Va por ti, mi niña

  • Carta de la madre de Carolina Besada a su hija fallecida en el accidente de Santiago
  • Carolina Besada Garrido

    Carolina Besada Garrido

    Soy la madre de Carolina Besada Garrido, que falleció a los 18 años en el accidente de tren de Santiago. Me gustaría hacerles llegar este escrito y les agradecería que le diesen la máxima difusión. Mi hija siempre me dijo que se sentía orgullosa de que fuese una luchadora y sé que no le hubiese gustado que me quedase callada. Esto es en homenaje a ella.

    A todas aquellas personas que ayudaron a nuestros seres queridos y a nosotros mismos en esos duros momentos quiero decirles que cada uno de sus gestos llenan de calor nuestra alma.

    Los que se sintieron conmocionados por lo ocurrido han de saber que su empatía nos da fuerza. Todos nos habéis recordado que el mundo está lleno de seres excepcionales. A los que, como nosotros, sienten dolor por su pérdida, les envío un abrazo sincero y todo mi cariño. Pensemos que están en paz y dejemos que el tiempo nos ayude a que su recuerdo nos inunde de amor. Gracias por todos los abrazos, besos y palabras de ánimo sincero que hemos recibido, incluso de personas a las que no conocíamos, anónimas o con «cargos».

    Y por último quiero dirigirme: a los que se creen «importantes» y desfilaron ante nuestros ojos para las cámaras, con sus trajes y uniformes, para «hacerse ver», cuando llevábamos doce horas de angustia, sin saber si podríamos volver a abrazar a los nuestros. También al maquinista que, de confirmarse, nos ha destrozado con su irresponsabilidad. A los que vinieron a darnos un falso pésame porque su cargo o su partido se lo «exigía» (que sepáis que eso se transmite; habríais demostrado alguna compasión quedándoos en vuestros lujosos despachos). A los que cedieron a las presiones «de arriba» y nos torturaron prometiendo información que luego no nos daban. A los que prefieren «recortar» vidas a tener que renunciar a su coche oficial. Para deciros que vuestros actos os están pudriendo el corazón, pero que quizá no sea demasiado tarde para que rectifiquéis y colaboréis en hacer de este mundo un lugar en el que lo importante vuelvan a ser las personas.

    Va por ti, mi niña.

    Fuente : Faro de Vigo

    Esta entrada fue publicada en Desclasificados y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

    16 respuestas a Va por ti, mi niña

    1. trimbolera dijo:

      Que pena más grande, madre mía !!!

    2. Leodegundia dijo:

      Creo que no hay mucho que decir a parte de que es una pena que esta chica que se supone tenía toda la vida por delante se haya quedado en esa vía de tren.

    3. No puedo decir sino que me conmueve.

    4. Ester dijo:

      Seguimos su historia por tuiter, un final triste. Abrazos para todos

    5. Jesus dijo:

      Siempre he considerado que el mayor dolor para un padre ha de ser enterrar a su hijo.
      Descanse en paz.

      • unjubilado dijo:

        Jesus Tienes razón. El otro día en Broto una madre de 72 años, enterraba a un hijo de 47 (muy conocido en todo el valle), que falleció de un infarto.

    6. Genín dijo:

      Que tristeza y ahogo siento al leer esto, por favor…
      Salud

      • unjubilado dijo:

        Genín Cuando lees u oyes un testimonio de este estilo sientes que la rabia te inunda.
        La pena es que todo son intereses creados, en Brasil podrían quedarse con un sustancioso contrato de 13.000 millones de euros si se demuestra que la culpa fue del maquinista, pero si fue un accidente, ya no tienen ninguna opción. Por ello Adif, Renfe e Ineco, junto a las privadas Talgo, Elecnor, Cobra (ACS), Abengoa, Indra, Thales, Bombardier y Dimetronic, están tratando por todos los medios que oficialmente se le eche la culpa a un error humano.
        Saludos

    7. Atribuyen a Heródoto la frase: En la paz, los hijos entierran a los padres; la guerra altera el orden de la naturaleza y hace que los padres entierren a sus hijos. Pero ya vemos que no solo la guerra altera ese orden.

    8. francisco dijo:

      …intentaba decirle…….nada,un abrazo señora.

    Los comentarios están cerrados.