¡Adiós a las quemaduras en la playa!

Una empresa francesa diseña un bikini que se conecta al móvil para medir la radiación solar.

Una modelo muestra su smartphone con la interfaz conectado a su traje de baño

Una modelo muestra su smartphone con la interfaz conectado a su traje de baño

La aplicación analiza los datos sobre el tipo de piel de la persona y el nivel de bronceado que desea.

Mulhouse, Francia : Una empresa francesa diseñó un bikini conectado a un smartphone que avisa cuando hay que volver a ponerse crema solar. Este bikini, dotado de un sensor que mide la radiación ultravioleta, está fabricado a medida y se vende exclusivamente a través de internet por la suma de 149 euros.

“La idea se me ocurrió de repente en la playa, cuando vi a alguien que se había quemado con el sol”, explicó Marie Spinali, directora de la empresa Spinali Design, radicada en Mulhouse, al este de Francia.

Marie Spinali, espera vender este año más de mil de estos trajes de baño.

El sensor del bikini mide la radiación ultravioleta y transmite la información al teléfono móvil o a una tableta, donde una aplicación la analiza en función de los datos sobre el tipo de piel de la persona y el nivel de bronceado que desea.

Con esta información la aplicación emite una alerta de protector solar, que también puede ser enviada al teléfono de un tercero, para que éste se encargue de esparcir la crema.

Para la doctora Claudine Blanchet-Bardon, vicepresidenta de la asociación francesa de dermatólogos, el producto es interesante ya que “cualquier cosa que prevenga a la gente sobre la exposición a los rayos UV es buena”.

En el futuro, los creadores del proyecto quieren dar un próximo paso para integrar los sensores en el tejido.

“Estamos trabajando con especialistas en nanotecnología del Centro de Energía Atómica de Grenoble para desarrollar sensores miniaturizados, que serán completamente integrados a la tela”, explicó Marie Spinali.

La empresa también está trabajando en un proyecto de prendas para niños que incluyan un geolocalizador, para que los padres puedan rastrear a sus hijos en la playa.

Crédito Gestión.pe con vídeo.

Esta entrada ha sido publicada en Curiosidades y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a ¡Adiós a las quemaduras en la playa!

  1. Jesus dijo:

    El localizador de niños en la playa sí que me parece muy interesante, no así lo del sol, pues la gente va precisamente a quemarse en quince días y enseñar lo morena o quemada que se ha puesto. Es cuestión de cultura..

    • unjubilado dijo:

      Jesus Ese lo conocí perfectamente en la Expo 2008 de Zaragoza y efectivamente era muy útil ya que un despiste lo puede tener cualquiera.
      Se pueden compatibilizar ambos sistemas.

  2. Genín dijo:

    Ayer vi una especie de relojes de muñeca que hacen lo mismo además de otras cosas, pero yo ya hace tiempo que no me pongo al sol, teniendo la playa al lado solo voy cuando tengo visitas, hay demasiada arena en la playa que se pega a la piel… 🙁
    Salud

    • unjubilado dijo:

      Genín Yo en la playa no me pongo al sol… porque no voy, en la montaña, este fin de semana he estado a ratos trabajando al aire libre sin la camisa, pero de momento ya tengo la calva morena, ya que no me suelo poner ninguna protección.
      Saludos

  3. Magda dijo:

    A una conocida una señora mayor le pidió en la playa llamar por el móvil, pues había perdido de vista a su familia.

    Los sensores-localizadores se pueden aplicar a niños y mayores.

    • unjubilado dijo:

      Magda Es cierto, todo aquel que no lleve móvil y el sentido de la orientación lo tenga muy poco desarrollado puede solicitar el servicio.
      Un saludo

  4. Ester dijo:

    A mi me parecen útiles todas estas cosa, no son la panacea pero en ocasiones pueden ayudarnos. Un abrazo

    • unjubilado dijo:

      Ester Efectivamente no es el no va más pero ayuda a tener cierto control en este caso, sobre la protección que hay que ponerse para poder tomar el sol.
      Abrazos

  5. Calandra dijo:

    Estos aparatejos cada vez valen para mas cosas pero me da la impresión de que eso cada vez nos vuelve mas descuidados pues todo lo dejamos “en sus manos”.

    • unjubilado dijo:

      Calandra Lo malo de estos cacharros es que las baterías se agotan justo cuando de verdad las necesitas y si tiene baterías la congestión de gente es suficiente para no poder conectar con nadie. Esto último es lo que nos ocurrió a nosotros en Sabiñanigo en la prueba ciclista Quegrantahuesos, no había manera de conseguir línea para hablar por teléfono o enviar un whatsap.

  6. Pues a mí esa app no me dejaría ni asomarme a la playa, ya que me quemo hasta en la sombra.

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen Que a tus poco más de 37 años no puedas acercarte a la playa no me parece justo, claro que en casa con el aire acondicionado, se está de maravilla. ¡Ah! Y baja la persiana por si acaso.

  7. Laura. M dijo:

    Cosas útiles que nos hacen la vida más fácil.
    Un beso

    • unjubilado dijo:

      Laura. M Yo creo que si voy a la playa y me quedo a la sombra debajo de un chiringuito, tomando cerveza o mojitos seguramente no tendré que conectarme al móvil para saber si necesito crema, quizás para saber si puedo conducir.
      Un beso.

  8. El mejor avisador sigue siendo el sentido común, y no será porque no se repite temporada tras temporada las nefastas consecuencias de la exposición a los rayos solares… Ojo, y no sólo en la playa,porque cansado estoy de ver a gente haciendo senderismo con partes del cuerpo expuestas sin protección, como si el Sol sólo ejerciera su potencia en playas y piscinas.

    • unjubilado dijo:

      Una mirada… El problema es que últimamente el sentido común nos está abandonando. Un compañero mio con poco más de 40 años, se hizo encargado de equipo, le destinaron a Palma de Mallorca, allí sol, playa… hasta que al año ya de encargado habiendo pasado el periodo de prueba, volvieron a destinarlo a Zaragoza. Le empezaron a aparecer en la piel unas pecas enormes, cuando fue al médico a que le pusiera un remedio ya no tuvo solución y a los 43 años…
      Con este, otro compañero, profesor no numerario en la universidad de Madrid, fue con los que yo empecé a cogerle el gusto a la informática, cada uno teníamos nuestra misión con los juegos de aquel entonces.

Los comentarios están cerrados.