Cinco días viviendo como sus abuelos

La aventura de unos escolares en una aldea de Ourense.

Cinco días viviendo como sus abuelos

Diez alumnos de un colegio gallego experimentaron lo que es estar sin agua corriente, baño ni ningún tipo de tecnología. Aprendieron a ordeñar, a cocer pan y a elaborar sus propios alimentos, de la misma manera que se hacía en los años 50.

Les propusieron un reto: volver a la época de sus abuelos, viajar en el tiempo para vivir como lo hacían ellos. Eso incluía, por supuesto, olvidarse de los teléfonos móviles y, también, de todas las comodidades del mundo actual. Se irían a una remota aldea de Ourense para vivir en dos casas antiguas. No tendrían baño, ni televisión, ni calefacción ni, tampoco, agua corriente. Por supuesto, tampoco nada de bollería ni comida industrial. El campo y los animales les proporcionarían los víveres durante su estancia. Y aceptaron.

No era la propuesta de un programa de televisión, sino el proyecto educativo que un colegio de A Pobra de Trives (Ourense) planteó a sus alumnos. Diez estudiantes de edades comprendidas entre los seis y los once años se apuntaron y se trasladaron, durante cinco días, a una pequeña aldea del municipio vecino de Chandrexa de Queixa.

Los profesores contaron con la colaboración de dos madres y un padre que se prestaron para vivir la aventura. Y no pudo ser más enriquecedora. Aprendieron a ordeñar. Esa era la única manera de tener leche para poder desayunar. Recogieron leña para hacer fuego y calentar la comida y la casa. Hicieron pan, como se hacía antes en los pueblos. Fueron a la fuente a recoger el agua y lavar la ropa. Hicieron la matanza e, incluso, elaboraron chorizos. “No tuvimos una ducha caliente en cinco días, pero los niños estaban felices”

Cinco días viviendo como sus abuelos

“Se alimentaron a base de caldo, de castañas, de carne cocida, de maíz, de huevos e hicimos empanada, bollos preñados… el cambio en la comida fue una de las cosas que más les llamó la atención”, asegura María.

También estudiaron. Pero como lo hacían entonces. Mucho cálculo matemático, caligrafía, costura y también historia. Jugaron a la billarda, al aro y construyeron sus propios juguetes utilizando, por ejemplo, mazorcas de maíz.

Desde el centro reconocen que organizar este novedoso proyecto educativo fue costoso pero, también, muy gratificante. Uno de los objetivos era enseñarles que hay que recuperar la comunicación en las familias. “La sociedad ha cambiado tanto que ahora nos sentamos en una mesa y, en vez de hablar, estamos mirando los móviles. Vivimos estresados, agobiados, rodeados de tecnología…”

Fuente : nius diario

Esta entrada fue publicada en Amor y amistad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Cinco días viviendo como sus abuelos

  1. Sara O. Durán dijo:

    Llegó para quedarse esa tecnología, pero habremos de dosificar el uso, que está dando al traste con la convivencia, la inteligencia, la emotividad, etc, etc, etc.

    • unjubilado dijo:

      -Sara O. Durán- Completamente de acuerdo contigo, de vez en cuando añoro lo que he vivido, lo que están viviendo estos niños.
      En el pueblo de mi padre he vivido tres meses de verano casi sin luz, una en toda la casade cuatro plantas, sin agua corriente, sin servicios, (ducha, water…), si tele, sin radio y nos las ingeniábamos para jugar a todo lo que se nos ocurría al aire libre, además de los juegos tradicionales de aquel entonces, siempre y cuando el trabajo del campo nos lo permitía.

  2. Ester dijo:

    Una idea del tipo de los campamentos de los Scouts pero ajustada mas a la realidad de entonces. Pienso que la tecnología es buena y necesaria ya no podríamos vivir sin coche, sin lavadora ni sin los medios de comunicación. Un abrazo

    • unjubilado dijo:

      -Ester- Sin la tecnología hoy en día no podríamos vivir… ¿y si no tuviéramos más remedio?
      Si retrocedo 60 años, no había tele, no teníamos coches, por supuesto internet era inimaginable…
      Estuve en la mili en el año 1968, 1969, teléfono si que teníamos en casa, pero desde Sidi Ifni, para mi era imposible hablar con mis padres, con la novia que también disponía de teléfono, y amigos.
      Todo el tiempo de la mili, con mi novia nos escribíamos diariamente, sin fallar ni un solo día aunque en ocasiones el avión de la Península no llegara.
      En Canarias, ya que fui destinado con una emisora militar me desquité pidiendo favores en las centrales de teléfonos, haciendo valer mi profesión de empleado de la compañía telefónica, y hablando con quien quería.
      Un abrazo

  3. Para aplaudir a quien se le ocurrió. Estas vivencias son las que tanto a los niños, como a quienes no son niños, dan lecciones de vida.
    SAludos.

    • unjubilado dijo:

      -Manuela Fernández- Para los jóvenes tiene que ser una experiencia muy gratificante, aunque en algún momento lo pasarán mal. Tratar de ir al baño por la noche y darse cuenta que tienen que salir al campo…
      Saludos

  4. Una buena experiencia, desde luego, que les va a servir para valorar lo que tienen y comprender una época -no tan alejada- donde el día a día carecía de las comididades a las que, hoy en día, como bien dice Ester, ya no podemos renunciar.

    • unjubilado dijo:

      -Una mirada…- Como experiencia les puede ir de maravilla, yo la he vivido en mis carnes y aunque soy mayor, no lo soy tanto como para haber vivido estas vicisitudes.

  5. ¿Habré soñado que hice aquí un comentario? Decía, más o menos, que esto estuvo bien porque eran cinco días y lo tomaron como un juego, pero si llegan a ser más se rebelarían sin su Nintendo y su móvil.

    • unjubilado dijo:

      -Senior citizen- Posiblemente no llegaría a grabarse el comentario como consecuencia de los fallos en la base de datos que tuvo este blog.
      Iban de manera voluntaria durante 5 días, seguramente si les hubieran dicho que eran 10 o quizás 15 alguno no hubiera sido capaz, pero la mayoría seguramente también hubiera aceptado.

  6. Tawaki dijo:

    No se puede valorar lo que no se conoce, así que esta experiencia seguro que les aporta mucho. No se trata de volver al siglo pasado, pero sí de entender cómo éramos antes de que llegara la tecnología que hoy nos rodea.

    • unjubilado dijo:

      -Tawaki- Es cierto, no se trata de perder todo lo conseguido hasta ahora, pero si que puedan ver como vivíamos antes, para que les pueda servir como experiencia.

Los comentarios están cerrados.