Quiero volver a confiar

CariciasFui educado con principios morales comunes: Cuando era niño, madres, padres, profesores, abuelos, tíos, vecinos eran autoridades dignas de respeto y consideración.

Confiábamos en los adultos porque todos eran padres, madres o familiares de todos los chicos del barrio, de la ciudad… Teníamos miedo apenas de lo oscuro, de los sapos, de películas de terror…

Hoy tengo una tristeza infinita por todo lo que hemos perdido.


Por todo lo que mis nietos un día temerán. Por el miedo en la mirada de los niños, jóvenes, viejos y adultos.
Enfado
Derechos humanos para criminales, deberes ilimitados para ciudadanos honestos. Pagar las deudas es ser tonto.. amnistía para los estafadores… No tomar ventaja es ser necio.

¿Qué paso con nosotros? Profesores maltratados en las aulas, comerciantes amenazados por traficantes, rejas en nuestras ventanas y puertas.

¿Qué valores son éstos?

Coches que valen más que abrazos, Hijos queriendo regalos por pasar de curso. Móviles en las mochilas de los recién salidos de los pañales.

¿Qué vas a querer a cambio de un abrazo?

Más vale un Armani que un diploma. Más vale una pantalla gigante que una conversación. Más vale un caro maquillaje que un helado. Más vale parecer que ser…

¿Que paso que todo desapareció o se hizo ridículo?
Rejas
Quiero sacar las rejas de mi ventana para tocas las flores!!

Quiero sentarme en la vereda y tener la puerta abierta en las noches de verano.

Quiero la honestidad. Quiero la rectitud de carácter, como motivo de orgullo, la cara limpia y la mirada a los ojos. Quiero la esperanza, quiero la vergüenza, la solidaridad, la alegría.

Quiero callarle la boca a quien dice: “a nivel de”, al hablar de una persona. Y viva el retorno de la verdadera vida, simple como la lluvia, limpia. Abajo el “TENER”, como un cielo de abril, leve como la brisa viva el SER” de la mañana! Y definitivamente común, como yo.

Adoro mi mundo simple y común. Tener el amor, la caridad, la solidaridad como base. La indignación delante de la falta de ética, de moral, de respeto…
Ofrenda
Vamos a volver a ser “gente”? Construir un mundo mejor, más justo, donde las personas respeten a las personas.

¿Utopía? No… …si? ¿Quién sabe?… Hagamos el intento… Empecemos a contaminar pasando este mensaje.

Recibido por correo.

Tags: , ,

Esta entrada fue publicada en Amor y amistad. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Quiero volver a confiar

  1. Notoy dijo:

    Mada como un abrazo, un beso, una sonrisa…

  2. Ligia dijo:

    Todos tenemos que poner nuestro granito de arena, para dejar un mundo mejor a los que se quedarán. Un abrazo

  3. CARINA dijo:

    se puede seguir peleando por las utopias,por querer lo que uno hace.. mientras tengamos ganas se puede jubi…
    un cariño
    CARINA

  4. ¿Queríamos democracia? Ya la tenemos, para lo bueno y para lo malo.

    Saludos.

  5. Rosa dijo:

    Tienes mucha razón en tus palabras, pero en el fondo creo que más gente de la que imaginamos piensa así, o por lo menos eso deseo!!! Yo también pienso que tenemos que ir dejando nuestro granito de arena.

  6. Cuánta razón, empezemos a contaminar para que poco a poco volvamos a confiar sobre todo por los que siguen nuestros pasos.

  7. Toupeiro dijo:

    Hemos cambiado demasiado a una velocidad vertiginosa. Tenemos que buscar un punto intermedio, pues los extremos no son los más afortunados.

  8. «¿Qué vas a querer a cambio de un abrazo?»

    menos mal que los nuestros son gratis!! 🙂

  9. Chela dijo:

    Siempre pasamos de un extremo a otro.
    Incluso en el mundo infantil de los juguetes, ayer recordaba yo con un camarero peruano (que al parecer vivió los mismos juegos) el juego del «veo, veo», que decía que jugaba cuando iba caminando a la escuela porque la distancia era larga y así se distraían.
    Yo también jugaba a eso, a contar cuentos, a saltar, a correr, al corro, a cantar… Juegos baratos en los que poníamos la voz, las piernas, ¡la imaginación!…
    Y ahora como dice el post, los peques ya llevan el móvil en la mochila.
    Atroz consumismo y siempre con el temor de ser asaltados o agredidos. ¿Vale la pena querer tener tanto, materialmente, si nos hemos quedado desprovistos de valores y de humanidad?

    Busquemos el equilibrio, y sobre todo lo humano, lo cálido…

    Un beso, por ejemplo, de una amiga a un amigo.

Los comentarios están cerrados.