Difamar en la red no es pecado

BombaSegún el periódico El Mundo, en su artículo titulado El Supremo de California concede inmunidad a los internautas que propaguen difamaciones.

Las personas que usen Internet para divulgar información de otra fuente no serán responsables si el material es considerado difamatorio, según dictaminó el Tribunal Supremo de California (EEUU).

A partir de ahora diremos eso de “difamo, luego existo”, claro que habrá que citar la procedencia.

La imagen ha sido obtenida de un periódico de Honduras, por si acaso cito la procedencia.

¡¡ Hala a difamar, que por eso no nos llevan a la cárcel !!

Etiquetas: , , , ,

Esta entrada fue publicada en Internet. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Difamar en la red no es pecado

  1. luigi dijo:

    ojo, pero que mucho ojo. En este país los únicos que pueden difamar (y por este orden) son:
    1.- La clase política.
    2.- Los programas del corazón.
    3.- Hacienda.
    4.- La Iglesia, sea cristiana, árabe, ortodoxa, judia…

    Todos los demás corremos el riesgo de que nos metan por semejante sitio un purito Habano made in “como duele”…
    Por eso yo sólo lo difamo a los 4 antes citados je,je,je

  2. Susy dijo:

    Por eso precisamente nadie cree lo que se difunde por internet.

    Y no digamos la tv. la radio…los diarios y las revistas de todo tipo.

    Por eso, casi mejor ponerlo todo en duda y atenerse a los resultados que , al fin, son los que cuentan de los antecedentes recorridos hasta llegar a darlos.

    Un beso.

  3. somos dijo:

    se abrió la veda …

  4. Merche dijo:

    Hasta ahora, los que elevaban a la categoría de cátedra el “difama, que algo queda” eran los políticos, alimentados además por su creencia del “que hablen, aunque sea mal”… luego ya se pusieron de moda los paparazzi, y con aficionados pues ya no es lo mismo.

    Pasado mañana nos vemos, verás qué desilusión llevas 🙂

    Un abrazo.

  5. josé r. dijo:

    La nota establece que el que distribuye, de segunda mano, información difamatoria no puede ser demandado, pero el que la publica originalmente, es decir la fuente original, si puede ser demandado. El Internet, como todos los inventos revolucionarios, tiene un lado positivo y uno negativo. Todos los usuarios tenemos la responsabilidad de no difundir información difamatoria, de dudoso origen o si no ha sido confirmada.

  6. unjubilado dijo:

    luigi En mi caso y sabiendo que la fuente original puede estar lanzando una difamación no republicaría la noticia, lo malo es que en muchas ocasiones no se sabe quien tiene la razón y quien no la tiene.
    Saludos

    Susy Al principio cuando empezé con la bitácora me creia casi todo, pero ahora, no me creo casi nada, me gusta mucho “bucear” en la red para poder publicar un artículo serio, pero en alguna ocasión las fuentes se dan de patadas entre ellas y tengo que desistir y si lo hago suelo citar todas las fuentes consultadas, para que un lector mas avispado que yo, pueda separar el grano de la paja
    Besitos

    Somos Publiqué la noticia por curiosa, pero sigo sin admitir que re-difamar sea correcto, siempre y cuando se sepa y ante la duda, en mi caso me abstengo.
    Saludos

    Merche Prefiero no publicar una noticia o no comentarla siempre que haya una duda razonable de que no sea cierta.
    Desilusión? Seguro que va a ser al revés, cuando veas a un viejecito con su gayata, boinica y de andares no muy salerosos.
    Un abrazo, nos vemos mañana.

    josé r. Es cierto y así debe de ser el que originalmente habla mal de algo o de alguien debe de sufrir las consecuencias, pero el que retrasmite la noticia también debería de ser penalizado aunque en un grado muchísimo menor.
    Saludos

  7. Leodegundia dijo:

    Me está pareciendo que cada vez se están relajando más las costumbres y las buenas maneras y se está llegando al todo vale y eso lo único para lo que sirve es para degradar al ser humano, mas de lo que ya está.
    Saludos

  8. unjubilado dijo:

    Leodegundia Como ya he dicho en algún comentario anterior, la fuente original es la que se debe de llevar la mayor parte de la pena, pero no exculpar al que la propaga, aunque fuera mucho menor.
    Saludos

Los comentarios están cerrados.