La guerra de las vacunas

Esta entrada fue publicada en Coronavirus y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a La guerra de las vacunas

  1. Ester dijo:

    No se quien sacará antes la vacuna, no se cual sera mejor, no se si me la pondría. Porque todo es dinero, guerras y pugnas. un abrazo

  2. Totalmente de acuerdo con el señor Gay de Liébana en cuanto a la guerra abierta entre EEUU y China, tanto en el plano económico como en el de las vacunas; ya veremos a cómo nos sale, al resto del planeta, el enfrentamiento entre esos dos. Nada que objetar a la crítica contra la subida de sueldos de los políticos, en cambio, no comparto lo que dice, como coletilla final, sobre los impuestos. Como ciudadano que defiende Servicios Públicos de calidad en este país que es el mío, entiendo que esos servicios se financien, vía impuestos, entre toda la ciudadanía en función de los ingresos que cada cual percibe o de las rentas que acumula. Esas aportaciones a la colectividad, a la Caja Común son las que fortalecen a la sociedad española y disminuyen las desigualdades haciendo posible el acceso a la Educación, la Sanidad… Porque lo más digno y respetable de cualquier territorio son las personas que en él habitan y es obligación del Estado velar por su bienestar.

    • Yo tengo una vieja guerra con lo del IVA, que muchas veces tienes que pasar por el aro de no pagarlo si es que quieres que te arreglen algo. Es más, en una ocasión me engañaron, porque al hacer una obra, exigí factura con IVA, me la dieron, la pagué… y luego me enteré de que no estaban dados de alta. O sea, que se merendaron mi IVA y no lo pagaron.

      • Es curioso que las empresas se quejen tanto del IVA porque no es un impuesto que repercuta en sus ingresos sino que somos, por lo general, todos los consumidores y consumidoras quienes asumimos el pago final y aquí no se tienen en cuenta las rentas individuales porque el impuesto es el mismo para cualquiera y, en todo caso, a quienes más afecta es, precisamente, a las personas con menos ingresos; la única diferencia es que son las empresas o particulares que proporcionan servicios quienes recaudan para el Estado, cosa que no sucede con el IRPF. Ahora que eso de añadir el IVA en factura para beneficio propio es el colmo de la desfachatez y el rapiñeo.

        • unjubilado dijo:

          -Una mirada…- Creo que se quejan, no de la recaudación que hacen que no es para ellos, sino de esa cantidad que sube la factura e incrementa el precio del importe total del bien, pareciendo de cara al cliente que todo el dinero es para ellos.

    • unjubilado dijo:

      -Una mirada…- El resto del planeta, seguro que nos toca perder en algún sentido, con aranceles, importando lo que ellos han conseguido o de cualquier manera para hacer bueno el refrán «el pez grande se come al chico».

  3. Tawaki dijo:

    Mejor nos iría si no hubiese tantas guerras, comerciales o no, y remásemos todos en la misma dirección. Los impuestos son necesarios, pero no comparto pagar patrimonio, sucesiones o donaciones sobre un dinero que ya pagó impuestos en su momento. Si lo ganas, pagas, si lo ahorras, pagas otra vez, si lo inviertes, pagas de nuevo. Pagas, pagas y pagas hasta que no queda nada. Lo único que consiguen es que nos vayamos de España y al final recauden cero mientras otros países, más sensatos se quedan con un porcentaje. Una cosa es pagar impuestos y otra que te expolien.

    • unjubilado dijo:

      -Tawaki – Si dentro de una misma nación no nos ponemos de acuerdo en muchas cosas, para hacerlo entre ellas. Mira la Comunidad Europea cuando vienen las vacas flacas, cada una va a su aire y como ejemplo los países del Norte se ven molestos con las ayudas que se les da a los del Sur y viceversa.

  4. Albada dijo:

    Pues estoy de acuerdo. Acabará por haber una..imagino que sí.

    De hecho, sin ella o un tratamiento fiable y fácil, no veo cómo acabar con esto. Un abrazo

  5. Laura.M dijo:

    La guerra de siempre y el primero que llegue a ella se hará millonario.
    Cuanto mejor sería una colaboración mundial y la cosa sería más ecuánime.
    Cuídate.
    Un abrazo.

  6. Jenofonte dijo:

    Es algo complicado, porque estamos atrapados en el sistema. Si recibo la vacuna, sabiendo que alguien se beneficia económica y/o políticamente, me molesta, me duele o me indigna. Pero si en rebeldía no la recibo, me enfermo y me despido… Hay que elegir entonces entre el diablo y el mar profundo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *