Un catalán en la playa

Niños en la playaTemporada de verano. Costa Brava.

Una gran ola cubre parte de la playa y se lleva a un niño que estaba jugando en la orilla con su palita.

Su padre Josep, corre desesperado, mira al cielo y se dirige directamente a Dios: «Dios mío…soy yo, el Josep, no pots hacerme esto a mí… no pots llevarte al nen… yo siempre he sido un buen catalán, buen cristiano, cumplo lo que dice la religión al pie de la letra, no pots hacerme ésto a mi… voy a misa, a Montserrat, colaboro con la comunitat… por favor… devuélveme a mi hijo… tráelo de nuevo junto a mi…»


En ese momento, un rayo rompe el cielo , un estruendo silencia a los veraneantes… sin duda es la señal de Dios para Josep… una nueva ola llega desde el mar… y devuelve al niño a la orilla…

Josep es testigo del milagro, su amado hijo ha vuelto

Entonces, con lágrimas en los ojos, vuelve a mirar al cielo, respira profundamente y le dice al Supremo:

«Señor… ¿y la palita…?»

Enviado por correo por un catalán.

Esta entrada fue publicada en Humor y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Un catalán en la playa

  1. Leodegundia dijo:

    🙂 No se si esto les gustará mucho a los catalanes, luego dicen que no los queremos, pero la historia tiene gracia.
    Un abrazo

  2. Pilar dijo:

    Faltaría más. Sin palita, ¿cómo podía seguir jugando el niño? :-DDD

  3. unjubilado dijo:

    Leodegundia En ocasiones tenemos que saber reírnos de nosotros mismos, aunque como bien dices no a todos les gustará.
    Un abrazo

    Pilar Gracias por no enfadarte con el chiste.
    Saludos

Los comentarios están cerrados.