Las Trece Rosas

Hoy día 5 de agosto de 2022, se cumplen 83 años de la ejecución de trece mujeres, que fueron acusadas de “adhesión a la rebelión”. Culpadas de unos asesinatos que no cometieron, murieron frente a las tapias del Cementerio de la Almudena de Madrid en 1939.

Placa conmemorativa en el cementerio de La Almudena / EP

Placa conmemorativa en el cementerio de La Almudena / EP

Las Trece Rosas tenían un propósito: que su nombre “no se borre de la historia”, como decía Julia Conesa en una carta escrita a su madre poco antes de ser fusilada por el régimen franquista. Esta activista política fue asesinada, junto con otras doce mujeres más, el 5 de agosto de 1939. Hoy se cumplen 83 años de su fusilamiento.

Cuatro meses después de finalizar la Guerra Civil Española. El 3 de agosto de 1939, la sentencia del fiscal del Consejo Permanente de Guerra encontró a las Trece Rosas como «responsables de un delito de adhesión a la rebelión»

Sirva este breve apunte como recordatorio de algo que nunca debería de haber ocurrido y algo similar, nunca jamás vuelva a suceder.

Texto
Monumento a las Trece Rosas en el cementerio de La Almudena de Madrid.
Pulsando en la imagen, se puede ampliar

Esta entrada ha sido publicada en Anotaciones y etiquetada como , , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Las Trece Rosas

  1. Piruja dijo:

    Hola, otra de las tantas injusticias que se cometieron, ojala que no vuelva a ocurrir, hace tiempo que quería preparar una entrada sobre ellas, pero lo voy dejando y hasta ahora.

    Besos.

  2. Se puede ver en varias plataformas de pago, pero creo que también aquí.

  3. Esa de Facebook es la que yo he enlazado y no parece verse mal, por lo que la he guardado con intención de verla.

  4. Creo recordar que hay una película al respecto de estos hechos, creo recordar que no me pareció muy buena…

    Saludos,
    J.

  5. Es una historia tremenda que da la medida del horror persistente al finalizar la guerra. Hace muchos años, siendo adolescente, conocí a la hermana, ya muy mayor, de la que era directora de la cárcel de Ventas cuando los fusilamientos de las Trece Rosas. Carmen Castro Cardús, se llamaba la directora, nacida en Huesca. Esta mujer hizo algo que quizás no hubiera cambiado lo sucedido a las muchachas asesinadas pero que da la medida de su actitud: No tramitó la petición oficial de perdón que algunas abogadas presas habían escrito en favor de las Trece Rosas. Ese fue su estigma y lo que la ha hecho entrar en la historia de la ignominia, pese a que hasta ese momento no era considerada una carcelera especialmente cruel.

    • unjubilado dijo:

      -Una mirada…- He leído esta reseña en la red y alguna otra similar : Carmen Castro Cardús, directora de la cárcel de Ventas y más tarde inspectora central de prisiones, en 1940. Ocho años más tarde murió, cuando era responsable de la Sección de Redención de Penas por el Esfuerzo Intelectual.
      No quiso o no pudo mirar a la cara a las Trece Rosas horas antes de ser fusiladas y que ni siquiera tramitó las solicitudes para la conmutación de las penas.
      «Yo misma las he colocado esta mañana en el paredón. Los delitos de sangre hay que ahogarlos en sangre»

      En el comentario de la limpieza de los centros culturales en Ucrania, tu nota dice : …cuando aflora lo mejor y lo peor de las personas… en este caso está claro que es lo peor de esta insolidaria señora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.