Nicolás Copérnico

540 aniversario del nacimiento de Nicolás Copérnico

Pulsar en la imagen para ver a Copérnico trabajando posando.

Google con un doodle astronómico nos vuelve planetarios y nos recuerda que hoy se cumplirían 540 años del nacimiento de Nicolás Copérnico, astrónomo nacido en (Torun, actual Polonia, 1473-Frauenburg, id., 1543), aunque además de astrónomo fue, matemático, jurista, físico, clérigo católico, gobernador, administrador, líder militar, diplomático y economista.
Nació en el seno de una rica familia de comerciantes, Nicolás Copérnico quedó huérfano a los diez años y se hizo cargo de él su tío materno, canónigo de la catedral de Frauenburg y luego obispo de Warmia.

Hacia 1507, Copérnico elaboró su primera exposición de un sistema astronómico heliocéntrico en el cual la Tierra orbitaba en torno al Sol, en oposición con el tradicional sistema tolemaico, en el que los movimientos de todos los cuerpos celestes tenían como centro nuestro planeta.

Su obra maestra, «De revolutionibus orbium coelestium» (Sobre las revoluciones de las esferas celestes), fue escrita a lo largo de unos veinticinco años de trabajo (1507-1532) y fue publicada póstumamente en 1543 por Andreas Osiander, pero muchas de las ideas básicas y de las observaciones que contiene circularon a través de un opúsculo titulado The hypothesibus motuum coelestium a se constitutis commentariolus (no editado hasta 1878), que, pese a su brevedad, es de una gran precisión y claridad.

Sin embargo, el decir que la Tierra no era el centro del universo hizo dudar a Copérnico de publicar su obra, siendo consciente de que aquello le podía acarrear problemas con la Iglesia; por desgracia, a causa de una enfermedad que le produjo la muerte, no alcanzó a verla publicada.

Poner en tela de juicio que el hombre está en el centro del Universo para contemplarlo significa ir en contra del más grande de los ideales: el de la contemplación por parte del hombre de la majestuosidad de los cielos hechos por Dios. La importancia de la obra de Copérnico es ser una obra revolucionaria, precursora de grandes cambios científicos. Dicho carácter revolucionario no está sólo en sus escritos sino en poner en marcha unos caminos que romperán las barreras del pensamiento. No debemos olvidar que la obra de Copérnico sigue ligada al Mundo Antiguo, ya que ciertas premisas platónicas siguen vigentes en su pensamiento como los dos grandes principios de uniformidad y circularidad. Sin embargo con su obra se afianza otra gran idea propia de la modernidad: la naturaleza va perdiendo su carácter teológico, el hombre ya no es el centro del universo, sino que Copérnico le desplaza a una posición móvil, como la de cualquier otro planeta.

Esta entrada fue publicada en Google y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Nicolás Copérnico

  1. Jesús dijo:

    El siglo XVI fue una gran siglo para el desarrollo de la ciencia.
    Por cierto, he pulsado para verlo trabajando, pero he llegado tarde, estaba como posando para un retrato.

  2. Ligia dijo:

    Ja, ja, a mí me ha pasado lo mismo. Esperaba verlo en movimiento… Abrazos

    • unjubilado dijo:

      Ligia No se puede uno salir de los cánones normales, que en seguida te lo sacan a relucir y no me debería de extrañar, ya que yo soy uno de los que rápidamente le busca tres pies al gato… en los blogs de los demás.

  3. Ligia dijo:

    Debe estar jubilado ya…

  4. Ester dijo:

    Muy buenos los comentarios sobre Copérnico estático. el doodle, de hoy no es muy lucido, pero se le agradece a Google que nos recuerde las efemérides y a ti que nos instruyas.
    Abrazos

    • unjubilado dijo:

      Ester Hace tiempo que me he dado cuenta de una cosa, las notas relativas a la ciencia no son del agrado de las mayoría de las personas, al menos de las que visitan este blog.
      Esto lo asumí cuando hace más de siete años empecé a publicar cosas relativas a las comunicaciones, de las que aún recordaba cosas de mi trabajo, ahora ya ni eso.
      Abrazos a la velocidad de 107.000 Km/h alrededor del Sol, pero a la vez a la de 1.600 Km/h que giramos sobre nosotros mismos, ¡qué mareo!

  5. trimbolera dijo:

    Muchas gracias jubi.

  6. Genín dijo:

    Aunque un poco joven, tiene pose de Papa…
    Salud

  7. Leodegundia dijo:

    Como siempre no sólo nos recuerdas personas y efemérides sino que además das una amplia información.
    Gracias

  8. Muy acertadas las referencias coperniquianas. En este universo nuestro de satélites espaciales, virtualidad y acceso a la comunicación inmediata, es de rigor volver la vista a quienes abrieron la senda del conocimiento y colocaron los cimientos de la ciencia.

    • unjubilado dijo:

      Una mirada… La verdad es que hay que tener fe para pensar que estamos viajando a enormes velocidades y no nos enteramos, ya que cuando voy con el coche a cien y saco la mano por la ventanilla, me entero. Y que alguien diga que la Tierra es redonda es el no va más, si así fuera yo pienso que nos caeríamos. 😉

Los comentarios están cerrados.