Lección de humildad

El Papa paró su coche para bendecir a un enfermo, que se encontraba en el arcén de la carretera.

el papa para su auto
Al ver que una familia le pedía por la salud de un joven, Francisco hizo detener el vehículo en el que se dirigía a la provincia italiana de Calabria, donde el sábado se reunió con la familia de un niño asesinado. Una multitud aplaudió el gesto del pontífice.

Un nuevo gesto del papa Francisco da que hablar en Italia. El Sumo Pontífice detuvo la caravana para saludar y bendecir a un enfermo que lo aguardaba a un costado de la ruta.

Los que se encontraban en el lugar se emocionaron ante esta actitud de Francisco. El Papa besó y bendijo al discapacitado.

Y es que no es la primera vez que el Papa conmueve con sus buenas acciones.

El otro día, cuando el Papa salía de su departamento en Santa Marta, se encontró con un guardia suizo fuera de su puerta. El Papa, le pregunto qué hacia ahí, y que si había estado despierto toda la noche. – “Sí” contesto respetuosamente el guardia.

– ¿De pie? preguntó el Papa. ¿No se ha cansado?-” Es mi deber Su Santidad, por su seguridad”. El Papa lo miró amablemente, regresó a su departamento, y transcurridos algunos minutos regresó nuevamente trayendo entre su manos una silla y no conforme con ello, regresó hasta su estancia y le trajo un trozo de pan y jamón para que comiese.



Fuente : La prensa.hn

Esta entrada fue publicada en Amor y amistad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a Lección de humildad

  1. Jesús dijo:

    Hoy en dia con los moviles somos todos reporteros gráficos. Curiosamente es noticia que se alteren los protocolos entre el pueblo llano y los mandatarios sin estar en vísperas de elecciones, y no quiero comparar al Santo Padre con los políticos, eso sería ofenderle.

    • unjubilado dijo:

      Jesús Me temo que yo soy de los antiguos, he hecho media docena de fotos con el móvil, pero se me han perdido y no se donde están, suelo ir con la cámara en el bolso tipo mariconera, que siempre llevo en bandolera y no he hecho nada más que un par de vídeos con ella que los publiqué en Flickr, lo mío son las fotos.

  2. trimbolera dijo:

    Los gestos hablan mucho más que las palabras.

  3. Nélida dijo:

    Un gesto preciososo el del Papa.
    No es el primero, ha tenido muchos gestos igual de espontáneos, nobles y haciendo llegar el amor de Dios a todo el mundo.
    Me gusta este Papa, y su mente abierta y su predisposición siempre buena.

    Beso, Jubi.

    • unjubilado dijo:

      Nélida Efectivamente dice mucho de él, yo hice el antiguo bachillerato en un colegio de curas y nunca vi el la comunidad de sacerdotes una humildad semejante.
      Besos.

  4. Ligia dijo:

    UFFF, qué emoción!! Un acto de cercanía y amor hacia los desconocidos y desfavorecidos. Abrazos

  5. Lo asombroso sería que actuara de manera contraria a como lo hace. ¿No dicen los cristianos que el Papa es el vicario en el planeta Tierra de aquel que, según el Nuevo Testamento, predicaba la humildad, la hermandad, la generosidad y el desapego de las riquezas…? Pues este señor no hace sino ejercer de discípulo de su maestro judío.

    • unjubilado dijo:

      Una mirada… Si señor, tienes razón así que reflexionando y extrapolando a un entorno más restrictivo, pienso que un político debe velar por el interés general de los ciudadanos y mantenerse dentro de una ética profesional de servicio al pueblo y no hacia sí mismo

  6. Calandra dijo:

    Gestos de agradecer, pero de este papa se espera mucho mas.

    • unjubilado dijo:

      Calandra Yo espero no ser agorero, pero desearía que este Papa, no tuviera un raro accidente, ni una comida en mal estado, ni un cólico miserere y pudiera seguir predicando con el ejemplo.

  7. Pues digo yo que sería más efectivo disponer que el guardia de seguridad estuviera sentado, pues también así cumple con su trabajo ¿o no?

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen Los militares son muy suyos y eso de hacer una guardia sentado no está es su normativa. Aunque te puedo asegurar que yo lo he vivido en Sidi Ifni, guardias de una hora, sentados y a la sombra, solamente tenían que levantarse y saludar si entraba algún mando.
      La temperatura a la sombra aquel día superó según dijeron, los 49º centígrados.

Los comentarios están cerrados.