Circo romano de Mérida

El circo romano de Mérida es un antiguo recinto para carreras de carros que construyeron los romanos en la colonia romana de Augusta Emerita —actual Mérida (España)— a principios del siglo I d. C., pocas décadas después de la fundación de la ciudad. Erigido extramuros de la ciudad y con una planta ovalada de unos 440 m de longitud por 115 m de ancho, este circo fue uno de los más importantes de todo el Imperio Romano después el Circo Máximo de Roma.

Circo romano de Mérida
Fotos propias, pulsar en ellas para verlas a mayor tamaño. Al fondo una de las “metas”.

El circo en el mundo romano era un edificio lleno de símbolos.
El poder del emperador y el cosmos eran una misma cosa y ambos tenían su representación en los elementos de este edificio. Podría decirse que el circo era un universo en miniatura. La arena simbolizaba la tierra y su forma un año completo, el que debían recorrer siete veces los aurigas sobre sus carros.
La “spina” o barrera central dividía la arena del circo. Los estanques simbolizaban el océano y el obelisco situado en el centro representaba el sol al atardecer.

Circo romano de Mérida
Simbología.

En los extremos de la “spina” estaban situadas las metas:
La “meta alba”, donde comenzaba la carrera, y la “meta secunda” donde terminaba. Ambas representaban oriente y occidente.
Las cuadrigas salían de las “carceres” o cocheras situadas en el extremo derecho del edificio. Cada una de ellas simbolizaba los doce meses del año.
El auriga que conducía el carro personificaba al dios Apolo.

Circo romano de Mérida
Al fondo la otra “meta”.

Las siete vueltas de cada carrera se identificaban con los días de la semana y lo habitual era que se realizaran 24 carreras, equivalentes a un día.
Existían cuatro facciones o equipos identificados con un color, que representaban las cuatro estaciones del año.

Fuentes consultadas : Wikipedia, y los paneles en el propio recinto.

Esta entrada ha sido publicada en Anotaciones y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Circo romano de Mérida

  1. Genín dijo:

    Que raro que los romanos no inventaran el fútbol… 🙂
    Salud

  2. trimbolera dijo:

    Y pensar que todo ese esplendor se perdió para siempre, sólo quedan las ruinas que con imaginación se puede reconstruir aquella civilización tan poderosa e influyente.

    • unjubilado dijo:

      trimbolera El imperio romano se hizo enorme por ello no se podía controlar todo el desde Roma, así que se formaron facciones que iban controlando determinados territorios y se peleaban entre ellos, por lo que el imperio se fue desmembrando y desapareció.

  3. Qué bonitos recuerdos me traes…
    Besos.

  4. Jesus dijo:

    En cuanto me compre una auriga ya sé donde probarla.

    • unjubilado dijo:

      Jesus Yo si quieres te puedo dejar un carro.
      Mi carro me lo robaron, estando de romería mi carro me lo robaron, anoche cuando dormía ¿dónde estará mi carro?…
      A cambio tu me dejas los cuatro caballos.
      Luego montamos una casa de apuestas de cuadrigas romanas en línea…
      P.D. Auriga era el que manejaba la cuadriga.

  5. Ligia dijo:

    Me encanta el reportaje y me parece muy interesante lo que nos cuentas del circo romano. Abrazos

  6. Cuando hemos visto esas carreras en las películas yo creo que ponen distancias más largas para que el protagonista se luzca ganándole al malo.

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen Antes en las películas tenían que rodar un montón de veces ya que no existían los efectos especiales, en la actualidad muchas cosas de las que vemos son productos creados por ordenador.

  7. Calandra dijo:

    Está claro que al género humano le va la competición, si no luchan por una pelota, lo hacen a puñetazos, o haciendo carreras de todo tipo, el acaso es competir.

  8. Tawaki dijo:

    Lo recuerdo como mucho más estropeado que los otros monumentos, aunque me parece que me lo salté en mi última visita, hace ya algunos años.

Los comentarios están cerrados.