Dispensador de agua bendita

Los dispensadores automáticos de agua bendita en iglesias ya son una realidad.

dispensadores automáticos de agua benditaLa empresa valenciana AquaSanctus ha desarrollado dispensadores automáticos de agua bendita que reducen al mínimo el riesgo de contagio por la covid-19 o cualquier otro virus y permiten recuperar este sacramental para los fieles en las parroquias.

El mecanismo consta de un pedal que activa la máquina, y dispensa la cantidad de agua suficiente para una persignación, evita que el agua se acumule y los fieles no tienen que tocar con las manos ninguna parte de la máquina, según ha informado la empresa en un comunicado.

Un gesto tan tradicional para los feligreses de la Iglesia católica como es santiguarse con agua bendita fue de las primeras privaciones que se adoptaron cuando estalló la crisis sanitaria mundial a causa de covid-19 y el Vaticano decidió recomendar a todos los templos del mundo que retiraran este sacramental de la entrada de iglesias y parroquias.

Fuente : Heraldo

Esta entrada ha sido publicada en Anotaciones y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

25 respuestas a Dispensador de agua bendita

  1. Pues vaya tontada… Hace años que en la mayoría de las iglesias no hay agua bendita.

  2. Ester dijo:

    Las iglesias se se han puesto las pilas, algunas lo han hecho muy bien, hubo un reparto de tarjetas de colores para saber cual era tu banco, las distancias limitadas, la comunión de modo particular, y dispensador de agua bendita diferenciado del de el gel. Las iglesia fueron las primeras en adaptarse par que sus accesos fueran aptos para todos. Un abrazo

  3. No soy usuario de esa prestación pero me parece más lógico que dejar el asunto en manos de la Divina Providencia…

    • En los templos hay de todo, depende del párroco. Hay algunos que respetan el aforo y, cuando se ocupan los sitios establecidos, ya no entra nadie más, pero hay otros en que parece que lo dejan en las manos que tú dices. Por eso yo, que sí soy «usuaria», habré ido solo una o dos veces desde que empezó la pandemia y siempre a templos que considero seguros. Lo malo es que en estos templos seguros, no coges el virus, pero sí una pulmonía, pues tienen las puertas abiertas y, algunos, las ventanas también, con lo que se convierten en una ventolera. Tengo una amiga de misa diaria que se pone camiseta para ir aquí

  4. Piruja dijo:

    Hola, cuando vi la noticia esta mañana me acorde de ti, me dije, seguro que la pone en el blog:), bueno, pienso que ese dinero lo podían emplear mejor en ayudar a la gente necesitada, según me enseñaron están para eso no?, pero bueno..

    Besos.

    • unjubilado dijo:

      -Piruja- Desgraciadamente la «gente necesitada» suelen ser los obispos, por supuesto no generalizo, pero La reforma del ático de lujo de Rouco Varela cuando se mudó, costó a la Iglesia más de medio millón de euros
      Besos

  5. Genín dijo:

    Y yo que cuando leí «Para el culto» que ponen en la placa, lo leí sin la t, palabra que no me di cuenta, y tuve que releerlo porque no me lo podía creer 🙂
    Salud y abrazo

  6. Magda dijo:

    «Su agua bendita, gracias»
    🙂
    Ahora después de esta innovación toca que las mujeres accedan al sacerdocio y que los sacerdotes se puedan casar, con lo que ya estaremos al día.

    Saludos, Jubi

    • unjubilado dijo:

      -Magda- De momento las mujeres no pueden acceder al sacerdocio, pero todo llegará.
      En cuanto a los hombres hay bastantes casados, esto es debido a que estaban casados antes de hacerse sacerdotes, si eran solteros no pueden casarse.
      Saludos

  7. Magda dijo:

    Seguro que son sacerdotes? Creia que los que entraban casados eran vicarios pero no sacerdotes.
    Feliz miércoles.

  8. Ligia dijo:

    Todo sea porque sigan entrando los fieles… Un abrazo

  9. Qué interesante. Me parece muy buena idea, ojalá todas las Iglesias terminen poniéndolo. Totalmente seguro.
    Un besote, Jubi.

    • unjubilado dijo:

      -Contadora de Libros- La idea es buena, pero seguramente no fructificará. existen muchas personas que no se fían del agua bendita que hay en la entrada para que nos persignemos los fieles, yo soy uno de ellos, me santiguo, pero no toco para nada el agua, ni siquiera antes de la pandemia.
      Un ejemplo, que ignoro si lo conocerás. En La Basílica del Pilar de Zaragoza, existe una roca o columna que nos la vamos «comiendo literalmente a besos», de pequeño si que la besaba o introducía la mano para tocarla y santiguarme, en la actualidad no lo hago, la razón los microbios que pueden existir en la mencionada roca, pese a que del uso está totalmente pulida.
      Para no extenderme excesivamente te dejo con uno de los muchos enlaces existentes La enigmática roca que España lleva siglos comiéndose, literalmente, a besos
      Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *