El coche del presidente Mujica

El coche del presidente Mujica

Mujica ya respondió a la oferta de un jeque árabe por su «Fusca»

Para el que no lo sepa José Alberto Mujica Cordano, conocido popularmente como José Mujica o Pepe Mujica, es un político uruguayo, actual mandatario de la República Oriental del Uruguay, presidente de Uruguay desde 2010.

El presidente de Uruguay, José Mujica, decidió conservar el automóvil Fusca que usa muchas veces incluso para actividades oficiales, descartando las ofertas que recibió de un jeque árabe de un millón de dólares que le hizo por su Volkswagen y de un diplomático mexicano, que le ofrecía 20 camionetas por el Fusca para subastarlo en su país.

«Desde siempre somos amigos de los Fuscas», dijo Mujica en su audición radial Habla el presidente, que recordó el primer «Escarabajo» que conoció cuando era «muchachito». «Nos chocó, nos pareció horrible», relató.

«Con el paso de los años, cuando intentábamos cambiar la suerte del mundo en que vivimos, nos hicimos enamorados de los Fuscas, hasta el día de hoy», contó este ex guerrillero que llegó al poder en 2010 y concluirá su mandato en marzo de 2015.

Recordó que tiene dos automóviles de ese modelo aunque uno de ellos está «un poco desvencijado y no anda», pero el celeste que usa desde el 2010, cuando asumió la presidencia «fue un regalo de amigos, fruto de una colecta», recordó.

«Nunca lo podremos vender, porque ofenderíamos a ese puñado de amigos que se juntaron para hacernos ese obsequio», enfatizó.

El coche del presidente Mujica

El presidente vaticinó así que «esos dos Fuscas van a vegetar en los viejos galpones mientras estemos vivos, y el provenir dirá cuál es su destino».

«Hay amigos uruguayos que están por las redes clamando que el Fusca no se vaya del país. No sé si algún día se va o no se va, pero mientras yo viva va a dormir en el galpón y de vez en cuando dará una vueltita por el barrio», expresó el mandatario.

Mujica, de 79 años, se ganó durante su mandato la atención mundial por sus discursos a favor de la paz, contra el consumismo y por la promoción de leyes como la polémica regulación del mercado de marihuana.

«El Pepe», que llega al final de su gestión con una popularidad superior al 50%, vive en su modesta chacra del barrio Rincón del Cerro, en las afueras de Montevideo, y dona la mayor parte de su salario al Plan Juntos, un proyecto de vivienda solidaria que creó cuando llegó a la Presidencia.

Esta entrada fue publicada en Anotaciones y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

26 respuestas a El coche del presidente Mujica

  1. diego roman bermejo dijo:

    que suerte tienen los uruguayos, yo tambien quiero tener unos mandatarios asi porfa. A quien hay que rezar.

    • unjubilado dijo:

      diego roman bermejo A san Judas Tadeo, ya que se supone que es el santo de los casos difíciles y desesperados, pero me temo que esto en España no lo vas a conseguir.

  2. Frajayo dijo:

    Ojalá cundiera el ejemplo. Un político así en España parecería inimaginable. La tarjeta de visita de los mandatarios españoles deja mucho que desear por esa aureola de corrupción que gravita sobre ellos. Sabemos que hay políticos de honradez acrisolada… pero lo del presidente uruguayo Mújica es como una vital brisa de aire fresco en este panorama desolador.

  3. Ligia dijo:

    Es todo un personaje este hombre. Abrazos

  4. francisco dijo:

    Invito a todo aquel que tenga tiempo (cosa, que en este mundo globalizado es una cosa, rara); escuche el discuso del Presidente «PEPE» Mujica en la ONU en 2013.
    (buscar en internet). es digno escucharlo.
    francisco

  5. Laura. M dijo:

    Que pena que haya más como él!!!! Y los de por aquí saqueando de lo lindo 🙁
    Buen finde.
    Un beso.

  6. Ester dijo:

    Hasta que ha ocurrido lo del coche no había pensado en él. parece un personaje muy querido, leí que lo iba a subastar y donar el dinero para los pobres. Un abrazo

  7. trimbolera dijo:

    El barro de la corrupción no deja ver las pepitas de oro que también las hay.

  8. También en Suramérica es un caso especial, pues tampoco abundan allí políticos como este.

  9. Jesus dijo:

    Cuanto les queda por aprender, que diría un político español.

  10. Pues igualico, igualico que en España, que en cuanto llega un carguillo al despecho le cambia hasta los interruptores de la luz…

  11. «despacho», quise escribir.

  12. Calandra dijo:

    Es de agradecer que haya alguien que aprecie tanto el esfuerzo de unos amigos por hacerle un regalo.

  13. Tawaki dijo:

    Ya podrían aprender algunos por estos pagos…

Los comentarios están cerrados.