La Dolores

La Dolores es una ópera de Tomás Bretón estrenada el 16 de marzo de 1895 en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, según un libreto escrito por el mismo Tomás Bretón, basándose en la obra teatral de su amigo Feliú y Codina, y haciendo aún más popular el mito de “La Dolores”.

Cantan Plácido Domingo y Ángel Cárdenas

Aragón la más famosa
es de España y sus regiones,
Aragón la más famosa
porque aquí se halló la Virgen
y aquí se canta la jota,
y aquí se canta la jota,
es de España y sus regiones.

Por una moza del barrio,
por una moza del barrio
Patricio está si se muere.
No diré cuál es su nombre,
que ella lo diga si quiere,
que ella lo diga si quiere.
¡Por una moza del barrio!

Grande como el mismo sol,
grande como el mismo sol
es la jota de esta tierra,
si el amor luce sus iris,
lanza rayos en la guerra,
lanza rayos en la guerra,
grande como el mismo sol.

Por eso cantamos los de Aragón,
cuando enamoramos al dulce sol,
y en la lid sabemos, quiere decir,
que vencer debemos o bien morir.

Por eso cantamos los de Aragón,
cuando enamoramos al dulce sol,
y en la lid sabemos, quiere decir,
que vencer debemos o bien morir.

Por eso cantamos los de Aragón,
cuando enamoramos al dulce sol,
y en la lid sabemos, quiere decir,
que vencer debemos o bien morir.

Esta entrada ha sido publicada en Aragón y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a La Dolores

  1. Frajayo dijo:

    Esa es mi jota. Aunque los solistas, coros y cuerpo de baile pertenezcan a una compañía de profesionales, hasta así, me gusta. Ahora donde esté el alma del baturro con toda su rasmia, dando brincos inverosímiles a compás de bien templados guitarricos, cánticos que sale de lo más profundo de su ser como una sentida oración,; cuando es el pueblo el protagonista, apaga y vámonos.

  2. Estoy de acuerdo con Frajayo. La jota bailada es de movimientos contundentes y cuando se interpreta a ritmo de ballet pierde ese vigor que la caracteriza. De la letra que has puesto solo conocía la primera estrofa.

  3. A mí, esta jota me recuerda a mi madre por su afición a la zarzuela que, como hace años se recreaba mucho en televisión, tuve que verme zarzuelas a montones y terminé por aborrecerlas.

  4. Sara O. Durán dijo:

    No, no son ininteligibles, son muy atractivas e interesantes. Incluso fascinantes. Me gustan mucho.
    Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *