Llave maestra

Una prisión cambia 600 cerraduras después de que el becario compartiera por WhatsApp una foto de la llave maestra

Llave maestraTodos queremos causar una buena impresión al comenzar un nuevo trabajo, ¿No es cierto? Desafortunadamente, un becario que realizaba sus prácticas para personal de prisiones en Alemania hizo exactamente lo contrario, cuando envió fotos de las llaves de la institución a sus amigos en WhatsApp.

El joven, que trabajaba (en tiempo pasado) en la prisión JVA Heidering en la región metropolitana de Berlín-Brandeburgo, supuestamente se tomó fotos dentro de la prisión y se las envió a sus amigos. En una de ellas se le muestra sosteniendo la llave más importante de todas, la llave maestra que cierra todas las puertas de las celdas y los pasillos. Según los medios, el aprendiz, solo quería presumir de lo bueno que era en su nuevo trabajo.

Claramente, no se dio cuenta de las implicaciones de su comportamiento descuidado, es decir, la llave maestra podría reproducirse fácilmente por especialistas a partir de una sola foto. Si esto sucediera y las réplicas de la llave se introdujeran de contrabando, podría haber provocado una fuga masiva de la prisión, que actualmente alberga a 657 reclusos.

Algo que para nada fue barato, no solo porque se necesitaron comprar nuevas cerraduras y llaves, sino que tuvieron que utilizar 20 miembros del personal penitenciario trabajando toda la noche para dejar la nueva configuración de seguridad terminada lo antes posible, sin mencionar el coste de tener que destruir las cerraduras antiguas.

Aunque no ha habido una estimación oficial sobre el desembolso, los expertos estiman que a la prisión le habría costado 50.000 euros la broma, por supuesto «Al becario se le prohibió el acceso a la prisión con efecto inmediato y dieron por concluido su periodo de aprendizaje».

Fuente : Circuito Global

Esta entrada ha sido publicada en Anotaciones y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Llave maestra

  1. Ester dijo:

    Y entonces se afilió a un partido y llego al congreso. Abrazos

  2. Con esto de los móviles, nos podemos meter en muchos líos…

  3. Pues menos mal que no le hicieron pagar de su bolsillo las nuevas llaves y sus cerraduras… Vale que fuera un becario pero tan simplón…

  4. Susana dijo:

    Menuda metedura de pata. Un beso

  5. Jenofonte dijo:

    Siempre ha habido gente que actúa irreflexivamente, pero actualmente, cuando la gente que no piensa, que no reflexiona antes de actuar, tiene en sus manos un artefacto que no solo es capaz de tomar fotografías sino que además puede publicarlas y ponerlas a disposición de todo el mundo (en sentido literal), la cosa se complica.
    Se ve como tantos publican fotos de sus familias, de sus casas, incluso de sus pecados y debilidades, poniendo a disposición de cualquier malvado los medios de aprovecharse. Así es que uno que publica las fotos de las llaves de la prisión no debiera causar asombro, sino más bien lástima, porque demuestra que el llamado «homo sapiens» es con mucha frecuencia muy poco «sapiens».

    • unjubilado dijo:

      -Jenofonte- Desafortunadamente hoy en día nos encontramos con selfies , con verdaderas barbaridades en segundo plano, que ni se nos había pasado por la cabeza que pudiera salir en al foto. Una esvástica, un consolador, un novio que decimos que le aborrecemos, una mascota peligrosa inlcuso para su propietario…

      • Jenofonte dijo:

        Yo jamás me he tomado una selfie, soy incapaz de hacerlo, pero no sabría explicar la razón. Claro que hay gente que lo hace por distintos motivos, para compartir su imagen con sus seres queridos o sus amigos, otros para alardear de algo y muchos sin un propósito definido, solo como una actividad compulsiva. También hay selfies estúpidas, como las de los delincuentes que se toman una selfie con su botín…

        • unjubilado dijo:

          -Jenofonte- En tiempos, de joven, cuando tenía una cámara analógica con temporizador me hacía alguna que otra foto, en ocasiones para poder estar con el grupito de amigos en otras para que se viera que había estado en ese lugar. Al principio apoyaba la cámara en un muro, una mesa, un objeto elevado, más adelante me compré un trípode sencillo que todavía conservo y de vez en cuando sigo utilizando, no para hacerme fotos, para que no se mueva la cámara al hacer la foto con muy poca luz.

  6. Tawaki dijo:

    Todos hemos cometido errores en nuestra vida, pero esto se lleva la palma de la estupidez. Tener la tecnología tan a mano es un peligro y cada vez tenemos más muestras de ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *