No aprendemos

Piden dos años de cárcel para una mujer que cobró la pensión de su madre muerta durante 28 años.

Cartera con dinero

Cartera con dinero CANVA / LA INFORMACIÓN

Una mujer, que corresponde a las inicialis M.C.M., se enfrenta a una petición del fiscal de dos años de cárcel por cobrar durante 28 años la pensión de su madre, que falleció en 1987. El fiscal le reclama 129.539 euros en concepto de responsabilidad civil.

El escrito de la acusación señala que la madre de la procesada tenía reconocida por la Seguridad Social una pensión de jubilación que en el año 2008 ascendía a 528 euros mensuales, apropiándose de un total de 94.894,23 euros.

Dicha cuantía se iba incrementando anualmente conforme a la correspondiente revalorización de las pensiones públicas, «alcanzando desde enero de 2015 la cifra de 634,5 euros al mes», según el escrito.

Este dinero era ingresado todos los meses en la cuenta corriente de la mujer fallecida, de que la víctima era titular y la hija figuraba como autorizada.

Según el escrito de la acusación, M.C.M. ocultó a la Seguridad Social y a la entidad bancaria la muerte de su madre en 1987 «y permitió hasta enero de 2016 que continuaran ingresándole de forma indebida las cuantías mensuales en la cuenta».

Fuente : La Vanguardia

Recuerdo perfectamente que cuando falleció mi madre, a los dos días fui a la Seguridad Social a informar de su fallecimiento, para evitar que me ocurriera algo parecido a lo que aquí expongo.

La persona que me atendió, me enseñó el monitor y me dijo que ya les había llegado la notificación y que ya estaba de baja.

Esta entrada ha sido publicada en Anotaciones y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a No aprendemos

  1. ester dijo:

    Lo que dices al final es lo que tengo entendido, nunca he tenido que dar personalmente de baja ninguna pensión, siempre lo ha hecho otro, pero recuerdo con mi suegra que había que ir periódicamente con una fe de vida al banco. Un abrazo hoy ya se me acaban las fuerzas

    • unjubilado dijo:

      -ester- En este mundo en el que vivimos con prácticamente todo digitalizado, es preferible perder una par de horas en comprobar que todo está en orden.
      Mi madre falleció a los 98 años, había que ir con una fe de vida al banco, sin embargo los últimos años ya no tuve que hacerlo, me imagino que la declaración de hacienda que tenía que hacer (la hacía yo, cobraba de dos pagadores) era suficiente para no necesitar esa fe de vida.
      Un abrazo y ya sabes «Eu non creo nas meigas, mais habelas, hainas («Yo no creo en las meigas, pero haberlas, las hay»)
      Un abrazo

  2. Ahora es más difícil eso con la digitalización y porque las propias aseguradoras se encargan de dar de baja al finado.

  3. Susana dijo:

    Pues ya que le quiten lo disfrutado. Un beso

  4. La mujer puede que se haya apropiado de la pensión de la madre muerta, pero la desidia de la Administración es increíble y tiene más responsabilidad todavía que la hija pensionista.

    • unjubilado dijo:

      -Una mirada…- En ocasiones parecemos un país bananero.
      Hace tiempo cuando las grandes compañías estaban informatizando todo, me mandaron un programa para introducir en él las averías que nosotros controlábamos, pero con la condición de que además teníamos que seguir actualizando las fichas que teníamos en carpetas en los archivadores metálicos.
      Me negué, ya que era doble trabajo, primero teníamos que aprender el programa informático y seguíamos con un sistema ya totalmente obsoleto.
      Al final llegamos a un entente cordiale donde mantenía un mes los dos métodos. Lógicamente se demostró que el programa informático pese a que no estaba totalmente depurado, funcionaba mejor que las fichas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *