Tortilla de patatas sin patatas ni huevos.

Estamos en una época de crisis y yo me preguntaría ¿Fueron mejores los tiempos pasados?

He escrito varios artículos sobre la posguerra, «Qué leíamos los jóvenes de ayer?», o también ¿que se comía entonces?, así mismo el banquete de bodas no existía… para los pobres, y como empezaban la vida de casados en «Otros tiempos«.

El salario que recibía mi padre con contrato indefinido era de 8 pesetas diarias.

Os dejo con un Slide, recordando aquellos tiempos.

Para poder leerlo bien, pulsar en menu y View Fullscreen.


Recibido por correo. Gracias Luis.

Esta entrada fue publicada en Anotaciones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Tortilla de patatas sin patatas ni huevos.

  1. Carlos dijo:

    IMPRESIONANTE. ver las cartillas que utilizaron mis padres de recién casados…

  2. Esa tortilla de patatas no la recuerdo (ni creo que fuera comestible), pero sí con las patatas cocidas en vez de fritas y añadiendo al huevo un poco de leche para echarle menos.

  3. Leodegundia dijo:

    No se como estará esa tortilla, prefiero no tener que probarla, con la buena que está la auténtica como para cambiar.

  4. unjubilado dijo:

    Carlos Yo llegué a conocer esas cartillas, aunque en realidad solo recuerdo un comentario de mi padre que no fumaba «he cambiado los cupones del tabaco por pan».

    Senior citizen Yo recuerdo muy pocas cosas, pero siempre quedará en mi memoria el chocolate con sabor a tierra que mi madre me ponía para llevar a la escuela con un trocito de pan.
    Claro que recuerdo con mucho cariño un huertecito muy pequeño que mi padre había alquilado, tomates, lechugas, pimientos, berengenas, pepinos… casi todos los días lo visitábamos para regarlo. Mi padre a mano iba subiendo pozales de agua que iba echando en los surcos y para mantenerme entretenido me decía que fuera quitando los hierbajos y que me quedara al final de los surcos para avisarle que el agua ya llegaba. Mientras tanto le pedía permiso para comerme un tomate, o un pimiento rojo (sin sal, sin aceite…)pero ¡que ricos estaban, incluso me compró una minúscula navajita para poder cortarlos.

    Leodegundia Pocas son las cosas que recuerdo, pero una de ellas además de lo que he comentado a Senior citizen, era que en las proximidades de donde vivíamos había muchos huertos yo en alguna ocasión, me acercaba a recoger la fruta que se había caído al suelo, una vez me vio el dueño de uno de los huertos, yo con una cesta en la que había cogido los frutos del suelo, se me cayó el alma a los pies, esperé que se acercara y me dijo «Tira todas esas frutas, muchas están estropeadas, otras ya tienen gusanos» Hoy te vas a llevar la cesta llena de los frutos que aún quedan en los frutales y puedes venir cuando quieras» Caquis, melocotones, albaricoques, peras… con ello me fui contento a mi casa. Y repetí alguna vez, aunque no llegaba a los árboles iba escogiendo las frutas recién caídas, sabía que el propietario del huerto era buena persona.
    Hoy en día todos esos terrenos están ocupados por casas de 10 pisos de altura.

  5. Yo también tenía entonces huertas cerca y nuestra mayor aventura era meternos en ellas a coger panochas, pero no encontrábamos dueños tan amables, sino que nos echaban los perros y teníamos que salir por pies.

  6. unjubilado dijo:

    Senior citizen Yo he tenido suerte, nunca me han achuchado un perro, he de reconocer que cuando un perro me enseñaba los dientes en cualquier calle, me bastaba con una expresión «VEN AQUÍ», se me acercaba con recelo, pero me olía y sin más se iba con su amo.

Los comentarios están cerrados.