Cedió su puesto por honor

Los españoles en muchos aspectos seguimos siendo Quijotes.

El español Diego Méntrida batallaba mano a mano con el británico James Teagle por el tercer lugar del Triatlón de Santander cuando ocurrió un hecho inesperado: su rival se confundió de camino en el último giro y terminó contra unas vallas de contención. Allí, el concepto de fair play deportivo brotó a la superficie y dio paso a una de las escenas más nobles de los últimos tiempos en el mundo del deporte.

Méntrida recorrió esos metros finales seguramente debatiendo en su mente qué hacer. Miró para atrás y vio cómo su contrincante por el tercer escalafón del podio abría los brazos en señal de decepción. Y ahí optó por detenerse un centímetro antes de la meta y dejó que Teagle ocupe el lugar que él iba a tener en medio de una ovación de los presentes.

Esta entrada ha sido publicada en Curiosidades y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Cedió su puesto por honor

  1. Ester dijo:

    Pues a mí me gusta que seamos Quijotes. Un abrazo

  2. Susana dijo:

    No sé si es práctico ser así. Un beso

  3. En ese tipo de competencias, es lo que corresponde.

    Saludos,

    J.

  4. ¿No ha ocurrido algo parecido hace poco y lo subiste?

  5. Frajayo dijo:

    Bello gesto el del atleta que entrando ya en la meta cedió el primer puesto al rival al que seguía. Pienso que es una reacción instantánea que responde a un modelo educacional
    donde prima la justicia, y el respondió a esos instintos.

  6. Como en el caso del joven que se subió al balcón en el post anterior, la reacción del atleta fue instintiva, sin ni siquiera reflexionarla. Y es entonces cuando las personas demuestran su grandeza.

    • unjubilado dijo:

      -Una mirada…- En muchas ocasiones los humanos escondemos nuestro honor o a veces nuestra nuestra mezquindad en el fondo de nosotros, hasta que por alguna u otra razón afloran nuestros sentimientos.

  7. Jenofonte dijo:

    Me recordó el final de la película «Muerde la bala».

  8. Sara O. Durán dijo:

    Si es una preciosa y muy loable acción ¡Bravo! No hay que dejar de ser así.
    Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *