Nadar y guardar la ropa

Esperando en la orilla

Seguro que todos habremos empleado en alguna ocasión este dicho. Si embargo, ¿sabemos realmente que significa?

El refranero encierra una sabiduría de siglos. Un simple refrán como «nadar y guardar la ropa» sirve para dibujar un modo muy habitual de comportamiento. Cinco palabras. Así de breve, pero qué profundo.

Nadar es sostenerse flotando en un líquido, moverse en el agua o sumergirse en ella sin tocar fondo. El agua representa la inseguridad, lo inestable y movedizo. Nadar significa arriesgarse.

Guardar la ropa representa el polo opuesto: la seguridad. Guardar es sinónimo de custodiar, vigilar, conservar en seguro, no arriesgar, retener. La ropa es el símbolo de nuestra imagen exterior, de nuestra posición o situación en la vida ante los demás.

Actuar de forma adecuada para los propios intereses protegiéndose al mismo tiempo de las posibles consecuencias negativas. «En los negocios no se puede arriesgar todo el dinero a ver qué pasa. Hay que actuar con visión de futuro, aunque los beneficios puedan parecer pocos, es decir, hay que saber nadar y guardar la ropa».

No está claro el origen de esta expresión, pero parece ser que alude a una fácil forma que tenían de robar los salteadores de caminos y que consistía en esconderse cerca de los ríos y llevarse las ropas y el dinero de quienes iban a bañarse y dejaban sus pertenencias en la orilla.

Fuentes : El Periódico de Aragón, Academic, Ciudad redonda.

Esta entrada fue publicada en Dichos, expresiones, refranes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Nadar y guardar la ropa

  1. Ester dijo:

    Curiosa y educativa entrada, aquí siempre se aprende. El otro día lei que cuando dejamos las pertenencias en la arena para ir a bañarnos le pedimos a un desconocido que nos las vigile por si otro desconocido viene a quitárnoslas. Un abrazo

    • unjubilado dijo:

      Ester El primer desconocido bien podía haberse llevado vuestras pertenencias y largarse a otro sitio de la playa o marcharse a casa.
      Es mejor que se quede uno de vosotros y os vais turnado.
      Abrazos

  2. Me he acordado del gato con botas birlando la ropa del bañista para que su amigo humano se hiciera pasar por el marqués de Carabás.

    • unjubilado dijo:

      Una mirada… Yo creía recordar que al paso del rey por el río, unos forajidos habían robado la ropa del marqués mientras se bañaba… y el rey mandó que le llevaran sus mejores ropas.
      Pero es igual alguien roba unas ropas en el río.

  3. Por lo general, se dice eso de forma un poco despreciativa.

Los comentarios están cerrados.