Paseando por el puente Carlos

Puente Carlos en Praga
Pulsar en la imagen para agrandarla.

El puente más famoso de Praga está relacionado con varias leyendas, entre ellas una que hace alusión al famoso San Juan Nepomuceno, muy querido entre los católicos checos.

San Juan Nepomuceno (siglo XIV) era el confesor de Sofía de Bavaria, reina de Bohemia. El rey Wenceslao IV (o de Luxemburgo) sentía celos y desconfiaba de su mujer, entre otras cosas por la diferencia de edad que los separaba. Cuando le pidió a San Juan Nepomuceno que le contara los secretos que le confesaba su mujer y éste se negó a romper el secreto de confesión, el rey Wenceslao de Luxemburgo le cortó la lengua y lo echó al río Moldava desde el Puente de Carlos. De esta manera se convirtió en el primer santo en recibir martirio por guardar el secreto de confesión.

En el puente de Carlos hay una estatua de San Juan Nepomuceno representado con un halo de 5 estrellas (las que había sobre el río la noche de su asesinato), con un perro a un lado y una mujer (la reina Sofía de Bavaria) al otro lado de la estatua. La gente suele frotar ambas figuras, de hecho les han sacado brillo de tanto tocarlas, pero dicen que solamente debe tocarse la figura del perro, que representa la fidelidad, si se quiere volver a Praga. (Yo sin recordar la leyenda, froté la de la mujer)

Otra leyenda : En la construcción del puente, aunque el maestro de obras se esforzase al máximo para que los trabajos avanzasen y la construcción del Puente de Carlos fuese sólida, no pasó un solo día sin algún percance o accidente. Agobiado por la mala suerte decidió buscar un ayudante.

El nuevo maestro de obras era un joven muy diligente y capaz. Tras incorporarse al trabajo ordenó terminar los arcos, pero lo que se construía de día, el diablo lo derribaba en las horas nocturnas. El constructor percibió la intención del demonio de desbaratar la obra y cerró con él un pacto para que las obras pudieran continuar sin perturbaciones. El constructor asumió el compromiso de entregar al diablo el alma del primero que entrase en el puente una vez terminado. A partir de ese momento la construcción del puente avanzó y no se derrumbó ni un solo arco.

Se fijó el día en que el puente sería inaugurado y bendecido. El constructor ordenó a una patrulla apostada en el acceso al puente que no permitiera entrar a nadie. La medida formaba parte de su plan de engañar al diablo y eludir el cumplimiento del pacto.

El constructor había comprado un gallo al que guardó en una canasta en el interior de una de las torres que custodiaban el acceso al puente. El hombre quería soltar al gallo antes de ser bendecido el puente y de esta manera el gallo sería el primero en pisar la calzada de la obra terminada y así se liberaría el constructor del compromiso de entregar al diablo el alma de quien pisase primero el Puente de Carlos.

El demonio no era ningún tonto. Descubrió el ardid y preparó una trampa, así que se disfrazó de auxiliar de albañil. Con el disfraz llegó corriendo a la casa del constructor y jadeante le dijo a su joven esposa que su marido había sufrido en el Puente de Carlos un grave accidente.

La afligida mujer corrió al puente y ya que ninguno de los obreros osó detenerla, la desgraciada entró precipitadamente en el nuevo puente. Al ver la inminente perdición de su esposa, el constructor de la obra soltó al gallo… pero ya era tarde. La mujer desapareció ante los ojos del horrorizado esposo, que prorrumpió en llanto.

Desde aquel terrorífico suceso, siempre hacia la medianoche deambulaba por el Puente de Carlos el alma de la desdichada mujer en forma de una figura blanca, gimiendo tan lastimosamente que los transeúntes rezagados huían despavoridos.

En cierta oportunidad pasaba por el Puente de Carlos un sencillo campesino que no se dejó amilanar por los desgarradores gemidos de la aparición. Al oír el llanto de la figura fantasmal le dijo: «¡Que Dios te ayude, almita, y que te dé la paz eterna!»

