Emotiva carta de una abuela

Fotos antiguas de Santa OlallaFotos antiguas de Santa Olalla

DICEN QUE CON FRANCO SE ESTABA MEJOR…. Y yo tengo la explicación: ANTAÑO, con Franco, millones de mujeres no se iban (sin su marido), ni de fiesta, ni de copas, ni de viaje, ni a la playa, ni a conciertos, ni al cine, ni de paseo, ni gimnasios, ni esteticien, ni al fútbol, ni de acampada…. Se vestían con faldas muy largas, con medias todo el año, sin enseñar piernas, sin enseñar brazos, sin enseñar escote ni espalda… Sin tatuajes, sin piercings, sin cabellos tintados, sin maquillaje, sin depilación.

La mujer era usada (por el varón) para el sexo y era una buena chacha para la casa.. si protestaba su marido, le plantaba una bofetada para «enderezarla». No podía fumar, ni comprar pisos, ni conducir, ni divorciarse, ni ducharse todos los días, ni arreglarse demasiado, ni protestar ni decidir a quién votar o cuando y como fornicar.. sólo parir y parir aunque costará la vida. Se vivía en negro cuando fallecía un familiar y sólo de blanco (casada) si te «quería» un hombre y para toda la vida. Eras insultada si hablabas con amigos varones(puta) si no hablabas con varones(fea y solterona). Tus juguetes eran las muñecas, la fregona, la caja de costura … y tú obligación, aprender a cocinar, a limpiar, a criar niño@s, rezar el rosario y complacer al marido día y noche.

Ni pelota, ni videojuegos, ni bicicletas, ni patinetes….eso era de chicos(rosa para ti y azul para él). Todos los domingos a misa, las fiestas a misa, la semana santa a misa, en Navidad a misa y también al fallecer.. a misa, ataud y entierro (incineración ni pensarlo) porque para ser una buena mujer católica, tenías que ser «devorada» por los gusanos. En invierno mantita o brasero (nada de calefacción) y en verano el abanico (sin aire acondicionado). Se comía mucho arroz, mucha patata, mucho pringue, mucho chopped, y mucho pan con aceite, ajo y sal, porque las pizzas, jamón serrano, salmón, ternera, gambas o comer fuera del hogar, era cosa de ricos. Podría seguir así durante horas pero PA QUÉ.

Es muy fácil disimular «demencia senil» con un móvil último modelo, con un coche en la puerta, con un televisor de 30 pulgadas, con un armario repleto de ropa, con la nevera llena y la casa caliente, con una visa en la cartera y enchufado a Internet. Con poder decidir quién te quiere, como vestir, quienes son tus amigos y gritar no es no cuando te de la gana; ir a la verbena, a la playa, al bar y mirar la hora y ver que son más de las 10 de la noche y aún no te han obligado a volver a casa.

Es muy fácil hablar y vitorear tiempos pasados, desde la ignorancia, la hipocresía o la mentira qué alguno@s quieren «blanquear» para venderles a los más jóvenes, ese mundo feliz que nunca existió.
Gracias por leerlo y buenos días.

Isabel Gómez Espinosa.

Copiado de Facebook.

Esta entrada fue publicada en Anotaciones y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Emotiva carta de una abuela

  1. ester dijo:

    Se podría opinar pero creo que es agua pasada, y como casi todo la mitad si y la mitad no, dependiendo de cómo fue la feria. La memoria histórica parcial ha vuelto a dividir lo que tanto les costó a los mayores reunificar. Un abrazo

  2. Susana dijo:

    Y aún así eran felices porque no había otra cosa, tal vez más que ahora. Un beso

  3. Laura.M dijo:

    Son mejores tiempos, y a mí no me fue mal amigo. Pero la libertad de ahora es lo mejor que tenemos. Aprendamos a usarla bien.
    Espero que tus problemas con la mascarilla mejoren
    Buen fin de semana Emilio. Cuídate.
    Un abrazo.

    • unjubilado dijo:

      -Laura.M- Como le he dicho a Ester, cada uno habla de la feria según le va en ella.
      No, desgraciadamente no mejora mi problema con la mascarilla.
      Lo mismo te digo, pásalo bien este fin de semana.
      Un abrazo

  4. Para los que les fue bien (en los negocios, en la vida, en esas cuestiones) y ahora les va mal, seguramente con Franco se estaba mejor.
    Para los que les fue mal, y les sigue yendo mal, ni con Franco, ni Rajoy, ni Sánchez, ni el Rey, ni el papa ni el espíritu santo sirve para sentirse un poco mejor.

    Saludos,

    J.

  5. Creo que ha mezclado épocas. Fueron 40 años y en ellos algunas cosas cambiaron.

  6. Un repaso histórico realista que he escuchado, con escasas variaciones, por boca de señoras mayores que así lo vivieron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *