Cartuja de Valldemossa

Cartuja de Valldemossa
Pulsar en las imágenes para agrandarlas.

El rey Jaime II de Mallorca mandó edificar este palacio a principios del siglo XIV, para que su hijo Sancho, encontrara alivio a su asma. Se cree que lo construyó sobre el viejo alcázar de un valí moro: Mussa o Muça, del que provendría el nombre de Valldemossa.

El antiguo monasterio de La Cartuja, que en sus orígenes fue residencia real, fue fundado y habitado por monjes cartujanos desde el año 1399 hasta su exclaustración en 1835 como consecuencia de la Ley de Desamortización de Mendizábal, pasando todo el monasterio a manos privadas y dividiéndose las celdas de los monjes y demás dependencias entre nueve propietarios. Desde entonces la estructura de este conjunto monumental ha seguido este modelo de celdas, iglesia, claustros y jardines.

Cartuja de Valldemossa
Recreación de una celda.

La primitiva Cartuja 1399 : Acabada la dinastía mallorquina el palacio cayó en desuso. En 1399 el rey Martín I de Aragón lo cedió para convertirlo en cartuja. Los monjes transformaron la plaza de armas en claustro y cementerio; cinco salones en celdas, la prisión en refectorio, la despensa en sacristía, la cocina en iglesia y un almacén anexo en capitulo. Otras piezas se destinaron a cocina, bodega, hospedería y caballeriza.

El monasterio fue creciendo siendo las celdas del corredor y la iglesia las últimas edificaciones que se levantaron a principios del siglo XIX. En 1835 la Cartuja de Valldemossa es expropiada por el gobierno español y expulsa a los cartujos que había en aquel momento.

Cartuja de Valldemossa
Facistol de coro.

La iglesia, edificio de estilo neoclásico decorado por grandes artistas y artesanos de la época, se empezó a construir en 1751 sobre la iglesia primitiva erigida en 1446. El conjunto cuenta con claustro —una de las partes más antiguas de las edificaciones actuales—, la antigua farmacia de los cartujos, jardín y las habitaciones de la Celda Prioral —capilla, biblioteca, una sección dedicada a la antigua imprenta Guasp, sala de audiencias, dormitorio …— donde se conserva el legado histórico y artístico de los cartujos, mostrando cómo vivían los monjes. Durante más de cuatro siglos los monjes cartujos habitaron los muros de este Monasterio.

En la celda 4 se encuentran los documentos y recuerdos de la estancia del músico Frederic Chopin y la escritora George Sand el invierno del año 1838-1839. Chopin compuso allí sus Preludios Op. 28 y Sand escribió “Un invierno en Mallorca“.

Los huéspedes que han pasado por la primitiva cartuja han contribuido a enriquecer su historia: Rubén Darío, Azorin, Unamuno, Eugeni d’0rs, Santiago Russínyol…

Cartuja de Valldemossa
Diversas biblias pertenecientes a la antigua imprenta Guasp.

Las celdas del corredor nuevo son puestas en alquiler a particulares. En 1838 George Sand y Chopin alquilan la celda nº3 (que corresponde a la actual celda nº4). En 1845 se escritura la venta de la Cartuja a familias burguesas de Palma. Hoy en día algunos de sus propietarios las enseñan a los visitantes. (Es el caso de la celda donde estuvo Chopín, ya que no nos dejaron hacer ninguna foto)

Chopin, al regresar a París, vendió su piano en Mallorca a la familia Canut.
Por su parte George Sand escribió el famoso libro “Un Invierno en Mallorca” donde criticaba los usos y costumbres de los habitantes de Mallorca.

Fuentes consultadas : Cartuja de Valldemossa, Wikipedia, Mallorca Treasure, Celda de Chopín.

Esta entrada fue publicada en Mallorca. Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Cartuja de Valldemossa

  1. Ester dijo:

    El día que publicaste sobre el Monasterio de Miramar, eche en falta la cartuja, ahora entiendo que has querido darle la importancia que merece con una entrada individual. El vídeo como siempre estupendo. Abrazos

  2. genín dijo:

    Muy interesante el vídeo… 🙂
    Salud

  3. Me encanta esta entrada, mira que ni cómo saber lo de Chopin George Sand. Gracias por ilustrarme.
    Beso.

  4. trimbolera dijo:

    Muy interesante y verdaderamente precioso tu reportaje.

  5. … Y para vengarse de las críticas de George Sand, los representaron en esos gigantes.

  6. Jesus dijo:

    Me extrañaba un monton que no hubieras visitado esta maravilla. Creo te falta los Jarfines de Alfabia, las cuevas Artá y Drach, y el Monasterioo del LLuch.

    • unjubilado dijo:

      Jesus Estuve una semana, no un mes y estos sitios que mencionas no los pude visitar, ten en cuenta que éramos dos matrimonios y siempre surgen divergencias. Como reportaje con muchas fotos me falta “La granja de Esporles”

  7. Laura.M dijo:

    Te has currao esta entrada emilio. Estupendas las fotos y el video 😄 🙌 😉
    buen fin de semana.
    Un beso

    • unjubilado dijo:

      Laura.M Procuro trabajarme las cosas que publico, aunque en ocasiones se me quedan cosas en el tintero, como consecuencia de no alargarlo mucho.
      Un beso.

  8. Tawaki dijo:

    Leí el libro de Sand y nos ponía a caldo, aunque no por ello dejó de parecerme interesante.

    • unjubilado dijo:

      Tawaki No he leído el libro, pero por lo que nos comentaron, por una parte alaba los paisajes de la isla, pero por otra no se salvan de sus críticas los personajes que le rodean.

  9. Calandra dijo:

    Creo que es la segunda vez que me pasa que habiendo visto las fotos en Flickr luego creo que vi el artículo del blog, tendré que poner mas atención.
    Con tu artículo y con tus fotos me di un buen paseo por este lugar y fue como volver a estar allí cosa que hice hace ya muchos años.

    • unjubilado dijo:

      Calandra A mi en más de una ocasión me ha pasado que no contesto a todos los comentarios que me hacen, el motivo muy simple, como en ocasiones hay comentarios en tres o cuatro post, pese a que cuento los que tengo que contestar me dejo alguno.

Los comentarios están cerrados.