Las lenguas de Esopo

Esopo según las Las Crónicas de Núremberg Imagen : Esopo según las Las Crónicas de Núremberg.

Esopo, considerado el padre de la fábula, era un esclavo frigio que vivió alrededor del siglo V antes de Cristo.

Se cuenta que uno de sus amos, Xantus, le ordenó que fuera al mercado y le trajese el mejor alimento que encontrara para agasajar a importantes invitados. Esopo compró solamente lengua y la hizo aderezar de diferentes modos. Los convidados se hartaron de comer lo que saborearon como un manjar. Cuando quedó solo, Xantus le preguntó qué era eso tan delicioso.

-Me pediste lo mejor -dijo Esopo- y traje lengua. La lengua es el fundamento de la filosofía y de las ciencias, el órgano de la verdad y la razón. Con la lengua se instruye, se construyen las ciudades y las civilizaciones, se persuade y se dialoga. Con la lengua se canta, con la lengua se reza y se declara el amor y la paz. ¿Qué otra cosa puede haber mejor que la lengua?

Pocos días después, Xantus le dijo que llegarían unos visitantes desagradables a los que debería atender por protocolo pero quería manifestarles su disgusto sirviéndoles una mala comida.

Trae del mercado lo peor que encuentres– le recomendó.

Esopo trajo lengua y la hizo preparar con un sabor tan desagradable que repugnó a los comensales.

-¿Qué porquería es esa que serviste?- le preguntó Xantus.

-Lengua -contestó Esopo-. La lengua es la madre de todos los pleitos y discusiones, el origen de las separaciones y las guerras. Con la lengua se miente, con la lengua se calumnia, con la lengua se insulta, con la lengua se rompen las amistades. Es el órgano de la blasfemia y la impiedad. No hay nada peor que la lengua.

La lengua es un arma de doble filo. ¿Cuál prefieres?

Editor: Jorge Ignacio Covarrubias, secretario de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE).

Esta entrada fue publicada en Anotaciones y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Las lenguas de Esopo

  1. También Miguel Hernández dijo:

    Tristes armas
    si no son las palabras
    .

  2. Mucho hace la lengua en un sentido o en otro. Las palabras acarician, hieren, iluminan, envenenan…

    • unjubilado dijo:

      -Una mirada…- La lengua tiene un doble filo impresionante, sus palabras pueden acariciar, halagar, lisonjear, pero también tiene como contrapartida, que pueden dañar, lastimar, calumniar…

  3. Sara O. Durán dijo:

    La lengua puede ser letal, hay que cuidarla. Morderla o ponernos pegamento en los labios para no herir. Más bien, aprender a manejar nuestras emociones.
    Abrazo.

    • unjubilado dijo:

      -Sara O. Durán- En España hay un dicho que en la actualidad tiene su máxima expresión en «Calumnia que algo queda» y es que con las redes sociales es muy fácil calumniar a alguien dando noticias falsas de su proceder y luego aunque se quiera realizar una rectificación ésta ya no llega a toda la gente a la que llegó la difamación.
      Un abrazo

Los comentarios están cerrados.