiguo puente que unía Broto con Oto, hoy cerrado y en desuso

Un paseo por Broto
Puente de unión con la carretera de Oto, el escaso cauce es del río Sorrosal

Un paseo por Broto
Piedras enormes y aguas cristalinas nos van a acompañar en la subida a la cascada

Un paseo por Broto
La cascada del Sorrosal es una auténtica obra de arte generada por la acción de dos grandes escultores: el hielo de un glaciar y el agua de un torrente. Ambos tallaron un material especial: rocas de aspecto rítmico y geométrico, nacidas en antiguos fondos marinos y posteriormente plegadas durante la formación de los Pirineos.
Durante la Edad del Hielo este lugar estaba ocupado por una enorme lengua de hielo, de más de 30 kms de longitud y de unos 370 m de espesor. En su avance, el glaciar arrancaba materiales del suelo y de las paredes del valle, bloques y arenas que arrastraba y usaba a modo de cincel, tallando la depresión abierta que hoy llamamos valle de Broto.
Al mismo tiempo, el río Sorrosal, alimentado por un pequeño glaciar en su cabecera, labraba el valle en el que hoy se asienta Linás de Broto. La fuerza erosiva de un río es mucho menor que la de un glaciar, así que Sorrosal no pudo excavar un valle tan profundo como el glaciar de Broto. En esencia, ambos compitieron en una carrera geológica del tipo «quien excava más rápido».
Pero, aunque el hielo va ganando, la competición no ha terminado. Hoy día son varios los procesos geológicos que trabajan erosionando estas rocas. El agua y los sedimentos que se precipitan por la cascada siguen tallando este anfiteatro natural, provocando la caída de rocas, la formación de hoyos en la base y el retroceso del salto de agua. Estos son los procesos que han modelado el paisaje y que continúan haciéndolo aquí y ahora, delante de nuestros ojos.

Un paseo por Broto
Nos vamos acercando a la cascada del Sorrosal.

Un paseo por Broto
Pese a estar a finales de septiembre aún puede verse con la suficiente agua para poder disfrutar de su belleza.

El que desee ver el paseo completo, lo puede hacer desde este enlace

Esta entrada ha sido publicada en Huesca y Pirineo y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Un paseo por Broto

  1. Susana dijo:

    Gracias por enseñarnoslo. Un beso

  2. ester dijo:

    Ya tocaba, no me atrevía a pedirlo, pero tanto hablar de Broto y con las entradas que haces llenas de fotos de otros lugares a los que viajas ya le tocaba a Broto y me ha sacado una sonrisa el pie de foto «Virgen del Camino, desde más cerca» Gracias y por cierto bonitas fotografías las que has publicado y las del enlace. Abrazos

    • unjubilado dijo:

      -ester- He hecho varios recorridos por Broto y los he publicado, lo que ocurre es que no me quería repetir, al menos no en exceso y se me ocurrió hacer el paseo que he publicado pensando en verlo de distinta manera que en otras ocasiones.
      Abrazos

  3. Yo he dado el paseo al revés: primero con las fotos en Flickr…

  4. Frodo dijo:

    Hermosas fotos. Qué hermoso lugar.
    La segunda, la de la iglesia de San Pedro Apóstol con el pico Mondarruego al fondo, impecable

    Abrazos, jubi crack

  5. Sara O. Durán dijo:

    Ya conozco un poco más de tus pagos. Gracias por mostrar esas vistas tan lindas.
    Abrazos.

  6. Frajayo dijo:

    No me extraña que tenga tanto atractivo para ti Broto, me parece un enclave de ensueño con los primores que engalanan tan atractivo sitio y que a lo largo del tiempo nos vienes regalando con tus aportaciones gráficas. Hoy nos brindas un retazo de su historia para que la conozcamos mejor y cumples el cometido a la perfección. Te vamos a nombrar propagador oficial del lugar. Te lo has ganado.

    • unjubilado dijo:

      -Frajayo- Me gusta mucho el municipio, prefiero la montaña a la playa, de ahí que la casita nos la hiciéramos en este pueblo.
      No por favor no quiero nominaciones, hay más y mucho mejores que yo.

  7. Un paseo visual que promete ser una realidad física en unos parajes donde el otoño tiene un colorido espectacular. Las fotos, una maravilla. Imagino que, en cuanto arrecie el frío, trocarás esa panorámica pirenaica más agreste por Zaragoza.

    • unjubilado dijo:

      -Una mirada…- Hoy nos hemos vuelto a Zaragoza, demasiado frío, exceso de lluvia, casi no quedaban vecinos, por lo que no podíamos charrar con ninguno, así que hemos decidido volver a la capital de Aragón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *