Gabriela Mistral

126.º aniversario del nacimiento de Gabriela Mistral

Google con un nuevo doodle, nos recuerda el 126º aniversario del nacimiento de Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga… ¡huy! Perdón quería decir Gabriela Mistral ya que era más conocida por este seudónimo.

Gabriela Mistral, fue una destacada poeta, diplomática, feminista y pedagoga chilena.
Fecha de nacimiento: 7 de abril de 1889, Vicuña, Chile
Fecha de la muerte: 10 de enero de 1957, Hempstead, Nueva York, Estados Unidos
Premios: Premio Nobel de Literatura, Premio Nacional de Literatura de Chile

CANCIÓN AMARGA

¡Ay! juguemos, hijo mío,
a la reina con el rey!

Este verde campo es tuyo.
¿De quién más podría ser?
Las alfalfas temblorosas
para ti se han de mecer.

Este valle es todo tuyo.
¿De quién más podría ser?
Para que los disfrutemos
los pomares se hacen miel.

(¡Ay! No es cierto que tiritas
como el Niño de Belén
y que el seno de tu madre
se secó de padecer!)

El cordero está espesando
el vellón que he de tejer.
Y son tuyas las majadas.
¿De quién más podrían ser?

Y la leche del establo
que en la ubre ha de correr
y el manojo de las mieses
¿de quién más podrían ser?

(¡Ay! No es cierto que tiritas
como el Niño de Belén
y que el seno de tu madre
se secó de padecer!)

¡Sí! juguemos, hijo mío,
a la reina con el rey!

Hija de un maestro de escuela, con dieciséis años Gabriela Mistral decidió dedicarse ella también a la enseñanza; trabajó como profesora de secundaria en su país y como directora de escuela.

Gabriela Mistral se dio a conocer en los Juegos Florales de Chile en 1914 con el libro de poemas «Los sonetos de la muerte«, nacidos del dolor causado por el suicidio de su prometido, el empleado ferroviario Romelio Ureta, a quien había conocido en 1906. Estos sonetos fueron incorporados en 1922 a una colección más amplia de sus versos realizada por el Instituto Hispánico de Nueva York bajo el título de Desolación.

En México, Gabriela Mistral fundó la escuela que lleva su nombre y colaboró en la organización de varias bibliotecas públicas, además de componer poemas para niños (Rondas de niños, 1923) por encargo del ministro de Instrucción Pública mexicano, y textos didácticos como Lecturas para mujeres (1924).

De tendencia modernista en sus inicios, la poesía de Gabriela Mistral, derivó hacia un estilo personal, con un lenguaje coloquial y simple, de gran musicalidad, y un simbolismo que conecta con una imaginería de tradición folclórica. En sus obras expresó temas como el sufrimiento o la maternidad frustrada, así como inquietudes religiosas y sociales que responden a su ideología cristiana y socialista.

A partir de 1933, y durante un periodo de veinte años, trabajó como cónsul de su país en ciudades de Europa y América. Su poesía fue traducida al inglés, francés, italiano, alemán y sueco, resultando muy influyente en la obra creativa de muchos escritores latinoamericanos posteriores, como Pablo Neruda y Octavio Paz.

Premio Nobel : La noticia de que había ganado el Nobel la recibió en 1945 en Petrópolis, la ciudad brasileña donde desempeñaba la labor de cónsul desde 1941 y donde se había suicidado Yin Yin (Juan Miguel Godoy Mendoza) a los 18 años, su sobrino según se decía, hijo de un hermanastro y al que, con su amiga y confidente Palma Guillén, había adoptado y con el que vivía por los menos desde que este tenía cuatro años.

La motivación para entregarle el premio fue «su obra lírica que, inspirada en poderosas emociones, ha convertido su nombre en un símbolo de las aspiraciones idealistas de todo el mundo latinoamericano».

Mistral tenía diabetes y problemas al corazón. Finalmente murió en el Hospital de Hempstead, Nueva York, a causa de un cáncer de páncreas, el 10 de enero de 1957, a la edad de 67 años, estando Doris Dana presente.

Créditos : Biografía y Vidas, Wikipedia y Universidad de Chile.

Esta entrada fue publicada en Google y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Gabriela Mistral

  1. Calandra dijo:

    La conozco bien pues fue una de las protagonistas de uno de los post de mi blog aparte de que tengo todos sus poemas.

  2. trimbolera dijo:

    En cuanto he abierto el ordenador me ha dicho … «a por le entrada de jubi». GRACIAS

    • unjubilado dijo:

      trimbolera No te fíes mucho de mis entradas, ya que no soy metódico, no obstante ayer a media tarde ya sabía lo que iba a publicar google y tenía la entrada preparada, pensaba haberla materializado en el blog a las 12 de la noche pero me quedé dormido (cansancio del trabajo realizado en Broto) y me desperté a las 2 de la madrugada, por lo que le di al botón de publicar.
      Gracias a ti.

  3. Jesus dijo:

    Una de las tantísimas mujeres que apabullas por su trayectoria.
    Pues no habias ido a Brotó, a descansar. Felices Pascuas.

  4. Hace muchos años, yo me sabía de memoria un poema suyo que empieza diciendo:

    El pasó con otra;
    yo le vi pasar.
    Siempre dulce el viento
    y el camino en paz.
    ¡Y estos ojos míseros
    le vieron pasar!

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen Yo no me he sabido nunca ningún poema de Gabriela Mistral, pero se pueden encontrar en la red.
      BALADA

      Él pasó con otra;
      yo le vi pasar.
      Siempre dulce el viento
      y el camino en paz.
      ¡Y estos ojos míseros
      le vieron pasar!
      El va amando a otra
      por la tierra en flor.
      Ha abierto el espino;
      pasa una canción.
      ¡Y él va amando a otra
      por la tierra en flor!
      El besó a la otra
      a orillas del mar;
      resbaló en las olas
      la luna de azahar.
      ¡Y no untó mi sangre
      la extensión del mar!
      El irá con otra
      por la eternidad.
      Habrá cielos dulces.
      (Dios quiere callar.)
      ¡Y él irá con otra
      por la eternidad!

    • unjubilado dijo:

      Genín Ya veo lo que te pasa, es lo mismo que me ocurre a mi, que solamente conocemos eso que empieza :
      Con diez cañones por banda,
      viento en popa, a toda vela,
      no corta el mar, sino vuela
      un velero bergantín.
      Bajel pirata que llaman,
      por su bravura, el temido,
      en todo mar conocido
      del uno al otro confín…
      Creo recordar que es de José de Espronceda
      Saludos

  5. Laura. M dijo:

    Otra gran mujer!!!
    Aunque tarde en venir por aquí siempre vuelvo 😉
    Un beso.

Los comentarios están cerrados.