Tailstrike

Tailstrike, traducción literal (Golpe de cola).
En aviación, un golpe de cola ocurre cuando la cola o el empenaje (Cada una de las superficies planas situadas detrás de las alas o en la parte posterior del fuselaje del avión, que sirven para dar estabilidad) de un avión golpea el suelo u otro objeto estacionario.

Esto puede suceder con una aeronave de ala fija con tren de aterrizaje triciclo, tanto en el despegue donde el piloto gira el morro hacia arriba demasiado rápido, como en el aterrizaje donde el piloto levanta el morro demasiado bruscamente durante la aproximación final, a menudo al intentar aterrizar demasiado cerca de la pista.

Veamos un ejemplo de esto.

Transavia es una compañía aérea neerlandesa que realiza vuelos de bajo coste entre diversos destinos vacacionales de Europa, de África y Oriente Medio. Pertenece al grupo Air France-KLM, al igual que Transavia France. En el año 2002 creó una filial de bajo coste llamada Basiqair, con la que posteriormente se fusionó.

Esta entrada ha sido publicada en Desclasificados y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Tailstrike

  1. Ester dijo:

    La pericia de los pilotos y el manejo desde las torres de control salvan muchas vidas, abrazos

    • unjubilado dijo:

      -Ester- Así es, el centro de gravedad es lo primero que teníamos muy en cuenta con un avioncito (metro y medio de envergadura) de aeromodelismo recién construido, lo sujetábamos con dos dedos debajo de la alas y se tenía que mantener estable, si el motor se iba hacia delante, había que reposicionar el depósito de combustible, las baterías o los servos para que el centro de gravedad se mantuviera exactamente debajo de las alas, en caso contrario no volaría o lo haría con mucha dificultad. Este error es el que les ocurrió en este vuelo, todo el peso detrás, así que nada más empezar a volar el peso hace que el avión trate de subir más de la cuenta y da un golpe de cola.
      Abrazos

  2. No era un avión, pero sí un «seíllas» de una amiga con la que subía a la Facultad de Teología, que tiene unas buenas cuestas y, cuando nos metíamos más de la cuenta, oíamos un sonido parecido al del avión al rozar los fondos del coche contra el suelo. Curiosamente, más a la bajada que a la subida.

    • unjubilado dijo:

      -Senior citizen- Creo entender que el «seíllas» es un seiscientos de época, entonces lo que habría que haber hecho es comprobar y/o cambiar amortiguadores y suspensión del mencionado vehículo.
      En mi caso con el seiscientos en mi primer viaje a Madrid con nieve oía un crash, chash , cuando las cadenas de nieve de un vehículo mucho mayor se me soltaban y empezaban a golpear los bajos del coche.
      Historia totalmente real : http://www.unjubilado.info/acelerando/

  3. Menudo bagaje tines sobre aviación. Nos estás dando un buen cursillo.

    • unjubilado dijo:

      -Una mirada…- Me gusta hablar de lo que conozco aunque sea ligeramente. Mi primera conversación sobre este tema en este blog fue hace 14 años, en plan de guasa, lo titulé «Multas de tráfico a los aviones» era una noticia aparecida en el diario 20 minutos y me hice eco.
      En el 7º comentario me escribe un piloto de vuelo comercial y ya nos liamos a intercambiar experiencias.
      Lo llegué a conocer ya que vive en Zaragoza, en la actualidad somos buenos amigos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *