Atrapado en una jaula imaginaria

La triste historia tras el vídeo del oso «atrapado» en una jaula imaginaria tras 20 años en un zoo.

Texto
Pulsar en la imagen para ver al oso en acción.

Estos días circula por las redes sociales un emotivo vídeo de un oso dando vueltas en círculos. Su nombre es Ina, y su historia empieza en el zoo donde ha vivido los últimos 20 años. A pesar de la buena noticia de su liberación, los responsables del santuario donde ha sido trasladado aseguran que, en su cabeza, sigue ‘atrapado’ en una jaula imaginaria.

Ina ha vivido durante 20 años en un espacio muy reducido junto con su hermana, una osa llamada Anca. En el zoológico de Piatra Neamț, en Rumanía, tan solo contaban con una guarida, con una piscina y con una jaula más pequeña de lo que requiere un oso. Por tanto, durante dos décadas el animal no solo no ha contado con un entorno que le permitiera desarrollarse, sino que además lo ha tenido que compartir.

La historia la ha contado el santuario de osos Zarnesti, donde Ina ha sido trasladado después de numerosas denuncias de la Asociación «Millones de Amigos», que finalmente ha contado con el apoyo de la Guardia Nacional Ambiental.

Ahora cuenta con árboles, su propia piscina y su propia guarida para resguardarse, pero probablemente le llevará un largo periodo de tiempo recuperarse.

Esta entrada ha sido publicada en Anotaciones y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Atrapado en una jaula imaginaria

  1. ester dijo:

    Lo he visto en algún documental, cuando liberan animales que han estado encerrados aunque sea para cuidarlos, luego no saben ser libres, no saben buscar comida ni defenderse. Les ocurre a muchos con la nueva norma de cerrar zoológicos por decisión de los animalistas. Abrazos

    • unjubilado dijo:

      -ester- Los animales salvajes que han estado un tiempo grande en cautividad, luego son incapaces de vivir por ellos mismos y les tienen que preparar para soltarlos libremente ya que no saben hacen nada de nada, ni cazar, ni encontrar un refugio, ni unirse con otros de su especie, es muy difícil adaptarlos a una vida silvestre.
      Un abrazo

  2. Susana dijo:

    Pobre, y echará de menos a su hermana. Un beso

  3. No hay nada más horrendo para un animal que, además de ser atracción zoológica, se lo mantenga en condiciones denigrantes, incompatibles con sus necesidades de espacio y convivencia. Los animales, como los seres humanos, padecen también traumas de gran calado derivadas de una cautividad malsana.

    • unjubilado dijo:

      -Una mirada…- Muchas personas quieren una mascota, perro, gato, loro… en ocasiones no las pueden tener en casa, pero quieren exhibirlas para que las vean otros individuos, osos, delfines, elefantes, leones…
      No saben el flaco favor que les hacen, es meterlas en una cárcel de por vida, por mucho espacio que tengan disponible.

  4. Cuando te quejas de las condiciones en que viven los animales en cautividad, siempre hay alguien que te contesta que, si los soltaran en su medio natural, no sobrevirían.

    • unjubilado dijo:

      -Senior citizen- Suponiendo que lo hagan por supervivencia de la especie, deberían de acondicionarlos en espacios más amplios para que pudieran moverse con cierta libertad e incluso reproducirse.

    • En realidad, la cautividad no anula el instinto natural de los animales, aunque el miedo y otros factores lo adormezcan. Por eso, porque el instinto resiste, se les pone en libertad poco a poco, alejándolos paulatinamente del refugio en el que les tratan las secuelas. Al principio, los animales regresan pero, a fuerza de repetir el mismo método, se consigue que se queden en el medio que les corresponde y se abastezcan por sí mismos. Y lo de menos es que vivan más o menos en ese mundo libre que les escamotearon sino que gocen de libertad.

  5. Tawaki dijo:

    Imagino que le llevará tiempo pero que al final conseguirá adaptarse a su nuevo hábitat. Es solo un recordatorio más de lo crueles que somos los seres humanos con los animales.

    • unjubilado dijo:

      -Tawaki- En ocasiones se han visto animales salvajes en los circos que realmente daba pena verlos. Elefantes atados con una cadena a una pata sin poderse desplazar ni un metro, leones, tigres y similares en ridículas jaulas donde no podían ni moverse…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *