¡Qué listas son las mujeres!

Viuda acongojada, cumple deseos de su esposo fallecido.

Viuda acongojada

MURIÓ JACOBO

Su voluntad fue dejar 40.000 dólares para un buen entierro y una piedra conmemorativa.

Luego que se fueron los últimos acompañantes, la viuda Sara se acercó a una de sus más queridas amigas y le dijo:

-«Estoy segura de que Jacobo estará feliz»

-«Sí, tienes razón», le contesta la amiga, «pero cuánto costó realmente?

-«40.000» le dijo Sara

La amiga muy sorprendida: «Todo estuvo muy bien, pero 40.000 me parece caro…»

Sara contesta: «1.500 dólares para el funeral, 500 para la sinagoga, 500 para los bocadillos y la bebida y los otros 37.500 para la piedra conmemorativa»

«¿37.500 dólares una piedra? ¿pero de qué tamaño es?»

Así, contesta Sara.

Esta entrada fue publicada en Humor y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a ¡Qué listas son las mujeres!

  1. lamardecuina dijo:

    ¡Joder!, menudo piedro!Qué brillantez!

  2. Ester dijo:

    ¡Brillante decisión! Un abrazo

    • unjubilado dijo:

      Ester Brilla más, que ese dicho que había antes y que ahora ya ha pasado al olvido. Tres días hay en el año que relucen más que el sol, Jueves …»
      Abrazos.

  3. Jesús Marcos dijo:

    Hay que cumplir las últimas voluntades ante todo.
    La de gambas de Denia que se perdió el pobre Jacobo.

  4. Ligia dijo:

    Ja, ja, la viuda acongojada… Buena decisión y además cumpliendo la última voluntad.

  5. Leodegundia dijo:

    Creo que el muerto se lo merecía por engreído.

    • unjubilado dijo:

      Leodegundia Hay gente que no se da cuenta de que o lo disfrutas aquí o lo dejas disfrutar, ya que una vez que estas criando malvas de poco te va a servir todo lo que hayas acumulado.

  6. trimbolera dijo:

    Qué mejor recuerdo ???

  7. Ésta también sería de las que dicen: Te quiero tanto que prefiero que te mueras antes que yo para que no te quedes tan sólo. Un saludo desde mi mejana

  8. Eoo sí que es cumplir es-cru-pu-lo-sa-men-te con las últimas voluntades del difunto. En la siguiente reencarnación que aprenda el buen hombre a redactar su testamento sin lagunas interpretativas.

    • unjubilado dijo:

      Una mirada… Recuerdo un chiste en el que un directivo de una empresa estaba delante de una máquina y le pregunta a uno de sus empleados «¡Oiga por donde se mete este documento!»
      A lo que el empleado le contesta, «Traiga, ya se lo hago yo»
      Una vez introducido el documento, el directivo esperando, le vuelve a preguntar ¿Por donde sale la fotocopia?
      Al empleado se le cayó el alma a los pies, estaban delante de la destructora de papeles.

Los comentarios están cerrados.