Tiendas de raya

No, no me estoy refiriendo a las tiendas que tienen un toldo de esos de rayas de colores, es algo distinto, una tienda de raya, era un establecimiento de crédito para el abasto básico, ubicada junto a las fábricas o haciendas y donde los obreros o campesinos eran obligados a realizar sus compras.

Tienda de raya

Y se llamaban de raya debido a que la gran mayoría de los trabajadores eran analfabetos y en el libro de registro de pago de nómina ponían una raya en lugar de su firma.

Quienes eran dueños de las haciendas eran también los dueños de las tiendas, por lo que éstas se ubicaban dentro de sus terrenos. Por medio de vales, los peones solicitaban productos, se les anotaba en un libro el monto que el patrón establecía y después se les descontaba de su salario.

Aunque se pudiera pensar que esto resultaba como un medio seguro de obtener materiales y alimentos, la realidad es que no lo fue; ya que se cometían ciertos abusos.

Los precios de las tiendas eran altísimos; la mayoría de los peones eran analfabetos y los encargados de la tienda de raya les anotaban cantidades extras, que los trabajadores firmaban con una raya.

Estas deudas esclavizaban a los peones. Si intentaban huir, el patrón tenía el derecho de hacerlos traer a la fuerza, a golpes o con la policía. Incluso ni la muerte resultaba una opción para escapar de la deuda, pues se transmitía a la familia del peón.

Créditos : México desconocido,
Evaluación del desempeño y Sistemas de compensación.

Esta entrada ha sido publicada en Anotaciones y etiquetada como , , , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Tiendas de raya

  1. Ester dijo:

    En el móvil he leído “tres en raya” al empezar a leer tu texto me he dado cuenta del error, nunca he oído hablar de esas tiendas, ni de esos modos de abasto, si sé que había libretas donde se apuntaba lo que se compraba y lo pagana cuando cobraban, pero eran tiendas de alimentación donde todos hacían la compra, con o sin libreta. Está visto que estafadores los ha habido siempre, y que no saber leer es un peligro. Un abrazo

    • unjubilado dijo:

      -Ester- El móvil tiene letras pequeñas, no se pueden o por lo menos yo no soy capaz de manejarme con un par de pestañas abiertas, mientras que con el ordenador puedo tener 8, 10, 12, pudiendo pasarme de unas a otras simplemente moviéndome con el ratón….
      Con respecto a las tiendas de raya existen en la actualidad con otros nombres, o mejor dicho sin nombre, los temporeros ilegales que los tienen en sitios insalubres, las mujeres que las traen engañadas como azafatas y terminan en un prostíbulo…
      Un abrazo

  2. Queda claro que era una forma de esclavitud, pues el trabajador en deuda ya no podía irse a otro trabajo donde lo trataran mejor.

    • unjubilado dijo:

      -Senior citizen- Efectivamente así es, pero con el agravante de que la “herencia” se pasaba de padres a hijos y no se terminó, al menos en teoría, hasta principios del siglo XX, cuando se inició la revolución mexicana en noviembre de 1910.

  3. Eso tiene un nombre; Trata de personas. Son exactamente los mismos manejos entonces y ahora.

  4. bisílaba dijo:

    Opino exactamente como Senior Citizen. “Trabajadores” u “obreros” son meros eufemismos, pues eso era, en realidad, una forma de esclavitud.
    Abrazo!

  5. Susana dijo:

    Parece mentira la maldad que existe. Un beso

  6. Sabius dijo:

    Como han apuntado otros blogueros esto es una forma de esclavitud. Llamativo que ni con la muerte del peón se saldara la deuda al pasar ésta a sus herederos. Precisamente estoy leyendo el interesante libro “Revolución” de Pérez-Reverte cuyo inicio coincide con el gobierno del tal Porfirio Díaz. Por lo que no me sorprende nada. Un abrazo.

    • unjubilado dijo:

      -Sabius- Esto es, era, una esclavitud total, aunque de manera más sutil, sigue existiendo incluso en España, inmigrantes, temporeros, mujeres engañadas “trabajando” en prostíbulos…
      Abrazo

  7. Tawaki dijo:

    Terrible. Ahora nos esclavizan de otra forma, obligándonos a comprar productos de baja calidad y alto precio como los móviles. El caso es no liberarse nunca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *