Fidelidad

AlzheimerEra una mañana agitada a las 8:30 cuando un señor mayor, de unos 80 años, llegó al hospital para que le sacaran unos puntos de su pulgar suturado. El señor dijo que estaba apurado y que tenía una cita a las 9:00 de la mañana.

Comprobé sus señales vitales y le pedí que tomara asiento, sabiendo que quizás pasaría más de una hora antes de que alguien pudiera atenderlo. Lo vi mirando su reloj y decidí, que ya que no estaba ocupado con otro paciente, podría examinar su herida. Durante el examen, comprobé que estaba curado, entonces le pedí a uno de los doctores, algunos elementos para quitarle las suturas y curar su herida.

Mientras le realizaba las curaciones le pregunté si tenía una cita con otro médico esa mañana, ya que lo veía tan apurado.

El señor me dijo que no, que necesitaba ir al geriátrico para desayunar con su esposa. Le pregunté sobre la salud de ella.

Él me respondió que ella hacía tiempo que estaba allí ya que padecía Alzheimer.

Le pregunté si ella se enfadaría si llegaba un poco tarde.

Me respondió que hacia tiempo que ella no sabía quien era él, que hacía cinco años que ella no podía ya reconocerlo.

Me sorprendió, y entonces le pregunté, «¿Y usted sigue yendo cada mañana, aun cuando ella no sabe quien es usted?».

El sonrió y me acarició la mano. «Ella no sabe quien soy, pero yo aún se quien es ella.»

Se me erizó la piel y tuve que contener las lágrimas mientras él se iba, y pensé: «Ése es el tipo de amor que quiero en mi vida.»

El amor verdadero no es físico, ni romántico.

El amor verdadero es la aceptación de todo lo que es, ha sido, será y no será.

Con todas las bromas y cosas divertidas que hay en los e-mails, a veces viene uno que tiene un importante mensaje. Éste es uno que creo puedo compartir con vosotros.

La gente más feliz no necesariamente tiene lo mejor de todo; ellos sólo hacen todo lo mejor que pueden.

La vida no se trata de cómo sobrevivir a una tempestad, sino cómo bailar bajo la lluvia!!!

Esta entrada fue publicada en Amor y amistad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Fidelidad

  1. Maria Jesus Ruiz Alonso dijo:

    No todo sale mal, veras por que esta entrada tan bonita la conocia, la pongo de ejemplo muchas veces, a personas personas con sensibilidad O
    Se que cada persona somos un mundo, que antes de hacer nada, piensa, pero no lo pienses mucho tiempo, porque luego, es tarde, lo principal es, hacer todo, como te gustaria, que te lo hicieran a ti
    Lo comente con una amiga, quede en parselo, pero no lo encontré, una vez más tengo que agrader a mi paciencia, que nunca la pierda
    Sin pedirla, no se a quien, o buscar no se donde, llegó Jubi, y me lo puso delante de mis ojos. GRACIAS MIL
    UN ABRAZO

    • unjubilado dijo:

      Maria Jesus Ruiz Alonso Ya sabes que en este blog te puedes encontrar de todo, así que «Más vale llegar a tiempo que rondar un año» como diría algún conocedor de refranes. Gracias a ti por ser tan asidua al blog.
      Un abrazo

  2. Ester dijo:

    Un bonito cuento. El poder disfrutar de la presencia de los enfermos de Alzheimer es un consuelo para la familia. Abrazos

    • unjubilado dijo:

      Ester Desafortunadamente es simplemente un cuento, aunque debería de ser cierto. En una residencia conocí a varios enfermos de Alzheimer y la familia pese a que los iban a visitar casi a diario no estaban excesivamente contentos.
      Abrazos

  3. Genín dijo:

    Muy bonito, emociona… 🙂
    Salud

  4. Tawaki dijo:

    Necesitamos más historias como ésta, que nos recuerden qué es lo que nos hace humanos.

  5. “Ella no sabe quien soy, pero yo aún se quien es ella.” Es una de las apreciaciones más lógicas que he leído en mucho tiempo.

  6. Me ha encantado este relato la ternura y amor que aún queda en él a pesar de que ella no le reconozca y pensar que hay tantos padeciendo esa enfermedad y los familiares se desentienden de ellos.

    Me ha encantado tu relato.

    Un beso.

  7. Yo viví eso con una amiga, aunque ella no estuvo tanto tiempo en esa situación ni yo en la de ir a verla y que no me reconociera, ya que se fue definitivamente con los ángeles de su nombre.

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen Como ha comentado en tu blog Francisco Espada, es formatear un disco sin querer, sin saber si luego vas a ser capaz de añadir datos nuevos.

  8. Sara O. Durán dijo:

    Qué triste ha de ser ver a quien amas en esa circunstancia.
    Un abrazo grandísimo.

    • unjubilado dijo:

      Sara O. Durán Es demasiado triste, la persona con Alzheimer ya no se entera, pero los familiares sufren mucho sin poder hablar ni conversar con esa persona.
      Besos

Los comentarios están cerrados.