Mariscada

Monjes budistas compran unos 300 kilos de langosta para mariscada y las liberan en el mar

Monjes budistas liberan langostas en el mar

Unos monjes budistas de Canadá nos han dado una lección de humanidad, al liberar unos 270 kilos de langostas frescas compradas a los pescadores de la isla Prince Edward, donde se erige el instituto budista de la Gran Iluminación, según informa Huffington Post.

Las langostas fueron bendecidas con agua purificada y recibieron una oración antes de volver a las frías aguas del Atlántico Norte. “Esperamos encontrar un lugar en el que no haya jaulas esperándolas”, dijo el líder de la iglesia, el venerable Dan, a las cámaras de CBS.

A continuación, los monjes subieron a un barco y fueron lanzando una a una las langostas por la borda, ante la estupefacción de los pescadores del área, que había capturado los sabrosos ejemplares unos días antes. HP estima que la operación de rescate ha podido costar en torno a 4.800 dólares.

Monjes budistas liberan langostas en el mar

Con este gesto, el grupo budista no trata de convencer a la gente de que se vuelva vegetariana o vegana sino simplemente extender entre la gente un sentido de compasión. Según explicó el Venerable Dan a CBS, “el propósito último para nosotros es cultivar la compasión respecto a otros».

Cabe señalar que los monjes budistas tibetanos rara vez son vegetarianos. Es más, suelen ser voraces carnívoros, no tanto por placer como por una cuestión de supervivencia: en el Tíbet -a 4.000 metros de altitud- apenas crecen verduras, así que la supervivencia de los humanos depende casi enteramente del consumo de carne y leche de yak.

Por este motivo, los budistas nacidos y criados en el Tíbet suelen tener una especial afición a comer carne, por lo que no es extraño verles frecuentar las franquicias de hamburguesas para pavor de sus seguidores occidentales, por lo general veganos y vegetarianos en diversos gradientes.

Fuentes consultadas : blogs.publico.es/strambotic/, CBS, Huffington Post.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

22 respuestas a Mariscada

  1. Ester dijo:

    No se mucho sobre los budistas, pero si me hubieran escuchado les habría dado ideas, dar las langostas a los necesitados y con el resto del dinero que han gastado habría comprado carne para los niños. Eso también hubiera sido un gesto de humanidad. Un abrazo

  2. Calandra dijo:

    Seguro que las pobres langostas no entendieron nada de nada, porque al final volverían a ser capturadas y se preguntarían a qué estaban jugando los humanos, animales raros de verdad.

  3. trimbolera dijo:

    Alguna no sobreviviría al trajín …

  4. Jesus dijo:

    Curioso pero no entiendo estas actitudes, tienen compasión de las langostas pero no de los yaks, o del culo de las gallinas que padeven al poner los huevos XXL

  5. Ligia dijo:

    Ay, qué cosas!!! Después de cuatro días no sé cómo estarían esas langostas… Abrazos

  6. Genín dijo:

    Que pena, con lo ricas que están sus colas con mayonesa… 🙂
    Salud

  7. Me parece una barbaridad gastarse un dineral en esa chorrada, y más no siendo vegetarianos. El marisco nos lo hubiéramos podido comer nosotros, eh , jubi?
    De verdad, qué desfachatez con la de hambre que hay en el mundo.
    Besos

    • unjubilado dijo:

      Crónicas de una española en Viena Con el dinero que se gastaron podrían haber hecho una mayor obra de caridad.
      Pero si se empeñan en que nos las comamos, habría que poner algún entremés similar a unos rollitos de salmón marinado con queso, unos volovanes rellenos de gambas y verduritas, ostras envueltas en salmón ahumado, canapés de chorizo y huevos de codorniz…
      Besos

  8. Laura.M dijo:

    Yo me hubiera quedado con una😊
    Un beso.

    • unjubilado dijo:

      Laura.M Nos las podíamos haber repartido los visitantes de este blog, o mejor aún hacer una quedada y comerlas entre todos aportando algo para el aperitivo.
      Un beso

  9. Pues a mí me gustan más las cigalas.

Los comentarios están cerrados.