Graus

Graus es una localidad y municipio español de la provincia de Huesca, en Aragón. Con una población de 3305 habitantes (INE 2018), se sitúa en la comarca de Ribagorza, de la que es capital, en la confluencia de los ríos Ésera e Isábena.

Graus
Fotos propias. Plaza Mayor de Graus o Plaza Porticada, con edificios y pinturas del XVII

Después de visitar Roda de Isábena, nuestro deseo era comer, habíamos preparado unos bocadillos, pero ninguno de los cuatro estábamos por la labor de comérnoslos en pleno campo, aunque fuera a la sombra, así que sin pensárnolo mucho y como hasta Graus había una distancia de unos escasos 30 km, equivalentes a 25 minutos de trayecto en coche nos decidimos ir hasta el mencionado municipio y buscar un lugar tranquilo para comer.
Aterrizamos en la plaza porticada y después de ver que íbamos a estar prácticamente solos y en el exterior de un restaurante nos dejamos caer de cansancio y empezamos a pedir.

Graus
Para comer escogimos el restaurante que hay en Casa Barón.

La casa del Barón es uno de los edificios que configuran la plaza Mayor porticada de Graus. Ejemplo de arquitectura civil ribagorzana, se trata de una casa-palacio de aspecto señorial y urbano. De origen medieval, destaca por su riqueza decorativa de la fachada. En el interior también se descubre un edificio barroco muy bien resuelto en la trama urbana.

Graus
El edificio blanco con escudo es el ayuntamiento.

La Casa Consistorial de Graus se levantó entre 1550 y 1575 sobre los porches de su Plaza Mayor. Se trata de un edificio de planta rectangular, tres plantas de altura, con obra de sillar y ladrillo cara vista.

Graus
Basílica de la Virgen de la Peña. Como consecuencia del enorme calor y después de haber comido no nos atrevimos a subir para verla de cerca.

El actual templo se levantó a mediados del siglo XVI sobre un edificio románico anterior. Consta de iglesia, patio y hospital de peregrinos con un bello claustro-mirador.
En los muros de la basílica actual quedan restos de la primitiva iglesia románica, Santa María de Villa, que ya aparece citada en un documento de 1186.​ Esta iglesia, como toda la villa de Graus, estaba vinculada al monasterio de San Victorián, por donación del rey Sancho Ramírez que conquistó la plaza a los musulmanes.

Graus
Iglesia de San Miguel.

Es la iglesia parroquial de Graus. Originariamente era una construcción románica, pero sucesivas remodelaciones en los siglos XIV, XVII y XVIII (porche, crucero con cúpula, capillas laterales, cabecera y coro) desfiguraron su aspecto.

Graus
Torre de antenas de Telefónica.

No obstante el objetivo del consistorio es que esta instalación desaparezca, por completo, del casco urbano, para evitar agentes emisores de frecuencias y también disminuirá el impacto visual.

Esta entrada fue publicada en Huesca y Pirineo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Graus

  1. Ester dijo:

    Hace tiempo escribí sobre Graus por los trampantojos de la plaza, es uno de los pueblos con historia y encanto que podemos visitar. Un abrazo grande

  2. Susana dijo:

    Tengo ganas de ir por allí. Un beso

  3. Frajayo dijo:

    ¡Ah, perverso!Lo que no nos dices que comisteis en Casa Barón de Graus. Sustancial en este momento, cuando tengo más alterados los jugos gástricos ante la inminencia de la cena.

  4. Supongo que también estaríais por la calle Ángel Samblancat, donde está la Glorieta dedicada a Joaquín Costa… Y, digo yo, que estando en el territorio de la más exquisita longaniza del planeta, os llevaríais a Broto unas buenas piezas para vuestro disfrute…

    • unjubilado dijo:

      -Una mirada…- En realidad no fue una visita, en primer lugar fue la necesidad de comer y luego a la tres y media aproximadamente no daban ganas de pasear por ningún sitio, ya que caía el sol a plomo. La longaniza se puede comprar en Broto.

  5. Me gustan las pinturas y trampantojos de esa casa, pero me llaman más la atención las casas de piedra, quizá porque las he visto menos.

    • unjubilado dijo:

      -Senior citizen- Cada una tiene su encanto. lógicamente por aquí estamos más acostumbrados a ver todo un pueblo de piedra. En alguno de ellos no dejan construir de otra manera.

Los comentarios están cerrados.