Paseando al perro

No tengo muy claro quien pasea a quien, si el niño al perro o el perro al niño.

Esta entrada fue publicada en Historietas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Paseando al perro

  1. trimbolera dijo:

    Ay, que cosina más tiernaaaaa !!!!

  2. Un par de criaturas que hacen aflorar la sensibilidad. El que dirige, el perro, sin duda; pero con disimulo, 😉

  3. Jesús dijo:

    Lo pasea el niño, pero date cuenta que el perro lo está cuidando, que pacientemente espera a que se canse del descubrimiento del charco. Genial.

  4. Ester dijo:

    Muy tierno, me ha encantado disfrutarlo. Abrazos

  5. Delicioso. ¡Cuánta fascinación tiene meter los pies en los charcos cuando se es pequeño! Luego, de mayores, solemos arrepentirnos más. Saludos cordiales.

  6. Genín dijo:

    jajaja ¡Una delicia!
    Queda patente una vez mas la nobleza de los perros con los niños.
    Salud

  7. Leodegundia dijo:

    Buenísimo, hacen una pareja genial, el perro que cuida al niño y no deja de estar atento al que está filmando y el niño que descubre ese charco maravilloso para meter los pies una y otra vez. ¿Que tendrán los charcos que tanto atraen a los niños?

  8. unjubilado dijo:

    A todos En esta ocasión no sabría contestar de manera individual, pero este vídeo ha salido a la luz ya que el otro día viniendo de ver a mi madre, me pasó algo parecido, solamente que en lugar de perro era la madre la que llevaba al niño y como había llovido, existían pequeños charcos en las aceras y el niñito tirando de la madre se acercaba a ellos y se ponía a saltar.
    La madre una mujer muy joven le dejaba hacer y de vez en cuando sacaba al niño, hasta el próximo charco. Lo vi en un par de ocasiones y a la tercera, no pude más y me atreví a la vez que el pequeñajo saltaba a comentarle a la madre, se lo pasa de maravilla.
    Momentáneamente cortada, quizá por mi descaro o por justificarse de lo que el niño hacía se me sinceró y dijo «Cuando llegue a casa lo tengo que cambiar de pies a cabeza, ya que en el primer charco -el más profundo- cuando no lo llevaba de la mano se ha puesto a saltar hasta que lo he sacado, así que ahora ya me da igual»
    Por lo que me pregunto lo mismo que Leodegundia ¿Que tendrán los charcos que tanto atraen a los niños?
    Saludos y abrazos para todos y cada uno.

  9. kARINA dijo:

    Hola, ese vídeo maravilloso, que creo abarca muchas cosas, una lección importante de felicidad…ha caído en mis manos a través de whatsapp. Lo he querido compartir con mis amigos de Facebook, y me vino un mensaje diciendo que he violado los derechos de autor… 🙁
    Entonces me puse a buscar y lo encuentro en esa página pero no me deja verlo, lo pusieron como privado…que pena…
    Tanta porquería que hay en internet y cuando hay algo tan tierno y tan lindo…no lo quieren compartir…
    En fin …tendrán sus motivos
    Abrazos! Y que sigamos saltando nuestros «charcos» cada día, aunque parezca que no hay tiempo de nada…siempre hay un ratito para parar y ser feliz!

  10. unjubilado dijo:

    kARINA Si no lo hubieras dicho, no me habría enterado, no creo que este vídeo hiciera mal a nadie, además de ser gracioso, era el clásico niño que ve un charco y se pone a patalear encima de el, dejando momentáneamente a su mascota, más grande que el propio niño, sin la sujeción de la correa.
    Gracias por la visita y el comentario.
    Un abrazo

Los comentarios están cerrados.