Cerillas

¿Oye me das fuego por favor?
-Por supuesto, toma enciende el cigarrillo y te quedas la caja, que yo llevo mechero.
Esto o algo similar lo hemos oigo en infinidad de ocasiones.
Pero ¿conocemos la historia de las cerillas y como se fabrican?

CerillaAlrededor de 1670, Hennig Brand, alquimista alemán, descubrió el fósforo buscando una sustancia para convertir metales no nobles en plata.
Brand reunió centenares de muestras de orina humana con objeto de rociar los metales con ella. A tal fin, la almacenaba y la llevaba al punto de ebullición, eliminando toda el agua que contenía. Como resultado se obtenía una sustancia blanca y brillante en la oscuridad, con un tono verdoso y muy inflamable. Por casualidad Brand había descubierto el fósforo; un nuevo elemento de la tabla periódica.

Un siglo más tarde, Scheele, otro científico, pudo sintetizar el fósforo a partir de huesos calcinados. Sobre el siglo XIX se mejoró añadiendo clorato de potasio y azúcar al azufre. Fue un tal John Walker el que ideó la cerilla tal cual la conocemos hoy en día y, como sucede muy a menudo, su descubrimiento fue un accidente.

El tal Walker tenía una farmacia, e intentaba crear un nuevo tipo de explosivo mezclando diferentes tipos de sustancias químicas, que removía con un palo. En uno de los intentos, en el palo quedó pegado una lagrima de fósforo y otros componentes químicos, y al intentar quitarlo rascando contra el suelo, el palito prendió tal como una cerilla de hoy en día.

Michael Faraday le instó a que patentara su invento, a lo que se negó por no considerarse a sí mismo un auténtico inventor. Samuel Jones registró la patente en su lugar ese mismo año…

Fuente : Industrias Betik

Esta entrada ha sido publicada en Curiosidades y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Cerillas

  1. Ya debes saber lo que me gustan las curiosidades. Esta es muy guay.
    El video no tiene desperdicio.
    Gracias Emilio.
    “DEFINICIÓN” DE CERILLA: cosa pequeña que suele perder la cabeza rápidamente…

    Un abrazón.

  2. Ester dijo:

    Coleccionaba cerillas, las tenia de varios lugares del mundo, antiguas y actuales, con publicidad o compradas en el estanco por colecciones, con varios tipos de cajas.
    Don Pedro González el primer fabricante en España, 17 de octubre de 1836.
    Muy chulo el vídeo. un abrazo

    • unjubilado dijo:

      -Ester- Voy a contar una anécdota que nos ocurrió a los telefónicos fumadores que fuimos a Venezuela a trabajar durante 6 meses. El precio del paquete de tabaco era fijo en todos los sitios, fuera en un estanco (no había estancos en Venezuela, pero para entendernos) o fuera en un puestecito que una pobre señora tenía en la calle. Lo normal era comprar el tabaco en un puesto callejero y siempre nos ofrecían cerillas a muy bajo precio, como todos llevábamos mechero, allí no se estilaba, siempre les decíamos que no. Hasta que un compañero de trabajo venezolano que venía con nosotros, nos dijo que le compráramos las cerillas, ante nuestra duda nos dijo, “fijaros que son gratis de propaganda, pero es el único ingreso que tienen ya que el tabaco lo compran a cinco y lo venden al mismo precio, tienen prohibido incrementar el precio del tabaco” A partir de entonces siempre comprábamos cerillas que luego solíamos regalar a nuestros compañeros.
      Don Pedro González primer fabricante en España, le siguieron Francisco Bardenet y Cayetano Grau y Puig establecieron fábricas de cerillas en 1837, Angel Garro abrió una fábrica en 1840 en Cascante, seguido en 1846 por Pascasio Lizarbe y en 1850 por Martin Guelbenzu, lo acabo de leer.
      Un abrazo.
      P.D. No fui capaz de seguirle la pista a esta noticia “Un millón de cajas de cerillas, a la venta

  3. Benditos errores que dan lugar a inventos que, aun pareciendo simples, tienen gran importancia. Y qué interesante el vídeo, donde se demuestra que lo simple no implica que su proceso de fabricación también lo sea.

    • unjubilado dijo:

      -Una mirada…- Un descubrimiento muy simple el Velcro, que existe en la naturaleza y nos trae mártires, Georges de Mestral se percató de que hay plantas que se adhieren a las ropas e investigó el motivo, me suena que ocurrió sobre el año 40 del siglo pasado. El microondas, del que ya hemos hablado. El teflón, la sacarina, sin olvidar por supuesto la penicilina y bastantes más.

  4. Tawaki dijo:

    Muy interesante. No pude evitar pensar en un posible incendio al comenzar el vídeo, pero ya veo que ellos ya habían pensado en cómo paliar sus efectos. Antes estaban por todas partes, mientras que ahora, desde la llegada de la vitrocerámica primero y de los cigarrillos electrónicos después, son casi objetos de museo.

    • unjubilado dijo:

      -Tawaki- Es lo primero que pensamos, en un incendio al estar trabajando con material tan fácil de entrar en combustión, pero claro, ellos también lo pensaron y encontraron la solución.
      No hace mucho uno de mis hijos celebraba su cumpleaños y el y su mujer trajeron una tarta con unas velitas, A la hora de pedir un mechero o una cerilla, no teníamos nadie, yo no quise hacer de las mías poniendo un papel encima de la vitro y de esta manera conseguir fuego y por supuesto lo de frotar dos palos ni pasó por mi imaginación ¿o si?. Esto último en alguna ocasión lo he intentado pero nunca lo he conseguido, echar humo si, mucho pero sin llegar a arder.

  5. Susana dijo:

    No tenía ni idea de que fueran de origen orgánico. Un beso

  6. bisílaba dijo:

    Cuántas cosas nos descubres, Jubi.
    Estaba yo ahora pensando que, hasta la cosa más pequeña e insignificante, tiene toda una historia detrás.
    En cuanto a los descubrimientos casuales, me has hecho recordar también al del Dr. Fleming con la penicilina.
    Abrazo!

    • unjubilado dijo:

      -bisílaba- Me gusta mucho la física, siempre he trabajado con la electricidad, el magnetismo, ondas de radio y aparatejos que miden a veces, cosas extrañas, estudié ciencias, no se escribir la O con un canuto, pero estas cosas me atraen y publicaría más, si en ocasiones no fueran tan farragosas incluso para mi mismo.
      Además de la penicilina, los rayos X descubiertos por Roentgen, incidentalmente trabajando con tubos de vacío y un generador de corriente, el haz de luz fue capaz de atravesar la materia, en este caso la mano de su mujer, dando lugar a la primera radiografía.
      Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *