Un chico y su nevera

«Runaway» es una encantadora historia de un malentendido, por culpa de un catálogo, entre un chico llamado Stanley y su preciado refrigerador de 1950, llamado Chillie. Pero el pobre Chillie, es demasiado viejo y tiene problemas para mantener su amistad, o por lo menos es lo que él piensa.

El corto está en inglés, pero creo que no hace falta traducirlo.

Visto en Desde mi taller, gracias Magda Revetllat.

Esta entrada fue publicada en Amor y amistad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Un chico y su nevera

  1. Frajayo dijo:

    Pienso que lo que representa, con independencia de lo que mueve a ambos protagonistas el mal entendido; podemos tomarlo como una profunda reflexión que abarca, desde una agradecimiento por los «servicios prestados» o los que puede seguir prestando con una simple reparación, o aquella que deviene de que es mejor repararla que adquirir una nueva con la crisis económica que padecemos.

    • unjubilado dijo:

      Frajayo Algo así había pensado yo, pero el hilo de mis pensamientos se había interrumpido al pensar en los servicios prestados por los políticos, sueldos excesivamente altos por haber estado 4 años en el gobierno, mientras que a los pobres trabajadores, después de 4o años trabajando, los servicios prestados no llegan en la mayoría de los casos a conseguir ser un mileurista.
      Lo siento, hoy estoy un poco decepcionado.

  2. Magda dijo:

    Es una historia bonita y hay escenas muy bellas, en mi opinión, como las fotos que de desprenden mientras la nevera se va triste…

    Un saludo, Jubi.

  3. Genín dijo:

    Yo tuve una nevera igualita, bueno en casa de mi vieja, no recuerdo que se estropeara nunca, tampoco recuerdo que pasó con ella, supongo que se haría vieja y la cambiarían por otra mas reluciente 🙁
    Salud

    • unjubilado dijo:

      Genín Yo en algún sitio que he estado de patrona, cuando me tocaba recorrer parte de la geografía española, también he visto este tipo de nevera, pero lo que no sabía es que tuviera patas. 😉
      Saludos

  4. Tawaki dijo:

    Fascinante que una historia tan simple nos enganche por la forma en la que está contada. Una genialidad.

  5. Ester dijo:

    Siempre nos ofreces buenas historias. Gracias.

    • unjubilado dijo:

      Ester Hay demasiadas historias excesivamente tristes en este mundo como para irlas aireando, así que procuro que aunque sea un blog un tanto ficticio pero voy sacando las maravillosas anécdotas o curiosidades que aún se consiguen encontrar.
      Un abrazo

  6. jesus dijo:

    Me parece un alegato positivo contra el consumismo. Conozco mucha gente que fue primera en colocar aire acondicionado, y que ahora no lo pone por el gasto en electricidad.
    Tampoco es que volvamos a subir puntos de media, (muchos jóvenes no me entenderán), pero amortizar las cosas mientras se puedan arreglar, no está de mas.

    • unjubilado dijo:

      jesus Yo he sido de los que me ha gustado conservar las cosas y no solamente eso, repararlas yo mismo. Un ejemplo, una lavadora que me duró casi 30 años, le cambié de todo según se iba estropeando, la bomba del salida del agua un par de veces, limpieza de contactos del programador alguna vez, la goma del tambor una vez, el cojinete del tambor también en una ocasión (es este caso tuve que pedir a un taller de coches conocido, un extractor de cojinetes), y en la casa oficial de la lavadora, no me querían vender el cojinete ya que decían que no sería capaz de cambiarlo. Quedó como nuevo.

  7. Leodegundia dijo:

    A parte del malentendido queda clara otra cosa, que nos es muy difícil deshacernos de aquellas cosas que nos acompañan desde hace mucho tiempo.

Los comentarios están cerrados.