Leyenda del moro enamorado (Mallorca)

La cartuja de Valldemosa

Esta leyenda es una historia preciosa que ha recibido varios nombres, como La Vall d’en Musa o el Moro Muza, pero sin duda por el nombre que es más conocida es como “La Leyenda del Moro Enamorado”.

El origen de esta leyenda es claramente Mallorquín, y es que es en este lugar de la isla Valldemossa donde nació esta leyenda. Una leyenda que una vez más liga el pasado de los baleares con los musulmanes. Y es que fueron muchos siglos de ocupación musulmana que dieron lugar a leyendas e historias como esta que os he llevado hoy, o como la leyenda de la Cova d’en Xoroi.

A la vez también se trata de una historia de piratería, y es que a menudo se ha relacionado también Baleares con el asedio constante que sufrieron durante muchos años por parte de los piratas que querían saquear y controlar aquellos lugares.

Es sin duda, una leyenda que no ha dejado indiferente a nadie y que se ha transmitido a lo largo de los siglos hasta llegar a nuestros días. Una bonita historia para explicar el nombre de un hermoso lugar Valldemossa.

Voy con ella : Había un gran señor musulmán que tenia un valle maravilloso que, al llegar los meses de enero y febrero, se llenaban de flores blancas y rosadas que lo perfumaban todo.

Este moro era un hombre joven, alto y delgado, y con una barba tan negra y suave que parecía un cielo de noche lleno de estrellas. Se había hecho construir un palacio maravilloso, lleno de fuentes, jardines, mármoles y riquezas. Cofres de oro llenos de piedras preciosas, alfombras y cortinas de todos los colores de l’arc de Sant Martí… Esclavos de todas las razas hacían de criados, de músicos y de bailarines. Pero la joya que más quería de todas, la que más llenaba de orgullo a este moro, que se llamaba Mussa, era una cautiva cristiana, una joven de cabellos dorados y ojos azules, de la cual estaba locamente enamorado. También ella le correspondía con su amor, haciéndolo feliz con sus caricias y risa fresca.

A Mussa le gustaba dar largas caminatas por sus dominios, se entrenaba diariamente con el uso de las armas, nadaba bajo agua con una resistencia que ponía la piel de gallina, y ni un solo día dejaba de cabalgar horas y horas montando a “Hijo del desierto”, su caballo. Aquella tarde como era habitual, había salido a dar un paseo a caballo, y como siempre, se había parado a admirar la puesta de sol, una orgía de colores se mezclaban en el cielo: azules, verdes, rojos… Sí, rojos eran los rayos de sol que caían encima de su palacio, demasiado rojos…

A Mussa esto le pareció un mal presagio y, espoleando a su caballo, empezó a correr como un loco. Un mal pensamiento le perseguía. Al llegar, entró en el jardín subiendo los escalones de tres en tres, ella siempre le esperaba en el balcón, pero esta vez no estaba, como tampoco sus esclavas Aixa y Fátima, ni Alí, el eunuco que siempre la defendía. Los perros habían enmudecido, todo estaba en silencio, un silencio que daba miedo.

Entró en la casa y el espectáculo era aterrador. Todo estaba lleno de sangre. Peor todavía, encontró las habitaciones con los cadáveres de los guardias y de sus servidores, los perros habían sido degollados. Habían desaparecido los cofres de oro y las joyas. Había desaparecido todo.

Pensó que solo podían haber sido los piratas que siempre dejaban su sello de salvajes. Se habían aprovechado de su ausencia para atacar y saquear su palacio. Subió a la torre más alta y, según dicen, sus gritos de dolor eran tan fuertes que podían oírse a lo largo de todo el valle. Miró al mar, y vio una galera y tres botes de remos que se le iban acercando. Reconoció la embarcación: era la galera de Lusuf Jalid, terrible pirata que dominaba las costas del Mediterráneo. Hacia tiempo que había jurado vengarse de Mussa por una derrota que no podía olvidar. Tiempo atrás habían hecho una apuesta sobre cual de los dos caballos que tenían era el mejor. Y “Hijo del desierto”, el caballo de Mussa, ganó a “Hijo de Omar”, que era el caballo de Lusuf Jalid. Para poder rescatar a su enamorada, Mussa, corrió al galope hacia la playa y allí vio como la galera se alejaba mar adentro.

Mussa, se puso a pensar el castigo que podría dar al pirata, pero lo dejó para cuando llegara la ocasión. Sin pensarlo más se tiró de cabeza al agua y comenzó a nadar con brazadas largas y seguras. El pirata empezó a temblar cuando lo descubrió, porque conocía muy bien a Mussa, y sabía que sus venganzas eran terribles. Cuando ya estaba cerca de la galera, Lusuf, dio orden a sus hombres que dispararan flechas a Mussa, que de pronto, desapareció bajo el agua. Los piratas le creyeron muerto, pensando que lo habían herido, se pusieron a gritar de alegría. Pero un grito de sorpresa salió de todas las gargantas. Sobre la cubierta de un bote, había subido Mussa, escurriendo agua, con la mirada feroz y un puñal en la mano derecha. Entonces, Mussa, de un salto felino, se lanza encima del pirata y le clava el puñal en el corazón. Los otros piratas cuando vieron aquello, se arrodillaron para pedirle perdón y rogar que los tomaran por esclavos.

La aparición de su enamorada sana y salva, acompañada de su fiel eunuco Alí, le hizo olvidar todos sus proyectos de venganza que, una vez muerto el pirata, ya no tenían fundamento. Y dio orden de orientar la nave hacia la playa para retornar a palacio.

Y en el mismo lugar donde había estado el palacio, aquel palacio maravilloso, la seguridad de un castillo, dominó todo el valle. Y fue este valle el que la gente llamaba “Vall d’en Mussa”, ”Valldemosa”, y que a acabado con el “Valldemossa” de ahora. Y se dice que aquel castillo del moro se convirtió en la actual Cartoixa.

Fuente : Paraíso Balear

Esta entrada ha sido publicada en Leyendas y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

26 respuestas a Leyenda del moro enamorado (Mallorca)

  1. Ligia dijo:

    Si te digo yo que me gustan las historias con final feliz… Otro día pondrás la leyenda de la Cova d’en Xoroi, que la fui a visitar el año pasado cuando estuvimos en Menorca, pero creo que esa no tiene un final tan feliz… o por lo menos la que me contaron a mí. Abrazos

    • unjubilado dijo:

      Ligia He leído también la leyenda de la Cova d’en Xoroi, y efectivamente no tiene un final excesivamente feliz, lo que ocurre es que me estoy decantando más por Mallorca ¿Porqué será?
      Abrazos

  2. Ester dijo:

    Una leyenda, que me guardo, para contar a los peques estas navidades, tomando un chocolate al lado de la chimenea. Los finales felices me gustan. Un abrazo

  3. Jesus dijo:

    Empecé a leerla pensando en otra historia que se repite por toda España con diferentes personajes, pero no, ésta no la conocía, muy curiosa. Si hubiese nacido ahora habría sido olímpico.

  4. Frajayo dijo:

    Los árabes con que delicadeza se expresan,
    así ocurre con esta historia del moro Muza,
    hay otro tipo de lenguajes que estresan
    cuando hablan de tal o cual escaramuza.

    • unjubilado dijo:

      Frajayo Todos tratamos de expresarnos lo mejor posible cuando queremos conseguir algo.
      Y no digamos nada de los políticos, que con una delicadeza enorme cuando les interesa no dicen que si, tampoco que no, ni siquiera todo lo contrario, esto se está viendo muy claro ahora en campaña preelectoral.

  5. Anda, qué curioso. Y menos mal que ella no muere al final, ya me tenías sufriendo, que soy muy peliculera, jajaja.
    No sabía que el nombre del palacio venía de esa leyenda. Me gustaría saber si las leyendas tuvieron una base real…
    Muy buena historia 🙂
    Besos

    • unjubilado dijo:

      Crónicas de una española en Viena Normalmente las leyendas suelen tener una base real, pero la imaginación popular y el boca a boca las va desvirtuando. La leyenda se desarrolla habitualmente en un lugar y un tiempo preciso y real, aunque pueden aparecer en ellas elementos ficticios, hadas, sirenas…
      Yo tengo publicadas 43 leyendas, se encuentran todas agrupadas en la categoría de “Leyendas”
      Besos

  6. Genín dijo:

    Una leyenda bien sangrienta… 🙁
    Salud

  7. trimbolera dijo:

    El final feliz, inesperado, me ha gustado mucho. No la conocía. Gracias.

  8. Me encantan las leyendas. Mucha acción y aunque también son algo sangrientas… que también puede ser que cada quien le va agregando algo al ir divulgándola y entonces se hacen las versiones más magnificadas en todos sentidos.
    Qué bien suena Valldemossa. Gracias por divulgarla.
    Un abrazo.

    • unjubilado dijo:

      Sara O. Durán Me imagino que todos al ir pasando el relato de boca en boca le fueron añadiendo un muerto más, esclavos, o mascotas y así magnificaron la historia.
      Un abrazo

  9. Calandra dijo:

    Anda que este moro podía ir a las olimpiadas y ganaría todas las medallas de natación. Que fácil es en las leyendas que todo termine felizmente.

    • unjubilado dijo:

      Calandra Yo creo que fue el primero que se empezó a dopar para conseguir algo que sin esa ayuda no hubiera conseguido. Y ahora hasta a los rusos se les acusa de dopaje.

  10. ¿En enero y febrero flores blancas y rosadas? Seguro que eran almendros.

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen Algo así había pensado, pero buscando información no he sido capaz de asegurar que existan o haya habido almendros, trataré de enterarme in situ.
      Lo que si he encontrado es que en Valldemosa, hubo ilustres huéspedes entre los que figuran Chopin y George Sand, y en la Cartuja pasaron temporadas personajes de la talla de Rubén Darío, Jorge Luis Borges, Jovellanos, Santiago Rusiñol y otros muchos.
      Hoy en día residen en Valldemosa pintores de renombre.

  11. Tawaki dijo:

    Yo creo que se merece una película de Hollywood. O más bien una trilogía, que ahora están de moda.

Los comentarios están cerrados.