Museo de Cerámica (2ª parte)

Seguimos visitando el «Museo de Cerámica de Zaragoza«. La primera parte viene de este enlace.

Museo de Cerámica
Fotos propias, se pueden ampliar.

Terriza de paredes gruesas, vidriada con barniz estannífero (que contiene estaño) blanco lechoso, que transparenta algo el tono rosado del barro. Decorada en azul a dos tonos, con algunas burbujas como defecto de fabricación. En el fondo figura femenina de trazado infantil y popular con la inscripción de la que sería su dueña ´OROSIA DIEZ´.

Museo de Cerámica

En Muel (Zaragoza), la actividad artesanal en el trabajo de la cerámica queda reflejado en el relato de Enrique Cook, quien, en 1585, decía que “todos los vecinos de este pueblo son olleros, y todo el barro que se vende en Zaragoza lo hacen aquí”.

Museo de Cerámica

Así, en 1048 llegaron a Zaragoza los primeros azulejos procedentes de los alfares muelenses [De Muel (Zaragoza)], por mandato de Aben Tafa. Y para el siglo XVI, los alfares construidos ocupaban una extensión de más de medio kilómetro; crónicas de 1580 relatan que casi todos los habitantes del pueblo se dedicaban a esta industria.

Museo de Cerámica

Sin embargo, a lo largo del siglo XIX la alfarería se fue extinguiendo lentamente en el municipio. Hacia la mitad del siglo XX ya no quedaba en Muel ni un horno, ni un alfarero en actividad.

Museo de Cerámica

Cerámica de Villafeliche, donde el barro se acaba haciendo arte.
Plato hondo decorado. Alfar de Villafeliche. Cerámica. Siglo XVII.
En esta localidad de la comarca Comunidad de Calatayud, puerta a las hoces del Jiloca y rayana con el Campo de Daroca, llegó a haber decenas de talleres de alfarería, donde mediante el torno, el alfar, la arcilla del alfarero, pasa de no tener forma definida a ser arte en toda su acepción.

Museo de Cerámica

La cerámica de Teruel es la alfarería, cantarería, tejería, azulejería y loza fabricada en esta capital española de la comunidad autónoma de Aragón.
Con el siglo XVI, la cerámica turolense empieza a registrar la influencia de la producción de Manises, tanto en la decoración como en la técnica de vidriado ‘a capote’ (o sea por inmersión de la pieza en el barniz, quedando esmaltadas por dentro y por fuera) que sustituyó al barniz ‘a escudilla’, más parcial.

Museo de Cerámica

La influencia talaverana y catalana llega a Teruel en el transcurso de los siglos XVII y XVIII. La loza verde se hace muy popular, mientras la decorada en azul se refina con decoraciones chinescas o series esponjadas de inspiración italiana (fayenzas de Génova y Savona).
Fayenza : Loza fina esmaltada o barnizada.

Museo de Cerámica

En cuanto al uso y a las técnicas de trabajo, la producción alfarera podría dividirse en dos grandes apartados. La alfarería de agua o «cantarería» caracterizada por la ausencia de vidriado en su superficie.
La alfarería de agua, se destina preferentemente al acarreo de agua y contenido de liquidos. Se producen desde pequeñas piezas como botijos, cántaro, rayos…, hasta recipientes de mayor capacidad como lo son los cocios (vasija de boca abierta, similar a la tinaja o a un barreño grande), tinajas y demás piezas pensadas sobre todo para almacenar.

Museo de Cerámica

Tinaja de Cabra de Mora (Teruel)

Museo de Cerámica

Cerámica de Aragón.

Museo de Cerámica

Botijo en forma de mujer con dos pechos.

Museo de Cerámica

Cerámica de Aragón.

Se pueden ver mas fotos en este álbum.

Créditos : Aunque he consultado fragmentos de muchas webs, la mayor parte es debida a la propia información existente en el museo.

Esta entrada ha sido publicada en Anotaciones, Zaragoza y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Museo de Cerámica (2ª parte)

  1. ester dijo:

    Me gusta mucho la cerámica y el barro, ver estas fotos, que se pueden ampliar es estupendo, y tus explicaciones muy buenas; desde luego que ese museo está pendiente de visitar el Tubo como siempre y visita obligada a la Pilarica y es que Zaragoza tiene mucho que ofrecer. Un abrazuco

    • unjubilado dijo:

      -ester- En mi caso la cerámica me gusta especialmente por «revivir» un poco su historia en los pueblos existentes en Aragón.
      En cuanto a las visitas aún se me había quedado una en el tintero, y se encuentra en la Plaza del Pilar al lado de la Basílica del mismo nombre es «La Seo» Catedral del Salvador.
      Un abrazo

  2. Sara O. Durán dijo:

    Muy entretenido con todas esas piezas tan lindas!
    Abrazos.

  3. emilio dijo:

    Hasta en la cerámica vale la erótica.
    Saludos

  4. Montse dijo:

    Me gusta mucho la alfarería, son unos trabajos artesanales que antaño se utilizaban en los hogares y que ahora son piezas de museo.
    Preciosas fotos has hecho!
    Me voy a ver la entrada anterior, que ando al revés.
    Besitos.

    • unjubilado dijo:

      -Montse- Con la alfarería conocemos el devenir de los pueblos, las necesidades que tenían, todo ello con gran interés etnográfico, por eso hoy en día se conservan verdaderas maravillas en los museos.
      Besos

  5. Tawaki dijo:

    Me encantan los diseños, pero también los colores. En muchos casos se cumple eso de que menos es más.

    • unjubilado dijo:

      -Tawaki- En tiempos tenían que tener mucha imaginación para conseguir formas y colores, no podían ir a una ferretería a copiar un diseño o conseguir un color que necesitaban para hacer un objeto de barro o cerámica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *