Peligro de flotadores y manguitos

Cuando el flotador se convierte en el peor enemigo del niño

Flotadores y manguitosEl empleo de flotadores puede resultar letal para los más pequeños, acostumbrados a jugar con un elemento que en caso de accidente puede conducir a la tragedia.

Los flotadores y manguitos infantiles ofrecen un efecto de tranquilidad y confianza a los niños, la guardia y vigilia se reduce y aparecen los riesgos, es muy fácil que un flotador típico, con forma de rosquilla, pueda voltearse con el niño en su interior, quedándose boca abajo y por tanto incrementando significativamente el riesgo de ahogo. Por otro lado, aunque sea menos probable, también existe el riesgo de que se pueda pinchar dejando a los pequeños a merced del agua.

Francisco García, responsable de Salvamento Marítimo de la Cruz Roja, explica que el típico flotador de la cintura es un mito de la seguridad que se transforma en un riesgo para los niños más pequeños que no carecen de destreza en el agua, un medio en el que solo en julio han perecido ahogadas 32 personas, diez de ellas menores de edad.

«El uso de flotadores da tranquilidad a los padres pero en caso de emergencias no ayuda e incluso muchas veces son la causa de accidentes y ahogamientos», recuerda García, que apuesta por los chalecos antes que los manguitos y flotadores. El problema se produce en caso de que el niño se voltee, porque el flotador impediría al pequeño salir a la superficie ya que se coloca debajo del punto de gravedad de los niños. «Para jugar sí, pero para seguridad no«, subraya García que considera que lo más importante para garantizar la seguridad de los pequeños es que los adultos tengan una vigilancia «constante y permanente» sobre los niños, porque un despiste de un minuto puede provocar una fatalidad y por desgracia «existe la tendencia a relajar la vigilancia sobre los niños«.

Chaleco salvavidas para piscinasCon respecto a los manguitos, éstos pueden ayudar un poco más que el flotador descrito anteriormente a que los niños aprendan a nadar, el inconveniente de este sistema es que se pueden deslizar y salirse de los brazos, basta con que los niños los levanten y al estar el cuerpo del manguito mojado, pueda salirse con más facilidad dejando a los pequeños sin su preciada protección y estabilidad.

Otros lugares donde hay que extremar la precaución son los pantanos y ríos, donde han muerto tres personas este mes, por las corrientes y los fondos cambiantes. «No separarse mucho de la orilla, no afrontar corrientes, no saltar al agua sin conocer la profundidad, no correr ni jugar en los bordes de las piscinas» son consejos vitales a los que García agrega el más importante: «el sentido común». Con la muerte de estas 32 personas en lo que va de julio, son ya 77 los fallecimientos por ahogamiento en 2013, siendo este mes el más trágico del año ya que en junio hubo 14 fallecidos, 7 en mayo, 11 en abril, 5 en marzo, 4 en febrero y otras tantos muertos en enero. Cifras que comparadas con otros años, dice García, «no tienen, desgraciadamente, nada de excepcional»

Fuente : Público.es

Esta entrada fue publicada en Anotaciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Peligro de flotadores y manguitos

  1. El mejor flotador para un niño es saber nadar, soltarlo en el agua desde que tiene meses porque entonces todavía no ha desarrollado el miedo y flota perfectamente. Todos hemos visto vídeos de bebés que controlan la respiración instintivamente y están en el agua con los ojos abiertos y sin tragar agua ni por la boca ni por la nariz.

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen Tienes toda la razón, pero hay muchas familias que no pueden permitirse el lujo de pagarse una piscina y ven el agua en una playa o río una vez cada dos años, en muchas ocasiones en el río de su pueblo, en el caso de que lo tenga.

      • No se ahí, pero aquí la mayoría de los pueblos, aunque sean pequeños, tienen una piscina municipal. Por cierto, algunos llevan unos años que premian con entrada gratis a los niños y niñas que hayan aprobado todo el curso.

        • unjubilado dijo:

          Senior citizen No se como funcionan las piscinas de los pueblos, desde luego a la de Broto si quiero ir yo, tengo que pagar. Pero el problema es que solamente funciona muy poco tiempo en verano, la de la urbanización del mencionado pueblo julio y agosto.

  2. Ligia dijo:

    Saber nadar es fundamental para los niños, aunque la vigilancia hay que extremarla siempre con ellos porque buscan el peligro donde menos uno piensa. De todas formas, está bien saber esas normas para obrar en consecuencia. Abrazos

    • unjubilado dijo:

      Ligia Yo no aprendí a nadar hasta los 14 ó 16 años y no es que nadie me enseñara, es que un día que estaban llenando la piscina de donde yo era socio, nos metimos un montón de niños y no pudieron hacer nada para sacarnos y sin darme cuenta me encontré al cabo del rato que no hacía pie, ya que el agua iba subiendo, desde entonces empecé a practicar todos los estilos de natación.

  3. Pues sí, como ya se ha dicho, saber nadar y vigilancia son las mejores medidas preventivas. Sobre todo, la última, porque incluso un buen nadador puede terminar ahogado por múltiples causas.

    • unjubilado dijo:

      Una mirada… Estoy completamente de acuerdo que lo principal es saber nadar, y en ocasiones me asombro de que personas de mi edad me digan sinceramente que no saben nadar, no son muchas pero las hay.

  4. Por lo general, las muertes en piscina o en el mar se producen por hidrocución y no por ahogamiento, pues es mucho el tiempo que una persona puede mantenerse a flote aunque sea pataleando hasta que se agota y se hunde. Y mucho más un niño, que por su poco peso flota mejor. Conocí una chica que era delgadísima y cuando se tiraba a la piscina de pie no conseguía hundirse hasta la cabeza ni aunque lo intentara.

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen Para evitar ese mal llamado «corte de digestión» yo siempre me he ido refrescando poco a poco antes de meterme en el agua, brazos, piernas, cabeza… y eso que nunca he guardado las famosas dos horas después de comer que cacareaban tanto antes. Me he metido en primavera en aguas que no superaban los diez grados (ríos Aragón -trabajo vecinal-, Ara, barrancos en el Pirineo) y he aguantado sin salir casi toda la mañana, claro que si salía me tenían preparada una hoguera y un buen bocadillo, salía con toda la carne encogida, especialmente manos y pies.

  5. Genín dijo:

    Una entrada muy oportuna 🙂
    Salud

  6. Leodegundia dijo:

    El mejor salvavidas para un niño en el agua es que no se le quite la vista de encima en ningún momento.

  7. Ester dijo:

    Saber nadar y los ojos de los padres encima de ellos. Luego hay algunos sistemas para ayudarlos, pero no los protegen, llevamos un año bastante duro. Un abrazo

    • unjubilado dijo:

      Ester Este año es muy malo, ayer como le he comentado a Genín, por causas aparentemente naturales (parece ser que fue un infarto, están a la espera de la autopsia) falleció dentro del agua en una piscina en Zaragoza una mujer de 79 años.
      Un abrazo

  8. Jesus dijo:

    Con piscina, rio, o mar. El aprender a nadar es como parte de la educación. Nunca se sabe si te vas a caer sin pretenderlo.

    • unjubilado dijo:

      Jesus En la actualidad se tiene mayor conciencia en la necesidad de aprender a nadar, pero en nuestros tiempos? No todos aprendían a moverse con cierta soltura dentro del agua. Hoy en día las cosas han cambiado bastante.

Los comentarios están cerrados.