Hostelero

Un hostelero de Samos coloca toxos para disuadir el consumo en la barra

Marian Vázquez, tras su barra llena de toxos.

Marian Vázquez, tras su barra llena de toxos. Foto de MILA NÚÑEZ

«Ven os toxos alí e xa non hai que dicirlle a ninguén que non se acerque«, comenta Mariano Vázquez.

«Para que vas andar comprando cintas e facéndolle propaganda aos americanos e aos chinos cando temos cousas nosas e naturais?» Con este razonamiento, el hostelero de Samos Mariano Vázquez Novo tuvo claro que no había nada mejor que unos toxos para blindar la barra de su bar Abadía y disuadir del consumo en esta parte del establecimiento en prevención del covid-19.

Como quiera que siempre hay algún cliente «despistado», el hostelero se inspiró en la naturaleza buscando fórmulas para evitar el acercamiento a la barra. «Ocorréuseme o toxo, como puido ser unha silva ou un cardo«, relata Mariano, quien hace gala de una buena retranca y no oculta su gusto «polas bromas e as trastadas«.

Un paseo por Lóuzara le brindó el miércoles la ocasión perfecta para recoger unos toxos en flor —»cousa rara nesta época«—, que dispuso a lo largo de la barra del bar Abadía, al frente del cual lleva cerca de 19 años. Porque, como él dice, una imagen vale más que mil palabras. «Ven os toxos alí e xa non hai que dicirlle a ninguén que non se acerque«, comenta.

Una de las primeras personas en descubrir la ocurrencia fue la doctora en Samos Mila Núñez, que acudió a tomar el café de cada mañana y le pareció una idea tan «enxeñosa e divertida» que decidió, con el permiso del hostelero, publicar una foto en las redes sociales.

La respuesta no se hizo esperar y comenzaron a sucederse las alabanzas a una iniciativa tan enxebre, por la cual Mariano Vázquez pasó todo un día atendiendo llamadas de distintos medios. «Non contaba eu con tanta revolución«, explica el hostelero, quien destaca que los toxos, además, son un elemento «decorativo» que contribuye a dar «outro ambiente ao local«.

Su intención es «ir renovándoos mentres dure o asunto da pandemia» y aprovechar la proximidad de la Navidad para «montar o Belén na barra«. Con sus ideas, Mariano Vázquez pone también un toque de humor a una situación difícil porque «hai que tomar a vida con filosofía«.

Fuente : El Progreso

Esta entrada ha sido publicada en Coronavirus y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Hostelero

  1. Pues es buena idea, porque queda mucho mejor que las cintas de listas que vemos por todas partes.

  2. Tawaki dijo:

    Me encanta que haya gente tan ocurrente e imaginativa. A veces nos decantamos por la solución más fácil, por la primera que nos viene a la mente y se nos olvida que hay otras mucho mejores.

  3. ester dijo:

    También estoy de acuerdo, creo que la idea la seguirán otros y entrar a tomar un café será mas amable que si hay cuerdas y cintas pegajosas. Abrazos

  4. Susana dijo:

    Una bonita idea decorativa. Un beso

  5. Excelente idea la de este hombre ornamentando la barra a la vez que sirve de mensaje a la gente despistada.

    • unjubilado dijo:

      -Una mirada…- La idea es excelente y podría servir para ponerla en practica en Aragón, ya que tenemos otra planta muy similar, al menos en el Pirineo que no le tiene envidia a las espinas del toxos, es la Aliaga.
      Como curiosidad, en cierta ocasión a lomos de una yegua, me encontraba bajando tan feliz un peligroso camino, cuando está se asustó por algo y yo salí despedido de su grupa quedando sentado encima de una aliaga, gracias a que aún estaba algo tierna y las espinas fueron parcialmente contenidas por el vaquero que llevaba.

  6. Sara O. Durán dijo:

    Ouch! Quizá van a haber despistados que se van a espinar.
    Abrazos de anís.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *