La abuela y su delantal

El delantal de la abuela¿Te acuerdas del delantal de la abuela?

La principal función del delantal de la abuela era proteger el vestido que estaba debajo, pero además servía de agarradera para retirar la sartén más que caliente del fuego. Era una maravilla secando las lágrimas de los niños, y en ciertas ocasiones, limpiando sus caritas sucias.

El delantal servía para transportar desde el gallinero los huevos, los pollitos que necesitaban terapia intensiva, y a veces los huevos golpeados que terminaban en la hornalla.

Cuando llegaban visitas, el delantal de la abuela servía de refugio a los niños tímidos, y cuando hacía frío, la abuela se envolvía los brazos en él.


Aquel viejo delantal, agitado sobre el fuego, oficiaba de fuelle. Y él era el que cargaba con las papas y la leña hasta la cocina.

Servía también de canasto para llevar las verduras desde la huerta.

Después de usarse en la cosecha de las arvejas, le tocaba el turno con los repollos.

Con él se recogían los frutos que caían de los árboles al terminar el verano.

Cuando alguien llegaba inesperadamente, era sorprendente la rapidez con que el viejo delantal podía sacar el polvo de los muebles.

Cuando se acercaba la hora de comer, la abuela salía a la puerta y agitaba el delantal, y entonces los hombres que estaban en los campos comprendían de inmediato que el almuerzo estaba listo.

La abuela también lo usaba para colocar en la ventana la torta recién sacada del horno, para que se enfriara. Actualmente, por el contrario, la nieta coloca la torta en el mismo lugar, pero para que se descongele.

Pasarán largos años antes de que alguien invente un objeto que pueda reemplazar aquel viejo delantal que tantas funciones cumplía…

Autor: Anónimo

Esta entrada fue publicada en Anotaciones y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a La abuela y su delantal

  1. Genín dijo:

    Si, una verdadera maravilla 🙂
    Salud

  2. Calandra dijo:

    Es que ahora en las casas no se hacen tantas labores como antes y quizás por eso no hay delantal.

    • unjubilado dijo:

      Calandra Yo he conocido el delantal de mi tía en el pueblo de mi padre ya que no llegué a conocer a ninguno de mis cuatro abuelos, y observo que efectivamente casi todas las escenas que comenta las he vivido.

  3. Ester dijo:

    Mi abuela llevaba delantal, a veces dos uno sobre otro, y tambien le servia para pronosticar el tiempo, levantaba una puna y según se movía, o no, decía si iba a llover. Esa persona anónima que ha escrito el texto seguro que tenia una abuela con delantal. Un abrazo

    • unjubilado dijo:

      Ester tenia una abuela con delantal o una tía como es mi caso ya que yo no conocí a ninguna de mis abuelas.
      Lo de levantar una punta al viento no se me había ocurrido, pero es que en Bailo (Huesca) de crio, yo era un experto predictor del tiempo, ya que mirando la cumbre de los Pirineos se podía adivinar en muchos casos el tiempo que iba a hacer.

  4. Frajayo dijo:

    Recuerdo a mi madre con su delantal en labores de cocina; pero no trayendo los huevos de gallina en su halda ni pollitos que necesitaban tratamiento especial. Sería porque nosotros no teníamos gallinero…

    • unjubilado dijo:

      Frajayo En los pueblos al menos en el de mi padre, no había casa que no tuviera su gallinero, aunque solamente se las encerraba de noche, durante el día se dejaba la puerta abierta y ellas iban buscando su sustento por el campo y las calles sin asfaltar del pueblo. ¡¡Oye!! que huevos la mayoría de dos yemas.
      Ya los hubiera querido Trillo para su «manda huevos»

  5. Jesus dijo:

    creo que casi todos hemos tenido abuela con delantal. Cuanta verdad en todo lo que cuentas, no me habia parado a pensar en ello. Buenísimo.

    • unjubilado dijo:

      Jesus Esos delantales multiusos ya no los venden en ningún sitio, o será que ahora nos hemos vuelto más modernos y ya no son necesarios, al menos en las grandes ciudades?

  6. Delantal multiusos y sin más manual que la habilidad de la yaya, heredada de la suya.

  7. Que conste que yo tengo colgado detrás de la puerta de la cocina un delantal, pero hace siglos que no lo uso. Y debería, pues algunas veces me salpica aceite friendo y me tengo que cambiar de ropa.

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen Pues ya sabes, aunque no lo utilices para todo lo demás, por lo menos para proteger el resto de vestimentas seguro que te iría bien y se coloca y se quita sin ningún tipo de problemas. Yo en la cocina estoy pocas veces, pero si que estoy en el fregadero y te puedo asegurar que aunque no me salpique aceite, prefiero ponerme ropa de estar por casa y si se mancha no me da tanta pena.

  8. Sara O. Durán dijo:

    Ainss Jubi, qué ternura de entrada! Yo no tuve esa dicha de conocer a las abuelas. Pero sí conocí a esas maravillosas mujeres de delantal.
    Un abrazo grande.

  9. Magda dijo:

    Interesante comentario sobre esa prenda.

    Supongo que ahora los que usamos son comprados en las tiendas de souvenirs de la ciudad visitada, te lo pones y lanzas un suspiro de aaahhh… Florencia…

    Un saludo!

    • unjubilado dijo:

      Magda Esa será uno de los sitios de donde provengan, otro posiblemente será de algún centro comercial, pero la utilidad que se le daba antes, en las ciudades ya ha desaparecido. Quizás todavía quede en algún pueblo.
      Saludos

  10. Tawaki dijo:

    ¡Qué bueno! Me a encantado. Aunque conocía muchos de sus usos, nunca me había parado a pensarlo.

Los comentarios están cerrados.