Padres vagos

El que no descansa es porque no quiere, con variador de velocidad, solamente hay que tener presente no pasarse con las revoluciones de la taladradora o conseguiremos un hijo astronauta.

Esta entrada fue publicada en Humor y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a Padres vagos

  1. Ester dijo:

    Lo que trabajamos por no trabajar. Feliz domingo

  2. Leodegundia dijo:

    Pero que vagos nos estamos volviendo. Además ese sistema me parece hasta peligroso.

    • unjubilado dijo:

      Leodegundia Lo que la gente inventa para no moverse. Como bien dices, podría llegar a ser peligroso, dependiendo del tipo de taladro que sea, yo desde luego nunca lo hubiera hecho.

  3. Ligia dijo:

    Pero… ¿a que está gracioso e ingenioso? Es un tipo de vagueza muy sui generis. Abrazos

  4. unjubilado dijo:

    Ligia Me imagino que será contraproducente ya que cuando salgan de paseo al parque e incluso a algún sitio cerrado, no podrán llevar la taladradora y entonces el niño querrá que vayan a la misma marcha. Aunque efectivamente el invento es simpático.
    Abrazos

  5. Corpi dijo:

    ¿Que usted no ha tenido hijos? Jeje.

  6. Partiré de la base de que el discurridor o discurridora no sabía que chorrada inventar para subirla al youtube; de lo contrario, sería para darle con el taladro en la cabeza y poner varios kilómetros de distancia entre la criatura y él o ella.

  7. Genín dijo:

    jejejeje No deja de ser un papi ingenioso…
    Salud

  8. maria jesus dijo:

    Las nuevas madres piensan jajjaja, desde http://mjralonso.blogspot.com un abrazo

    • unjubilado dijo:

      maria jesus Creo que es menos poético que eso, es simplemente que venden las sillitas y las taladradoras.
      Gracias por la visita y el comentario, me ha dicho un pajarito que vienes desde las proximidades de Callosa de Segura, Alicante.

  9. Jesús dijo:

    Ese será el motivo. Ingenioso lo es, pero tampoco puedes dejar al peque dos horas en esa batidora, con mis nietos desde luego que no. Espero no se copien en los parvularios.

  10. Digo como Jesús, que el pobre niño termina mareado ahí.

Los comentarios están cerrados.