Los amantes de Teruel (Leyenda)

Como una alternativa familiar cada año se celebran las “Bodas de Isabel de Segura” en la ciudad de Teruel. Se revive la historia de “Los Amantes de Teruel”, Juan Martínez de Marcilla, llamado popularmente Diego de Marcilla, e Isabel de Segura. Miles de turolenses se visten con atuendos altomedievales, también se instala un variado mercadillo y se engalanan las calles trasladando la atmósfera de la ciudad al Siglo XIII.

Mausoleo de los amantes en la iglesia de San Pedro de Teruel.

Mausoleo de los amantes en la iglesia de San Pedro de Teruel. Pulsar en la imagen

La archiconocida leyenda de los Amantes de Teruel ha traspasado no sólo las fronteras regionales, sino que es conocida fuera de España, y es un ejemplo de historia de amor trágico a la manera de los grandes dramas como Romeo y Julieta.

En pleno siglo XXI el lugar más visitado de Teruel, sigue siendo el Mausoleo de los Amantes, labrado por el escultor Juan de Ávalos y sufragado con aportaciones de enamorados de toda España. Esto nos da idea del enorme calado de esta leyenda, que según algunos se refiere a hechos reales.

En Teruel un joven llamado Juan Martínez de Marcilla, conocido a partir de las recreaciones del teatro barroco como Diego, se enamoró de Isabel, hija de Pedro Segura.

Se cuenta que Juan Diego de Marcilla, segundón de un familia noble, e Isabel de Segura, descendiente de una familia rica, se querían desde niños, y cuando llegaron a la juventud su amor se mantenía.

Así, Diego decidió pedirla en matrimonio. Pero el padre de Isabel, al no ver claro el futuro económico de la pareja, le pidió al joven que volviera más adelante pero con riquezas. Entonces Diego llegó a un pacto, él se iría a las Cruzadas en busca de fortuna pero Isabel le esperaría durante cinco años sin casarse con otros.

Peleando contra los moros, ganó pasados cinco años cien mil sueldos. Pasados los cinco años el padre le dijo: Hija, mi deseo es que tomes compañía. Ella, viendo que el plazo de los cinco años había pasado y no sabía nada del enamorado, dijo que lo haría. En seguida el padre la desposó y al poco tiempo se realizaron las bodas; y el otro llegó. El enamorado se puso tras el lecho de su amada ya desposada y le dijo: bésame que me muero y ella repuso: No quiera Dios que yo falte a mi marido.

Entonces Juan Martínez de Marcilla murió en ese mismo instante apenado por su fracaso. Al día siguiente, se celebraron los funerales por el joven y allí acudió Isabel, la cual quiso darle una vez muerto el beso que le había negado el día anterior.

Acordó ir a besarlo antes que lo enterrasen; se fue a la iglesia del señor San Pedro, que allí lo tenían. Las mujeres honradas se levantaron por ella. Ella no se preocupó de otra cosa más que de ir hacia el muerto.

En realidad, ella seguía enamorada y por eso al besarle cayó desfallecida y muerta sobre el cadáver.

Y esta es la triste historia de los Amantes de Teruel que ha recorrido el mundo entero y hoy en día se festeja anualmente, escenificando todo este relato.

Pero ¿que hay de leyenda y que de historia? Para ello he seguido buscando información y me he encontrado con dos momias.

…Por indicación expresa de algún pariente respetado, se acordó enterrarlos juntos en la misma sepultura. Y así se hizo, se les dio sepultura en la capilla de San Cosme y San Damián de la Iglesia de San Pedro, donde en 1555 fueron halladas sus momias junto con un documento que atestiguaba el suceso.”

Hoy en día todavía es posible visitar los cuerpos incorruptos de los dos amantes, tras muchos avatares de la historia, descansan definitivamente en un sepulcro de alabastro, Diego e Isabel seguirán juntos para siempre uno al lado del otro, sin embargo hay que ser observador y notar que aunque las esculturas de ambos féretros descansan una al lado de la otra, sus manos no llegan a tocarse. Permanecen como cuando vivían, juntos si, pero el uno sin el otro.

Momias de los amantes de Teruel

Momias de los amantes de Teruel

Posteriormente fueron guardadas en un dispensario fuera del recinto sagrado, donde permanecieron hasta principios del siglo XVIII, fecha en la que fueron trasladadas a un mísero panteón situado en un claustro anejo a la iglesia. Allí podían ser visitados por los viajeros que acudían incitados por la leyenda que sobre ellos se había creado.

Sobre la mitad de la misma centuria, se colocaron en una urna más apropiada y colocadas en el claustro de la iglesia, donde permanecieron hasta el 27 de mayo de 1902, para ser trasladadas a la capilla en la que han descansado hasta su ubicación actual.

Análisis de las momias : Las momias de los Amantes de Teruel corresponden a un hombre y una mujer que fallecieron a principios de siglo XIV. Este es el resultado del análisis de muestras de las momias recogidas por miembros del equipo de Atapuerca y realizados en Miami.

La datación de las momias se fija en principios de siglo XIV cuando se empieza a generar la leyenda de los Amantes, la que los historiadores dicen que ocurrió en el siglo XIII en 1217. Se desmiente así leyendas urbanas de los que los cuerpos de los Amantes correspondían a épocas más cercanas.

Jaime Vicente Redón, director general de Patrimonio del Gobierno de Aragón, explicó que “los restos no corresponden a cadáveres recientes, ni de la Guerra Civil, ni de una pareja de la Guardia Civil ni de una pareja de ancianos del Jiloca como se ha dicho, son un hombre y una mujer que fallecieron en torno a principios de siglo XIV, en la época en la que se empieza a generar la leyenda”.

Los Amantes de Teruel puede o no puede que hayan existido; la historia forjada en torno a ellos puede ser realidad o leyenda, pero lo que es innegable, es que ambas momias son de dos jóvenes que han estado enterrados juntos desde hace más de cinco siglos.

Fuentes consultadas :
Cai Aragón
Wikipedia
España Eterna

Esta entrada ha sido publicada en Leyendas y etiquetada como , , , , . Guarda el enlace permanente.

24 respuestas a Los amantes de Teruel (Leyenda)

  1. Frajayo dijo:

    Mágnifica leyenda esta de los amantes. Lo que tuvieron que pasar, él en las Cruzadas peleando por hacerse rico, condición exigida por el padre de su amada para poder casarse y ella en intensa espera mientras el plazo previsto de las nupcias se consumía. Pobrecicos. Y encima, una de las formas por las que se les sigue conociendo es:
    “Los amantes de Teruel,
    tonta ella, tonto él”

    • unjubilado dijo:

      Frajayo Totalmente de acuerdo contigo, ese estribillo lo aprendí de estudiante y todavía perdura a la fecha de hoy y cuando alguien comenta lo de “los amantes de Teruel” me viene a la imaginación lo de “tonta ella…”

  2. Nélida dijo:

    Preciosa entrada.
    Muy bien documentado, chapeau.
    Se agradece que nos recuerden estas historias y que nos enseñen a conocer más, a través de sus leyendas….

    Un abrazo grande.

    • unjubilado dijo:

      Nélida Me entusiasmó la historia al seguir encontrando información, pero tuve que extractar mucho ya que con todos los enlaces que consulté podía haber escrito un libro.
      Un abrazo

  3. Ligia dijo:

    A mí me entran ganas de saber más. Si ella esperó los cinco años, qué pasó para que él llegara tarde? Venía ya enfermo de las Cruzadas? Por qué no le explicó bien las cosas a ella antes de morirse? Y si ella no quiso faltarle al marido ese día, por qué le faltó el día siguiente? Y por qué se murió nada más besarlo, será que le contagió alguna enfermedad? En fin, me parece que quiero saber demasiado para ser una leyenda. Y si fue verdad, porque existen los cuerpos incorruptos… más vale que no siga haciéndome preguntas. Abrazos

    • unjubilado dijo:

      Ligia Voy a tener que fabricar una máquina del tiempo para viajar a aquella época y empezar a hacer preguntas, ya que hoy por hoy no conozco las respuestas, eso si, antes tendré que mentalizarme y prepararme vestimenta de época, ya que como llegue con un vaquero y la cámara de fotos seguro que termino en la hoguera.
      Abrazos

  4. mjesus dijo:

    Es una historia bonita, llena de preguntas, pero solo queda la respuesta mejor para cada uno. un abrazo

    • unjubilado dijo:

      mjesus Normalmente contra más se sabe, más se quiere saber y este es el caso. De todas las leyendas que he traído a colación esta creo que es la más documentada y de la que más se sabe, por ello es de la que más preguntas nos hacemos.
      Un abrazo

  5. trimbolera dijo:

    Mi madre tenía el libro de Los Amantes de Teruel y yo lo recuerdo perfectamente porque lo leí, tengo mucha pena porque ha desaparecido, no puedo encontrarlo y eso que he puesto todo patas arriba … que rabia !!!

  6. Genín dijo:

    Es curioso que uno no se acuerde de sus nombres, pero siempre del soniquete de “Tonta ella y tonto el”, lo que es la vida… 🙂
    Salud

  7. Ester dijo:

    Estoy agotada y espesa, y no disfrutaria de una leyenda que promete, mañana espero poder leermela con tranquilidad. Un abrazo

    • unjubilado dijo:

      Ester Tranquila, no hay problema si decides leerla, no me hagas preguntas ya que el 99% de las que me pudieras hacer no las tengo.
      Un abrazo

      • Ester dijo:

        No te voy a hacer preguntas, me gusta lo que he leído, y no quisiera saber mas que pudiera acaso quitar un ápice de romanticismo a la crónica (mas que leyenda). Una bonita historia que hoy he podido disfrutar. Un abrazo

        • unjubilado dijo:

          Ester La verdad es que yo también disfruté mucho cuando encontré la segunda parte o la posible historia, podía haberme extendido un poco más pero creo que con esto es más que suficiente.
          Un abrazo

  8. Tiene razón Ligia, en esto hay muchas cosas oscuras, muchas preguntas sin respuesta. Entre ellas, ¿quien pagó el entierro? Porque no sería el marido de ella después del papelón, ni el padre al haberle desobedecido.

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen Desde el momento que es una leyenda, aunque con bastantes visos de, al menos cierta realidad, las cosas no están claras, pero si además pensamos en los medios de comunicación de la época, veremos que lo que no se quería dar a conocer no se decía y nadie se enteraba.
      Lo que te puedo asegurar es que yo no pagué el entierro ya que cuando llegué los acababan de enterrar.

  9. Una leyenda de amor, que se vuelve eterno. Muy precio informe que he disfrutado mucho.
    saludos de María

    http://mariaysumagazine.blogspot.com

    • unjubilado dijo:

      maría ibañez Es una leyenda que prácticamente todos conocíamos, por ello al ampliar con algún dato más vuelve a resultar interesante.
      Gracias por la visita y el comentario.
      Saludos

  10. Calandra dijo:

    No sólo nos ofreces la leyenda sino que la amplias con toda esa información que es mucho menos conocida. Gracias por ello.

  11. Jesús dijo:

    Cumplida ampliamente tu información en cuanto a leyenda y documentación, viene la parte del CSI. Cual pudo ser el móvil?. Evidentemente el que heredaba los cien mil sueldos. El amante al verse despreciado rompió la capsula de cianuro que le había proporcionado el heredero, diciéndole que era un filtro de amor, muy a la época, y ella al besarle, me supongo con un beso de tornillo, se llevó su parte del veneno. Culpable el heredero, en la cocina, con el alambique.

    • unjubilado dijo:

      Jesús Eso es lo primero que se pensó, pero se ha reabierto el juicio y ya están implicados el alcalde, las fuerzas de seguridad y el juez que les suministró la cápsula, para no tener que hacer el paseillo.
      Culpable ninguno, la culpa se difumina entre unos y otros y nadie dimite.

Los comentarios están cerrados.