Apenas lo hubo dicho, el alma de la esposa de la desdichada mujer se elevó al cielo, cuyas puertas se le abrieron inmediatamente. El bondadoso y devoto hombre la salvó de la perdición, según narra la leyenda.

Os voy a mostrar unas imágenes que hice en mi visita al puente Carlos.

Fuentes consultadas :
Los viajeros.com
Radio Praga
Rincones Turísticos

Esta entrada fue publicada en Leyendas, Praga y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

23 respuestas a Paseando por el puente Carlos

  1. Ligia dijo:

    Me encanta el montaje, Jubi. Yo creo que también toqué el perro, la mujer, y todo lo que se ponía a mi alcance, esperando que me hicieran la foto; hay algunos artistas en el puente que sorprenden por sus dotes artísticas. Abrazos

  2. trimbolera dijo:

    Cuantos recuerdos confundidos en la nebulosa del tiempo y del viaje, pero este puente no puedo olvidarlo, tenemos una foto juntos los dos !! Gracias.

  3. Jesús dijo:

    Una ciudad que le va muy bien a los cuentos y leyendas.

    • unjubilado dijo:

      Jesús La verdad es que en todas las ciudades hay motivos para encontrar historias que la voz del pueblo ha ensalzado. Ahora vengo de dos ciudades españolas casi nuevas para mí y estoy empezando a aprender muchas cosas y aún me falta terminar unas cuantas cosas de Praga.

  4. Calandra dijo:

    Un buen reportaje con leyenda incluida, todo muy entretenido.

    • unjubilado dijo:

      Calandra Gracias. Se me está acumulando el trabajo, ahora acabo de llegar de Segovia y me he traído 270 fotos nuevas y no precisamente de Segovia.
      Tengo trabajo para bastantes días.

  5. Tawaki dijo:

    El perro, era el perro, que siempre se te van las manos…
    Praga es una ciudad para volver no una, sino muchas veces. Portentosa la descripción del puente y de las leyendas.

  6. Nélida dijo:

    Uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad.
    Y donde las vistas del río y Praga, son privilegiadas.
    Conocía esta historia, una de las tantas que tiene el Puente Carlos. Gracias por recordármela.

    Un beso.

  7. A ver, puntualicemos. ¿El demonio se llevó el alma de la señora sin que hubiera muerto primero? ¿O es que se murió del susto al llegar al puente?

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen Es cierto no lo sabemos, la pena es que no estaba yo allí para preguntárselo al diablo, o en su defecto al primer viandante que pasara.

  8. El puente es magnífico incluso sin el aditamento de las leyendas que le dan ese toque mágico.

    • unjubilado dijo:

      Una mirada… Ya sabes que a mi me gusta, que mis «historias» sean entretenidas, así que estás leyendas creo que hace más agradable el que se pueda leer el post, aunque efectivamente tienes razón, no hubiera echo falta ningún tipo de leyenda.

  9. lamardecuina dijo:

    No he estado pero con tu reportaje ya si.

  10. Frajayo dijo:

    Ambos reportajes son concluyentes y ninguno discurre por la senda de la normalidad. De uno el confesor que se queda sin lengua y cabe suponer que le relevarían del confesionario y de otro; los accidentes de trabajo que proporcionaron la construcción del bello puente de Prága, que se agiganta con tantas especulaciones.

  11. Chela dijo:

    Me encanta continuar todavía de paseo por el Puente de Carlos, en la hermosa Praga, a través de tu estupendo reportaje y fotos. ¡Gracias por estos recuerdos que tan bien nos narras!
    Un afectuoso saludo.

    • unjubilado dijo:

      Chela Me queda algún reportaje más de Praga, pero ahora acabo de volver de visitar tres ciudades españolas y tendré que ir intercalando pequeñas historias.

  12. arquestil dijo:

    Es raro encontrar a escritores con conocimientos sobre este mundillo , pero creo que sabes de lo que estás escribiendo. Gracias compartir un articulo como este.
    [url=http://www.arquestil.com/estudio-arquitectura.htm]arquestil[/url]

Los comentarios están cerrados.