Robo en una joyería

TorturaAsaltan una joyería de madrugada en Bilbao y la «poli» necesita un sospechoso.

Entonces encuentran a un borracho cerca del lugar y lo llevan a comisaría.

Allí lo bajan al sótano y un «poli» empieza a meterle la cabeza en un cubo de agua.

Cuando el borracho está casi sin aire, el «poli» lo saca y le pregunta : – ¿Dónde están las joyas?

El borracho balbucea intentando coger aire y respirar, pero el «poli» repite la operación tres veces, hasta que a la cuarta lo saca.

El borracho, a punto de morir ahogado, empieza a jadear tomando aire y el «poli» repite : – ¿Dónde están las joyas?

Y el borracho le contesta : – ¡Cagoen…….! ¡Contratar a un buzo, hoooooostia, que yo no las veo!

Recibido por correo.

Esta entrada fue publicada en Humor y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Robo en una joyería

  1. Leodegundia dijo:

    🙂 Buenísimo, no me esperaba ese final.

    • unjubilado dijo:

      Leodegundia Yo tampoco me esperaba el final. Como curiosidad, el post tardé en prepararlo un par de minutos, la imagen me llevó bastante más, ya que desgraciadamente es una foto real de hace poco, torturando a un preso en un país del Este, no he sido yo el que ha tapado las caras, me decidí a ponerla cuando vi que estaba en muchos sitios en la red, esa es la noticia triste de este chiste.

  2. Jajajaja… Y como le sigan lavando el pelo acabará confesando que empujó a Manolete contra los cuernos del toro.

    • unjubilado dijo:

      Una mirada… No me extraña que a un condenado le hagan «cantar» lo que quieran, torturándolo de esa manera. Lee la contestación al comentario de Leodegundia.

  3. Genín dijo:

    jajajaja Que agusto me he reído !!!
    Gracias, 🙂

Los comentarios están cerrados.