Olla a presión

Todos conocemos la olla a presión, también llamada olla exprés, olla pitadora u olla rápida, es un recipiente hermético para cocinar que puede alcanzar presiones más altas que la atmosférica.

Pero sabemos ¿quién la inventó? ¿Noooo?, pues vamos a ello.

Denis PapinLa primera olla a presión la presentó el físico francés Denis Papin (Imagen de la izquierda) en 1679, esta “olla” que él creó la llamó el “digestor a vapor” utilizaba la presión de vapor para incrementar el punto de ebullición del agua y como resultado cocinaba más rápido.

Durante tres años, había estado el físico francés trabajando y probando las virtudes de su olla, decía que la carne de vaca más vieja y más dura cocida en su olla podía convertirse en carne tan tierna y sabrosa como la de la ternera más selecta.

Primera olla a presión

Papin presentó su invento en la Royal Society de Londres en el año 1681, pero la novedad no prosperó y quedó como un estudio científico más. Sin embargo, le sirvió para ser admitido como miembro de esta prestigiosa sociedad científica.

Sin embargo, y a pesar de tan estupendos principios, esta primera olla a presión fracasó. Además, algunos de los que adquirieron el novedoso artilugio vieron sus comidas estampadas en el techo o estrelladas contra la pared de la cocina por haber fallado la válvula, todavía sin perfeccionar. Hubo algún que otro accidente que alarmó naturalmente a la población y la olla de Papin pasó al olvido.

No fue hasta el siglo XX cuando se hizo realidad el invento y comenzaron a fabricarse ollas a presión. Habría que esperar hasta 1919 para que se concediese la primera patente de lo que se denominó olla exprés, al zaragozano José Alix Martínez. A partir de ahí se fueron perfeccionando siendo cada vez más rápidas y seguras.

Olla a presión

A partir de 1978 las ollas a presión se hacen cada vez más completas y rápidas, perfeccionando los mecanismos de cierre y de seguridad, inicialmente el hermetismo del cierre se hacía con una pieza de cartón que el uso de la olla acababa por consolidar hasta proporcionar características de presión cercanas a las dos atmósferas y media en su interior, proporcionando así una mayor presión y una cocción más rápida, en la actualidad son de goma, caucho blanco, plástico…

Lo que más ha evolucionado es la válvula. La producción de Bellvis se circunscribe a Aragón y Cataluña, sus ventas se resienten cuando en 1965 entran en el mercado otros modelos españoles. Bellvis crea la empresa CBC (de su fundador Camilo Bellvis Calatayud) en 1915 y se dedica a la producción de válvulas de cierre y precisión.

Fuentes consultadas : Clickmica, Wikipedia, Curiosfera.

Esta entrada ha sido publicada en Curiosidades y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Olla a presión

  1. ester dijo:

    Muy detallada entrada, hace unos días hablábamos de la olla y de estos personajes, yo les debo mucho porque me encanta y aunque la utilizo para todo. Un abrazo

    • unjubilado dijo:

      -ester- Hace unos días, en una de tus entradas, me diste la idea de buscar información y publicar esta entrada.
      En la actualidad, las ollas rápidas las utilizamos todos, incluso en ocasiones por lo menos al principio sin presión, para más adelante ponerle la tapa y cocer lo que hayamos preparado de manera más rápida posible.
      Un abrazo

  2. Susana dijo:

    Un invento muy útil. Un beso

  3. Las «magefesas» de siempre, vamos, que alguna, como las de Papin, terminaron con la tapa incrustada en el techo y las verduras ornamentando baldosines, paredes y suelos de las cocinas. Accidentes aparte, supusieron una revolución en los tiempos de cocción de muchos alimentos, así que es justo que el señor Alix tenga su puesto entre quienes crearon elementos del hogar que facilitaban las tareas pesadas a las sufridísimas amas de casa de hace nada y de quienes, hombres o mujeres actuales, nos toca bregar con las cosillas domésticas.

    • unjubilado dijo:

      -Una mirada…- Todavía tengo el recuerdo de lo que le pasó a una vecina hace muchos años, cuando se empezaron a popularizar, gracias a que en ese momento no se encontraba en la cocina, si hubiera estado como mínimo hubiera tenido quemaduras por todo el cuerpo, estaba la tapa en el suelo, había dejado una marca en el techo, y la legumbre distribuida a lo largo y ancho del suelo, paredes y techo incluidas. Hoy en día, también puede explotar, pero siguiendo unas mínimas normas de seguridad es prácticamente imposible que ello ocurra.

  4. Sara O. Durán dijo:

    ¡Oh, Muchos años desde su invención! Es demasiado útil. Es toda una protagonista. Y seguirá siéndolo por todos los siglos de los siglos…
    Abrazos.

  5. En mi familia no la hemos usado nunca y, por lo que me han dicho, hay guisos que salen mejor si se hacen más despacio.

  6. Laura.M dijo:

    Menudo artilugio. Imprescindible hoy. No muchas pero siguen explotando Emilio. A mi cuñada el año pasado le pringó bien la cocina.
    Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.